Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La verdadera fuente de la juventud

La actividad física conduce a una vida más larga y más sana.

In English | Los baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964), quienes contribuyeron a la popularidad del tenis en la década de los 70, inventaron el jogging y los ejercicios aeróbicos en los años 80, están avanzando hacia el umbral mismo de las personas mayores. Los boomers de más edad cumplen 65 este año.

Y si bien es cierto que sus padres inauguraron la ciencia de la buena nutrición, los cinco grupos de alimentos y todo eso, los años adultos de los boomers han generado, y con razón, un importante conjunto de pruebas científicas acerca de los beneficios de la actividad física.

En realidad, estas pruebas indican que el ejercicio regular durante la edad madura y más allá es una manera sumamente eficaz de promover exactamente el tipo de vejez con el que sueñan los boomers: independiente, robusta y sin enfermedades crónicas ni discapacidades.

''Si tuviera que elegir una cosa, una sola cosa que más se acercara a la fuente de la juventud'', dice el médico James Fries, investigador pionero sobre el envejecimiento con salud en la Stanford University, ''esa tendría que ser el ejercicio''.

Gracias al ejercicio, los vasos sanguíneos se mantienen sanos para que la circulación sea buena en el cuerpo y en el cerebro. También ayuda a controlar el peso y a hacerle frente al estrés. Además, el ejercicio reduce las pérdidas de densidad ósea y de masa muscular relacionadas con la edad, al tiempo que mantiene fuertes al corazón y los pulmones.

Lo más importante, que se ha reflejado en decenas de estudios, es que la gente que hace ejercicio, vive más en promedio, en comparación con los que no hacen ejercicio, tienen menos probabilidades de sufrir del corazón, de presión arterial alta, de accidentes cerebrovasculares, de diabetes tipo 2, de cáncer de colon y de mama, de depresión, de caídas y hasta de deterioro mental.

''El ejercicio parece ser uno de los factores clave que distinguen a la gente que disfruta de la vejez con buena salud de los que no son sanos'', dice Suzanne Leveille, profesora de enfermería de la University of Massachusetts en Boston, quien está investigando la discapacidad en personas mayores. ''Ser sedentario es un factor de riesgo conocido para casi toda consecuencia de la mala salud, desde estar hospitalizado a terminar en una residencia para ancianos, hasta la muerte''.

En cuanto a la longevidad, el ejercicio regular parece tener un impacto que no pueden igualar otras medidas para conservar la salud.

En comparación con hombres y mujeres sedentarios, las personas que hicieron hora y media de actividad física de moderada a vigorosa semanalmente, menos de 15 minutos diarios, tuvieron 20% menos probabilidades de morir durante un período de seguimiento que duró más de diez años, según un informe del 2008, elaborado por un comité de normas federales.

Y cuando estas personas que hacían ejercicio pasaban más tiempo moviéndose, una hora diaria, reducían su riesgo de morir en un 40%.

Por otra parte, un estudio de 21 años elaborado por Fries y colegas en Stanford, publicado en el 2008, hizo el seguimiento de miembros de un club de corredores de mediana edad y los comparó con hombres y mujeres que no hacían ejercicio. A medida que envejecían, los corredores se mantenían activos y seguían realizando sus actividades cotidianas, durante 16 años más que el otro grupo.

Los estudios también indican que el ejercicio regular ayuda a que mantengamos nuestras facultades mentales. Un informe federal concluyó que si bien el hecho de permanecer activos en la edad madura y más allá tal vez no evite la demencia senil, parece retrasar la aparición de síntomas. La investigación también ha demostrado que las caminatas regulares ayudan a retrasar o hasta a prevenir la disminución del tamaño del cerebro que anuncia el comienzo de la demencia.

¿Es que los nuevos adultos mayores, con sus trotadoras y máquinas para levantar pesas se han propuesto desafiar a la vejez?

Los boomers, en especial los que han estudiado y tienen medios económicos, participan en más actividades de ejercicio físico en sus horas de recreación, en comparación con sus padres; también comen más frutas y verduras, fuman mucho menos, y tienen acceso a mejores medicamentos para controlar la presión arterial alta y el colesterol, dice Ali Mokdad, profesor de salud mundial en la University of Washington.

Pero los estadounidenses nacidos después de la prosperidad de la Segunda Guerra Mundial también son la primera generación que tuvo que hacer frente a cambios sociales, de alcance mundial, que favorecen un modo de vida sedentario y una alimentación rica en calorías.

''Trabajamos más horas'', dice Mokdad. ''Pasamos más tiempo en el trayecto a nuestro trabajo. Nos sentamos frente a la TV y la computadora por mucho más tiempo que nuestros padres''. Y ''el precio que estamos pagando por todo eso son las tasas más altas de obesidad''.

En realidad, algunos expertos predicen que la obesidad será el talón de Aquiles de los boomers, que opacará sus otras ventajas en cuestiones de salud a medida que envejecen.

Sin embargo, los boomers pueden empezar desde ahora para eliminar muchos de los riesgos para la salud mediante... usted lo adivinó: el ejercicio. ''En este momento, tenemos dificultades para lograr que la gente pierda peso'', dice Fries. ''Pero, podemos lograr que la gente empiece a hacer ejercicio y lo siga haciendo. Es una forma mucho más eficaz de aplicar la politica de la salud''.

Katharine Greider vive en Nueva York y escribe sobre salud y medicina.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO