Skip to content
 

Los beneficios de un enero sin alcohol

La decisión de no beber alcohol por un mes puede ser el comienzo de un estilo de vida más sano.

Botella de alcohol amarrada con cadenas

Istock

Un grupo británico lanzó el concepto de dejar de consumir alcohol a principios de año para un “reajuste total para el cuerpo y la mente”.

In English

Esta es la época de estar alegres, pero si tu alegría en la temporada festiva incluye demasiado ponche de huevo, vino caliente y otras deliciosas bebidas alcohólicas, te presentamos esta idea para considerar: un “enero seco”, o enero sin alcohol (en inglés). Es una práctica cada vez más popular en la que las personas deciden dejar de beber alcohol durante todo el mes. Algunos lo hacen como una especie de desintoxicación para iniciar el año con una nota positiva; otros, para bajar de peso o sumarse a amigos en un desafío saludable e interesante o, a veces, para evaluar la gravedad de su dependencia del alcohol. 

El concepto lo introdujo la organización sin fines de lucro Alcohol Concern hace unos diez años en Gran Bretaña. Debido al conocido problema del país con el consumo excesivo de alcohol, la organización, ahora conocida como Alcohol Change UK, lanzó la iniciativa Dry January (enero seco, en inglés) como un “reajuste total para el cuerpo y la mente”. Además, este te permite “dormir mejor y tener más energía, mejorar tu salud mental y concentración, tener una apariencia fabulosa y piel más radiante, ahorrar dinero y sentir una sensación maravillosa de logro”.


OFERTA POR TIEMPO LIMITADO: Únete a AARP por solo $9 al año con una membresía de 5 años y recibe un REGALO. Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine. 


La organización benéfica vio a más de 130,000 participantes inscribirse a través del sitio en el 2022, y dice que muchos más han asumido el desafío por su propia cuenta (según su página Dry January en Facebook, la cantidad anual de participantes es de “más de 4 millones”). Alcohol Change UK ofrece la aplicación Try Dry (en inglés), que puedes descargar para establecer metas y hacer un seguimiento de tu consumo de alcohol. Un estudio (en inglés) de participantes de enero seco del 2018, dirigido por la Universidad de Sussex en Inglaterra, descubrió que después de un mes de no consumir alcohol (o incluso tratar de dejar de consumirlo), el 67% de los participantes informaron tener más energía, el 58% perdieron peso y el 57% tuvieron una mejor concentración. 

La práctica también parece inspirar mejores hábitos más allá de los 31 días: los investigadores de la universidad hicieron un seguimiento de los participantes el siguiente agosto y descubrieron que muchos seguían bebiendo menos de lo que consumían antes de su mes sin alcohol.   

También se ha popularizado en Estados Unidos, donde datos de la industria y el grupo de analistas CGA reportan (en inglés) que el 35% de los consumidores participaron en el 2022, en comparación con el 21% en el 2019. Aunque las resoluciones de Año Nuevo son muy difíciles de cumplir, el 74% de las personas que se comprometen a mantener un enero libre de alcohol tuvieron éxito en su meta. CGA señala la creciente variedad de cervezas y vinos sin alcohol, así como la aceptación de los cócteles sin alcohol.

David Oslin, un psiquiatra especialista en adicciones de la Universidad de Pensilvania y en el Veterans Affairs Medical Center de Filadelfia, dijo que ponerse como meta un mes de sobriedad es un objetivo realista, y ese es un buen método para modificar la conducta: “Es mejor decir: ‘Voy a comenzar enfocándome solo en enero’ y luego, al final de enero, pensar: ‘Bien, ¿tuve éxito? ¿Qué voy a hacer en febrero?’”. 

El problema es que algunos de los participantes del “enero seco” deciden que en febrero beberán... mucho. En Gran Bretaña lo llaman “febrero mojado”.

Suspender el alcohol por un mes no aporta ningún beneficio real para la salud si se va a volver a los viejos hábitos, dice John Dyben, médico clínico de Origins Behavioral HealthCare, un centro de tratamiento de adicciones en West Palm Beach, Florida: “Si alguien se embarca en un enero seco porque piensa que eso va a compensar la bebida durante el resto del año, se está engañando. Aun así sufrirá los efectos perjudiciales del consumo excesivo de alcohol”.

Si no estás seguro de cuánto es demasiado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades señalan las Guías Alimentarias para Estadounidenses, 2020-2025 (en inglés), del Departamento de Agricultura y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., las cuales recomiendan que los adultos “pueden optar por no beber, o beber con moderación y limitar el consumo a dos bebidas o menos en un día para los hombres, o una bebida o menos en un día para las mujeres, en días en los que se consume alcohol”. Si bebes por encima de esos límites, dice Dyben, “en alguna medida estás dañando tu cuerpo, tus órganos, especialmente el órgano más importante: el cerebro”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El beber en exceso puede causar problemas cardíacos, dañar el hígado, debilitar el sistema inmunitario y crear otros problemas de salud.

Dyben agrega que a medida que envejecemos debemos ser especialmente cuidadosos porque tenemos más grasa, menos masa muscular y una menor cantidad total de agua en el organismo, que es importante para metabolizar el alcohol. La copa de vino que bebes hoy “te pega más, más rápido y por más tiempo” que cuando eras joven, dijo.

Y si tratas de dejar de beber en enero y terminas bebiendo mucho antes de que termine el mes, dice Oslin, “probablemente esa sea una buena señal de que sería aconsejable buscar ayuda”.

Algunos consejos (en inglés) de Alcohol Change UK para dejar de beber—o incluso beber menos— durante un mes:

  1. Practica decir que no; dile a la gente que estás participando en enero seco, o piensa en alguna otra excusa porque “a veces ayuda tener una razón preparada si una persona te presiona e insiste que bebas con ella”.
  2. Intenta hacer el reto con un amigo; pueden apoyarse y animarse mutuamente.
  3. Evita las situaciones en las que podrías tener la tentación de beber; tal vez reúnete con un amigo para caminar en vez de ir a un bar.
  4. Mantén un registro diario: “Anota lo nuevo, lo diferente, lo que es mejor todos los días”. 

La organización advierte que si eres dependiente del alcohol, puede ser peligroso dejar de beber de un día para el otro. Se recomienda hablar con tu médico sobre cómo reducir tu consumo de manera segura.

Nota de redacción: Este artículo se publicó originalmente el 27 de diciembre del 2017 y se actualizó para incluir nueva información.