Skip to content
 

Por qué todos los adultos deberían tener un testamento vital

Las instrucciones claras y por escrito sobre la atención médica es un regalo para tus seres queridos.

Persona firmando un testamento

WESTEND61/GETTY IMAGES

In English

"Su testamento vital es quien manda ahora", dijo la enfermera profesional la mañana después de que mi madre entró en coma. Durante 51 semanas, yo había cuidado de ella las 24 horas y tomado decisiones constantemente sobre el ingreso al hospital, al centro de rehabilitación y al hogar de ancianos, y sobre los reajustes de medicamentos o planes de tratamiento —sin interrupción—. Prácticamente todos los días de cuidado tenían decisiones de vida o muerte. Y, de repente, no había más decisiones que tomar. Todo lo que tenía que hacer era ser la hija. Sostener la mano de mi madre, cantarle, hablarle y esperar. Y cuando ella falleció, mi corazón, mente y alma estaban en paz.

El testamento vital de mi madre decía que no quería ayuda artificial para seguir viviendo ni que la mantuvieran viva cuando no había posibilidad de que pudiera sobrevivir sin el soporte vital. Y así, después del examen y la deliberación de sus médicos, sus últimos deseos fueron honrados y cumplidos. Es lo que ella quería. Pero su testamento vital también fue un regalo para mí, porque sin él no hubiera podido desapegarme de la responsabilidad y no hubiera conocido esa hermosa paz.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Por qué es importante

Hay muchas razones para tener un testamento vital: guiar a tus médicos y a tu representante en asuntos de salud, brindar claridad y cierre a tus seres queridos, evitar conflictos o desacuerdos entre los miembros de la familia y limitar la carga emocional de las personas más cercanas en el momento de tu muerte. Lo más importante es que sigas siendo capitán de tu propio barco, con la autoridad para dictar cómo quieres vivir y morir. Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas moribundas están inconscientes, abrumadas o no pueden hablar, el testamento vital sirve como tu voz cuando es posible que no tengas una.

A pesar de todas estas razones, solo el 45% de los adultos en Estados Unidos tienen un testamento vital, según una encuesta de Gallup (enlace en inglés) de mayo del 2020. Eso significa que la mayoría de las personas en el país están dejando a la suerte quién tomará decisiones por ellas al final de su vida.

Algunas personas simplemente no saben lo que es un testamento vital o cómo funciona. Una encuesta de abril del 2021 realizada por VITAS Healthcare, que provee cuidados para enfermos terminales y servicios de cuidados paliativos, halló que casi una cuarta parte de los encuestados no sabían cómo documentar sus deseos para los cuidados del final de la vida.

Un testamento vital es un documento escrito y legalmente vinculante donde se informa a los médicos sobre las preferencias de atención médica al final de la vida. Como se trata de un documento legal, puedes consultar con un abogado para que te ayude a comprender y redactar un testamento vital; sin embargo, no es necesario hacerlo. Con un poco de investigación y reflexión, puedes crear tu propio testamento vital con facilidad y sin costo alguno.

Cada estado tiene diferentes leyes y prácticas, así que asegúrate de crear un testamento vital que tu estado reconozca. Algunos usan un formulario estándar, otros te permiten redactar el tuyo. Y asegúrate de seguir las reglas de tu estado sobre qué tipo de testigos debes usar y si el documento debe ser notariado.

Qué incluir en tu testamento vital

En general, tu testamento vital puede tener:

  • Una instrucción estándar de que no deseas que se te administren procedimientos para prolongar la vida —o que se continúen— si no tienes probabilidad de supervivencia.
  • Instrucciones más específicas sobre qué atención deseas o no (por ejemplo, diálisis, ventilación mecánica para ayudar con la respiración, hidratación y nutrición artificial o RCP).
  • Decisiones anatómicas de donación (es decir, si deseas ser donante de órganos y tejidos o donar tu cuerpo a la ciencia o la educación).
  • Deseos de cuidados paliativos (por ejemplo, si deseas morir en casa o evitar pruebas o procedimientos invasivos).
  • Consideraciones espirituales y religiosas (tu fe puede tener sus propias instrucciones sobre cómo crear un testamento vital).

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Hay más personas en EE.UU. haciendo testamentos vitales

La prevalencia de los testamentos vitales aumentó del 2005 al 2020, los años en que Gallup hizo preguntas sobre la planificación para la etapa final de la vida en su encuesta anual Values and Beliefs sobre valores y creencias. Pero su uso solo ha aumentado un poco, y ha disminuido entre los adultos más jóvenes.

18-29: 15% (-4 puntos desde el 2005)
30-49: 36% (+4)
50-64: 52% (+6)
65+: 72% (+5)

Fuente: Gallup

A algunas personas les preocupa que los médicos no brinden atención médica si tienen un testamento vital. Pero recuerda: el propósito de este documento es solo dar instrucciones para el final de la vida. No evita el tratamiento médico de rutina ni interfiere con el tratamiento de afecciones que no ponen en peligro la vida.

Sin embargo, tu testamento vital no es un guion. Un documento no puede anticipar todos los escenarios posibles ni dictar exactamente cómo se darán las cosas.  En cambio, considéralo más como una conversación, y esa conversación puede cambiar con el tiempo, porque tus sentimientos sobre la muerte pueden ser diferentes cuando tienes buena salud que después del diagnóstico de una enfermedad terminal o debilitante.

No esperes hasta enfrentar una enfermedad para crear un testamento vital. Ten en cuenta que una enfermedad o un evento inesperado pueden ocurrir en cualquier momento. Por lo tanto, escribe tu testamento vital cuando tengas buena salud, pero revísalo y actualízalo a medida que cambien las necesidades y condiciones.

Mientras lo haces, habla con tus médicos sobre tus deseos. Pídeles que archiven tu testamento vital o considera colocarlo en un registro (en inglés). También habla con tu familia y amigos más cercanos, en particular con quienes podrían ser tus cuidadores algún día, para que sepan cuáles son tus deseos. Tener estas charlas y escribir tu testamento vital asegura que vivas de acuerdo con tus propios términos hasta tu último aliento, al tiempo que brinda a tus seres queridos una sensación de paz cuando más importa.

Nota del editor: este artículo, publicado el 14 de agosto de 2019, se actualizó con datos de encuestas más recientes sobre testamentos en vida y planificación de cuidados al final de la vida.

Amanda Singleton ha recibido el Premio Visionario de Cuidadores nacionales de CareGiving.com y presta servicios a los cuidadores a lo largo de su vida a través de su práctica jurídica. Síguela en Twitter y Facebook (enlace en inglés).

Planificación de sus directivas anticipadas de atención médica