Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

La verdad sobre 19 mitos acerca de la salud

Desde el chicle hasta las arañas y las resacas, te explicamos cómo distinguir la realidad de la ficción.

spinner image Caricatura de varias personas con padecimientos de salud
Cortesía de REMIE GEOFROI

Si te tragas un chicle, se quedará en el organismo durante siete años hasta que puedas digerirlo. Si te pica una medusa, lo primero que debes hacer es orinar sobre la herida para neutralizar la picadura. Además, sentarte demasiado cerca del televisor puede arruinarte la vista.

Es probable que alguna vez hayas oído estas advertencias y otras similares. Tal vez incluso tus padres las utilizaron cuando eras niño para que hicieras algo saludable, como dejar de mirar televisión. Muchas de estas creencias nos acompañan desde hace siglos. Pero ¿tienen algo de cierto o son simples historias que se transmiten de generación en generación? Consultamos con varios expertos para conocer su opinión sobre los nueve mitos más conocidos que encontrarás a continuación, y saber si debes preocuparte por ellos.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

1. Hacer crujir los nudillos causa artritis

 Lo que demuestra la ciencia: “Hacer crujir los nudillos no causa artritis”, explica Howard Luks, cirujano ortopédico de Nueva York y autor de Longevity … Simplified. 

Si bien se han publicado algunos casos de lesiones —y algunas investigaciones sugieren que quienes hacen crujir los nudillos pueden tener más inflamación y menos fuerza de prensión en las manos que quienes no lo hacen—, Luks afirma que no hay nada malo en hacer crujir los nudillos pocas veces y con cuidado. Los estudios más recientes indican que ni siquiera las personas que hacen crujir los nudillos de forma habitual corren un mayor riesgo de recibir un diagnóstico de osteoartritis.

¿Te interesa saber qué causa ese chasquido que oyes al hacer crujir los nudillos?

“Los nudillos hacen ese ruido debido a la presión negativa en el interior de la articulación, que provoca un chasquido cuando el líquido lubricante —el líquido sinovial— produce focos de burbujas”, explica Luks. Hace ruido, pero no te hará sufrir dolores articulares en el futuro.

2. El café deshidrata

 Lo que demuestra la ciencia: la cafeína es un diurético ligero, lo que significa que estimula al organismo a producir más orina. Sin embargo, las investigaciones muestran que el líquido en el café contrarresta cualquier efecto de deshidratación. Un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition reveló que las personas orinan la misma cantidad tanto si beben café como si toman refrescos, té, una bebida deportiva o agua. 

3. Un trago más elimina la resaca

Lo que demuestra la ciencia: ¿Alguna vez has bebido demasiadas cervezas, te has despertado con resaca y un amigo te ha dicho que beber otra cerveza con el desayuno te haría sentir mejor? Es posible que al principio sea así, pero no te durará mucho, señala Jeffrey Linder, jefe de Medicina Interna General de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste. “Solo prolongas la resaca”, afirma. “Si tienes resaca, has contaminado tu cuerpo”, agrega. “Y contaminarlo más quizá te haga sentir un poco mejor durante un momento, pero no parece una gran idea”.

Los síntomas comunes de la resaca incluyen dolores de cabeza, náuseas, dolores musculares, sensibilidad a la luz y al sonido, y sed. Esta sed no se quita consumiendo más alcohol porque es diurético, lo que produce un aumento de la micción y una pérdida excesiva de líquido. Por lo tanto, en vez de tomar otra cerveza o un trago de vodka a la mañana siguiente, Linder dice que es mucho mejor tomar agua y procurar rehidratarse. Y si sufres resacas con frecuencia, podrías proponerte no beber en enero (o febrero, o marzo).

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

4. La reanimación cardiopulmonar (RCP) requiere contacto boca a boca

Lo que demuestra la ciencia: los estudios de los adultos que sufrieron un paro cardíaco fuera de un hospital revelaron que la reanimación cardiopulmonar administrada por personas que no son profesionales médicos y que solo realizan compresiones torácicas es igual de eficaz, y a menudo más eficaz, que la administrada con respiración artificial, indica Ahamed Idris, médico especialista en emergencias.

Salud y bienestar

AARP® Prescription Discounts provided by Optum Rx®

Tarjeta gratis de descuento para medicamentos recetados que se puede usar en más de 66,000 farmacias en todo el país

See more Salud y bienestar offers >

5. Hacer gárgaras con agua con sal alivia el dolor de garganta

Lo que demuestra la ciencia: “El agua salada es una solución calmante que actúa sobre el líquido de la parte posterior de la garganta y las membranas mucosas de esa zona”, explica Linder. “Lo recomendamos siempre a las personas que tienen dolor de garganta”. Linder sugiere mezclar dos cucharadas de sal en un vaso mediano o grande de agua —preferiblemente tibia, que se asemeja más a la temperatura corporal y es más calmante— y hacer gárgaras ante el primer síntoma de dolor de garganta.

Algunos estudios incluso concluyen que hacer gárgaras es una medida preventiva que ayuda a evitar resfríos y gripes. Un estudio (en inglés) constató que hacer gárgaras con agua reducía en un 36% la probabilidad de contraer una infección de las vías respiratorias superiores en los primeros sesenta días de la temporada de resfríos y gripe.

6. Sentarse demasiado cerca del televisor empeora la vista

Lo que demuestra la ciencia: Si te encanta mirar televisión y prefieres sentarte cerca de la pantalla, puedes estar tranquilo: no perjudicará tu vista. “Puede causar fatiga y cansancio ocular, así como problemas de ojo seco debido a que se reduce la frecuencia de parpadeo, pero no empeora la graduación”, explica Cynthia D'Auria, directora del Servicio de Optometría y Lentes de Contacto del Tufts Medical Center.

Sin embargo, D'Auria señala que es importante dar prioridad a la salud ocular, por lo que es conveniente sentarse más lejos del televisor para reducir la tensión y la fatiga. Si sientes que necesitas acercarte al televisor más de lo normal, tal vez sea momento de acudir al oftalmólogo, ya que puede ser una señal de deterioro ocular y de que convendría cambiar o corregir la graduación.

También debes asegurarte de hacer pausas durante el tiempo que pasas frente a la pantalla en general, porque las investigaciones demuestran que en las personas que miran televisión de ultra alta definición se disminuye mucho la producción de lágrimas. En el mismo estudio (en inglés), las personas mayores de 50 años y las que padecían el síndrome del ojo seco manifestaron sentir más molestias oculares después de mirar televisión.

7. La comida picante puede producir úlceras

Lo que demuestra la ciencia: Has pedido comida tailandesa picante, que para una persona normal en Estados Unidos puede causar problemas. ¿Corres riesgo de que se forme una úlcera? La respuesta es no, aunque podría arderte un poco la boca.

“Los alimentos picantes pueden empeorar la gastritis, pero la causa más común de las úlceras en realidad es una infección bacteriana”, explica Linder. A menos que ya tengas problemas digestivos, no es probable que los alimentos picantes te causen problemas. Pero si ya tienes el estómago inflamado, un trastorno como el síndrome del intestino irritable o una úlcera, comer alimentos picantes podría hacerte sentir peor, advierte Linder.

Además de las bacterias, sobre todo la H. pylori, el uso prolongado de antiinflamatorios no esteroides (AINE) —como la aspirina y el ibuprofeno (Advil)— se vincula a la úlcera péptica. (También solíamos pensar que el estrés causaba úlceras, pero los Institutos Nacionales de Salud —en inglés— indican que eso tampoco es cierto).

Es interesante destacar que una investigación del 2006 reveló que el pimiento chile puede aportar beneficios al intestino porque aumenta la circulación en el tubo digestivo para protegerlo. Además, los alimentos picantes parecen aportar otros beneficios. Un estudio (en inglés) concluyó que las personas que consumen alimentos picantes de seis a siete veces por semana tienen un índice de mortalidad un 14% menor. Por lo tanto, puedes seguir comiendo alimentos picantes, siempre que no te importe transpirar un poco en la mesa.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

8. Todo el mundo debería tomar un multivitamínico diario

Lo que demuestra la ciencia: una revisión de 84 estudios realizada en el 2022 por el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. no arrojó pruebas convincentes de que las multivitaminas tengan beneficio alguno para las personas adultas no embarazadas. "Obtendrás mucho más por tu dinero si sigues una dieta sana con muchas frutas y verduras diferentes", afirma Jeffrey A. Linder, jefe de Medicina Interna General de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern.

9. Tragamos ocho arañas por año mientras dormimos

Lo que demuestra la ciencia: Si de niño respirabas por la boca al dormir, quizá escuchaste un mito que fue suficiente para asustarte y hacerte respirar por la nariz: los seres humanos tragan un promedio de ocho arañas al año mientras duermen. ¡Uf!

Por suerte, eso no es probable por varias razones. “A las arañas les gusta permanecer en su tela y, a menos que te consideren una presa, no van a trepar a la cama”, explica Joe Alton, autor de The Survival Medicine Handbook: The Essential Guide for When Help Is Not on the Way. “Tendría que ser una araña bastante grande”, agrega. Si hay chinches en la cama, puede que las arañas bajen a comerlas y se te acerquen en el camino. Pero si ese es el caso, Alton dice que tienes problemas más graves que la posibilidad de tragarte una araña.

Además, incluso cuando dormimos, el organismo produce ruidos o vibraciones que no son del agrado de las arañas. “Por ejemplo, los latidos del corazón, la respiración o los ronquidos evitan que se acerquen las arañas”, explica Alton. Y, por último, los labios contienen fibras nerviosas sensoriales, por lo que es poco probable que no sintamos una araña que se desliza por ellos durante la noche, aunque tengamos el sueño profundo.

En resumen: “Tragar una araña sería algo muy, muy poco probable, no algo que ocurra tan seguido como ocho veces al año, y probablemente tampoco ocho veces en la vida”, asegura Alton, para tranquilizarnos.

10. Cuando tragas un chicle, tardas siete años en digerirlo

Lo que demuestra la ciencia: Casi nadie tiene la costumbre de tragar los chicles, pero de vez en cuando puede ocurrir. Crecimos oyendo que si tragas un chicle, el organismo básicamente no puede digerirlo. Ahora bien, ¿es cierto que tragar los chicles causa problemas en el aparato digestivo? Afortunadamente, no. “Por supuesto que no es cierto que el chicle tarde años en pasar por el estómago”, señala Andrew Boxer, gastroenterólogo de Gastroenterology Associates of New Jersey.

Sin embargo, es cierto que los chicles no se digieren realmente, aunque suelen pasar por el tubo digestivo en cuestión de horas o días. “En contadas ocasiones, se puede formar un bezoar [un conglomerado no digerible que queda atrapado en el tubo digestivo], que puede permanecer durante mucho tiempo en el aparato digestivo, normalmente en el estómago”, agrega Boxer. El bezoar puede estar formado por pelo, sustancias vegetales o de otro tipo, incluido el chicle. Sin embargo, Boxer explica que, para que esto ocurra, lo normal es que alguien padezca un trastorno subyacente y trague una gran cantidad de chicle.

11. El jugo de arándano cura las infecciones del tracto urinario

Lo que demuestra la ciencia: tomar jugo de arándanos no te ayudará si tienes una infección urinaria, señala Pamela Levin, profesora adjunta de Uroginecología de la Universidad de Pensilvania. "Si tienes síntomas como ardor al orinar, por lo general necesitas antibióticos y atención médica", afirma. "[Los arándanos] están relacionados con la prevención, no con el tratamiento, de las infecciones".

12. Evita el ejercicio si no te sientes bien

Lo que demuestra la ciencia: los estudios indican que hacer ejercicio leve a moderado cuando tienes una infección de las vías respiratorias superiores quizás te ayude a sentirte mejor más rápido. Estar tumbado en la cama puede debilitar los músculos y predisponer a la neumonía, afirma Schaffner. El ejercicio ligero te hace respirar de manera profunda y toser, lo que ayuda a expulsar la flema del pecho.

13. Después de comer, debes esperar una hora antes de nadar

Lo que demuestra la ciencia: “Es un mito que haya que esperar para nadar después de comer”, afirma Boxer. Se pensaba que al comer, la circulación se desviaba hacia el aparato digestivo, lo que interfería con la circulación hacia los músculos. “Si bien es cierto, no es suficiente como para inhibir la circulación necesaria para que los músculos faciliten la natación”, agrega Boxer. Algunas personas se sienten un poco más cansadas durante la digestión o pueden tener algún cólico, pero eso no es tan peligroso como para dificultar la natación.

En una reseña publicada en el 2011, el Comité Asesor Científico de la Cruz Roja Americana dio su opinión: “En ninguna de las publicaciones consultadas se mencionan casos en los que la ingestión de alimentos antes de nadar haya causado o favorecido ahogamientos fatales ni no fatales”. Su conclusión fue que “los datos actuales sugieren que comer antes de nadar no es un riesgo que propicie el ahogamiento, y la idea puede descartarse por ser un mito”.

Aun así, es mejor evitar nadar después de una comida abundante, ya que probablemente te sentirás cansado, hinchado y sin ánimo para hacerlo. Boxer sugiere que antes de meterte en la piscina evites las comidas abundantes, pesadas y grasosas, así como las que son difíciles de digerir o tienen un alto contenido de azúcar. 

14. Necesitas 10,000 pasos diarios para prolongar tu longevidad

Lo que demuestra la ciencia: según las últimas investigaciones, es posible lograrlo con solo 6,000 pasos al día. Un estudio del 2022 reveló que los adultos de 60 años o más que daban entre 6,000 y 8,000 pasos diarios tenían entre un 50 y un 60% menos de probabilidades de morir prematuramente.

15. Correr perjudica las rodillas

Lo que demuestra la ciencia: los estudios de los últimos años revelan que correr no aumenta el riesgo de sufrir problemas en las rodillas. De hecho, parece que correr protege las articulaciones. Un estudio extenso descubrió que los corredores tenían la mitad de las probabilidades de padecer osteoartritis de las rodillas en comparación con los que no son corredores. Los corredores suelen tener cuádriceps más fuertes que ayudan a proteger la articulación, explica Grace Lo, investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Baylor.

16. Reposa cuando tengas dolor de espalda

Lo que demuestra la ciencia: a pesar de que es indicado descansar uno o dos días después de una crisis de espalda, los estudios realizados durante tres décadas demuestran que te recuperarás más rápido si permaneces activo, señala James Powers, médico geriatra de Medicina Interna del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt. El reposo prolongado en cama empeora la mayoría de los tipos de dolor de espalda. "Cuanto menos utilices los músculos, más rígido te sentirás", afirma.

17. Las articulaciones duelen cuando está por cambiar el tiempo

Lo que demuestra la ciencia:  ¿Sientes dolor en las articulaciones o rigidez muscular cuando hace frío? Si bien algunos lo consideran un mito, otros no dudan en darlo por cierto. Un estudio en el que participaron 200 personas con osteoartritis de rodilla concluyó que los cambios en la presión barométrica y la temperatura ambiente empeoraban el dolor de rodilla, mientras que otros estudios no encontraron ninguna relación entre los días lluviosos y el dolor de rodilla o de espalda.

La cuestión sigue siendo objeto de debate, pero los expertos no pueden negar que, en lo que se refiere al dolor articular cuando desciende la temperatura, los pacientes suelen estar de acuerdo. “Todos sabemos que las articulaciones duelen más cuando llega un sistema de baja presión, por eso la gente dice que sabe cuándo cambiará el tiempo”, explica Luks. “Es interesante observar que las investigaciones sobre el tema señalan que no existe vínculo alguno entre el tiempo y el dolor articular, pero mis articulaciones no comparten esa opinión”.

Linder reconoce que esto es algo que también oye con frecuencia. “No se puede negar que hay personas que dicen que cuando cambia el tiempo sienten más dolor en las articulaciones”, dice. “Y eso se describe una y otra vez, de modo que no podemos negar lo que siente la gente”.

18. Si es un verdadero ataque al corazón, tendrás dolor en el pecho

Lo que demuestra la ciencia: alrededor del 42% de las mujeres y el 31% de los hombres no sienten dolor en el pecho durante un ataque cardíaco, según un estudio publicado en la revista JAMA. Otros síntomas incluyen dificultad para respirar, mareo, náuseas y dolor o molestias en la espalda, el cuello, la mandíbula, o en uno o ambos brazos.

19. Los secadores de aire para las manos son más higiénicos que las toallitas de papel

Lo que demuestra la ciencia: quizás salven árboles, pero los secadores de aire para las manos de los baños públicos no eliminan los gérmenes tan bien como las toallitas de papel, según las investigaciones. Y lo que es peor, pueden propagar gérmenes. Según un estudio publicado en la revista Journal of Hospital Infection, el recuento de bacterias en el aire era 27 veces mayor cuando se utilizaban secadores de aire a chorro.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.