Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Tu riesgo de padecer Alzheimer es menor de lo que piensas?

Los investigadores dicen que las tasas de enfermedades cerebrales están disminuyendo y que varios hábitos saludables pueden ser la razón.


spinner image Ilustración de seis gráficos que representan un estilo de vida saludable
ELIAS STEIN

En los últimos años ha surgido una tendencia sorprendente y misteriosa que puede ayudarnos a orientarnos hacia una cura para la demencia: los índices de la enfermedad de Alzheimer en Estados Unidos están disminuyendo. De hecho, tu riesgo puede ser menor que el de tus padres o abuelos.

El porcentaje de personas de 65 años o más con demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer, descendió un 30% entre el 2000 y el 2016, según un estudio del 2022 de Rand Corp. “Creo que lo que significa es que un diagnóstico de demencia no es invariable”, dice el Dr. Albert Hofman, presidente del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública T.H. de Harvard Chan de la Universidad de Harvard. “Podemos influir en esto”.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

En un estudio del 2019, Hofman encontró que las tasas habían caído un 13% por década en los 25 años anteriores en Norteamérica y Europa, un período de tiempo en el que no había medicamentos en el mercado para tratar o prevenir cambios en el cerebro debido a la enfermedad de Alzheimer.

7 hábitos saludables pueden ser la razón

Ya que alrededor del 75% de las personas con Alzheimer también tienen problemas con los vasos sanguíneos en el cerebro —las fugas, el estrechamiento y el daño a las arterias diminutas pueden eliminar las células cerebrales y causar demencia— Hofman sospecha que “todas las cosas que hemos hecho en los últimos 50 años para prevenir las enfermedades cardíacas y los derrames cerebrales pueden estar relacionadas con un menor riesgo de demencia y Alzheimer”.

Además de no fumar, estos incluyen:

1. Mantener la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre saludables. La presión arterial alta y la diabetes aumentan el riesgo de problemas de pensamiento y memoria que pueden preceder a la demencia o al Alzheimer en un 41% o más. Pueden dañar las células cerebrales al dañar los vasos sanguíneos del cerebro, estimular la inflamación y fomentar el crecimiento de placas y ovillos de Alzheimer.

2. Hacer ejercicio con regularidad. Mantenerse activo puede reducir el riesgo de todos los tipos de demencia en un 28% y de la enfermedad de Alzheimer en un 45%. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, reduce la inflamación, ayuda a controlar el azúcar en la sangre y la presión arterial y ayuda a que las células cerebrales se vuelvan más resistentes

3. Comer más frutas y verduras. En un estudio del 2020 de 921 adultos mayores, una dieta con cantidades limitadas de carne roja, grasa saturada y azúcar agregada redujo el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y demencia en hasta un 48%. Las bayas y la espinaca pueden ayudar a proteger las células cerebrales del daño causado por la inflamación y las moléculas de oxígeno destructivas llamadas radicales libres.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

4. Complementar esas acciones con un multivitamínico. Un multivitamínico diario tuvo efectos beneficiosos en el pensamiento, el razonamiento y la memoria, según un estudio publicado en diciembre del 2023 que comparó a las personas de 60 años o más que usaban un multivitamínico con las que recibieron un placebo. Es el tercer estudio publicado en los últimos años que demostró que un multivitamínico diario tuvo efectos beneficiosos en el cerebro. Los investigadores advirtieron que una pastilla diaria no es un sustituto de una dieta saludable, pero podría ofrecer un seguro adicional.

5. Cuidar de los oídos y los ojos. La pérdida de la audición o la visión aumentó el riesgo de problemas cognitivos entre un 20 y un 50% en un estudio de la Universidad de Toronto del 2022 de 5.4 millones de adultos mayores en Estados Unidos. Estudios recientes sugieren que los audífonos y el cuidado de problemas de la vista, como las cataratas, podrían proteger.

6. Cuidar tu salud mental. El estrés crónico, la depresión, la ansiedad y la soledad aumentan el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Obtener ayuda para problemas de salud mental y encontrar maneras de socializar más con amigos y familiares puede ayudar.

7. Seguir un horario regular de sueño. La dificultad para dormir aumenta el riesgo de problemas cognitivos, en parte al interferir con el flujo de líquido y desechos del cerebro que normalmente ocurre durante el sueño, dice el neurólogo Brendan Lucey, jefe de sección de Medicina para el Sueño de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington. Si el ejercicio regular, la falta de cafeína más tarde en el día y una rutina relajante para dormir no ayudan, habla con tu médico para descartar problemas como la apnea obstructiva del sueño, sugiere Lucey. También sugiere preguntar sobre la terapia cognitiva conductual para el insomnio.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?