Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

No sufra un derrame cerebral el fin de semana

El servicio es peor los sábados y domingos.

In English | Según un nuevo estudio británico, las probabilidades de sobrevivir a un derrame cerebral disminuyen drásticamente si uno requiere atención hospitalaria durante el fin de semana.

Este letal “efecto fin de semana” significa que es menos probable que a usted lo traten con medicamentos anticoagulantes y más probable que pueda enfrentar complicaciones y no sea dado de alta, según este nuevo estudio publicado en Archives of Neurology.

Vea también: Síntomas de un derrame cerebral.

Escena de una ambulancia, un médico y un paciente

Foto: Chris Crisman/Corbis

Los pacientes que ingresan en la sala de emergencias tras sufrir un derrame cerebral durante el fin de semana son más propensos a presentar complicaciones.

Los hallazgos ponen al relieve los problemas que los médicos han encontrado tanto aquí como en el extranjero en lo que respecta al tratamiento hospitalario que reciben los pacientes durante los fines de semana en comparación con el que se brinda los días de semana, dice William Palmer, investigador del Imperial College London, quien estuvo a cargo de la revisión de las historias clínicas de casi 94.000 hombres y mujeres que ingresaron en hospitales ingleses entre el 1.° de abril del 2009 y el 31 de marzo del 2010.

“La gente siempre manifestó cierto recelo respecto de los fines de semana”, explica Palmer; sin embargo, el nuevo estudio revela cifras contundentes: los pacientes que ingresaron durante los fines de semana solo tuvieron un 83 % de probabilidades de ser sometidos a resonancias magnéticas del cerebro dentro de las primeras 24 horas de hospitalizados, en comparación con los que ingresaron durante los días de semana, quienes tuvieron un 82 % de probabilidades de recibir tratamiento médico anticoagulante.

Mientras tanto, el estudio reveló que tuvieron un 11 % más de probabilidades de sufrir neumonía por aspiración —una afección común causada por la paralización de los músculos de la garganta luego de sufrir un derrame cerebral— y un 18 % más de probabilidades de morir dentro de los primeros siete días de estar hospitalizados. El equipo de Palmer calculó que de entre los pacientes ingleses que sufren derrames cerebrales, podrían evitarse 350 muertes intrahospitalarias cada año, si la atención médica fuese de una calidad equiparable con la brindada durante los días de semana.

Un estudio en los hospitales de Nueva Jersey publicado el año pasado en la revista estadounidense Journal Stroke informó resultados similares, afirma el doctor James McKinney, jefe de investigación y profesor adjunto de neurología en la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de la University of Medicine and Dentistry of New Jersey.

Siguiente: Dentro de lo negativo hay un aspecto positivo. »

Los pacientes que sufran un derrame cerebral e ingresen en el hospital durante los fines de semana “tendrán un 5 % más de probabilidades de morir dentro de los 90 días”, afirma McKinney. Esto se debe a que los hospitales suelen contar con menos personal después de las horas habituales de atención y durante los fines de semana, lo cual puede traer aparejadas consecuencias negativas potencialmente graves para los pacientes. Los técnicos capacitados para realizar las resonancias magnéticas del cerebro, por ejemplo, quizá no se encuentren presentes, aunque lo ideal sería someter a los pacientes de los que se sospecha que sufrieron un derrame cerebral a una resonancia magnética dentro de los veinticinco minutos de haber ingresado en el hospital.

Sin embargo, el estudio de McKinney rescata un aspecto positivo: los pacientes que son trasladados a centros especializados en derrames cerebrales que cuentan con médicos de guardia —neurocirujanos y neurólogos especialistas en derrames cerebrales—, recibieron asistencia y tratamiento de igual calidad tanto los días de semana como los fines de semana.

“Lo más importante es que las personas puedan reconocer si ellas o un allegado están sufriendo un derrame cerebral”, explica McKinney. La sigla FAST en inglés lo ayuda a reconocer las señales de advertencia que exigen asistencia médica inmediata: (F) Facial droop: debilidad o parálisis facial; (A) Arm weakness: debilidad en los brazos; (S) Speech slurred: dificultades en el habla y (T) Time since symptoms began: tiempo transcurrido desde la aparición de los síntomas.

Respecto de los pacientes que probablemente estén sufriendo un derrame cerebral, se les debe realizar una resonancia magnética con rapidez, a fin de que los médicos sepan si deben suministrar medicamentos anticoagulantes, agrega McKinney. Estos fármacos son solo eficaces si se suministran dentro de un período de tiempo limitado.

Por todas estas razones, es preciso que los pacientes o sus familiares “pregunten cuáles son los tratamientos disponibles para los síntomas de un derrame cerebral”.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO