Skip to content
 

5 cosas que debes saber sobre la donación de órganos después de los 50 años

No hay límite de edad para este regalo tan perdurable.

Manos juntas sostienen un corazón de papel que dice donante de órganos

GETTY IMAGES

In English

La donación y el trasplante de órganos han logrado muchos avances en los últimos años; ya no excluyen o limitan a las personas mayores de 50 años. A continuación, te mostramos cinco cosas que debes saber sobre este tema en la actualidad.

1. Si decides donar, es legalmente vinculante

Con frecuencia, cuando una persona obtenía por primera vez su licencia de conducir, tenía la oportunidad de indicar su deseo de ser donante de órganos. Una etiqueta o un símbolo en la licencia servía de aviso, pero los familiares podían negarse a honrar la solicitud de su ser querido.

Ahora los 50 estados, el Distrito de Columbia y las Islas Vírgenes de Estados Unidos han promulgado leyes para la autorización en primera persona a fin de reemplazar el previo lenguaje que indicaba el “deseo” de ser donante de órganos. Estas leyes permiten que la intención de ser donante de órganos después de la muerte sea legalmente vinculante, de manera similar a tener un testamento vital o una directiva anticipada. De este modo se exime a la familia de tener que tomar una decisión durante un momento tan difícil y se evitan así los desacuerdos entre los familiares.

2. Si crees que eres demasiado mayor para ser donante de órganos, reconsidera

Una mujer de más de 60 años está viva actualmente y tiene un hígado saludable gracias a Cecil Lockhart, de 95 años, de Virginia Occidental. Cecil se inscribió para ser donante de órganos después de que su hijo, Stanley, murió y se convirtió en donante de órganos y tejidos en el 2010, y ayudó con ello a salvar o curar a 75 personas. Con su propio fallecimiento, Cecil dio “el regalo de la vida” a otra persona.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“La buena noticia es que una persona mayor de 50 años puede donar”, indica Candy Wells, directora de utilización de órganos en LifeCenter Northwest, una organización sin fines de lucro designada a nivel federal para la obtención de órganos para Alaska, Montana, la región norte de Idaho y Washington. “A medida que aumenta la necesidad de trasplantes que salvan vidas, continuamos asociándonos con programas de trasplante para explorar todas las posibilidades. En todos los casos de donaciones, incluyendo los donantes de edad avanzada, exploramos la función de cada órgano y, si hay la posibilidad de salvar incluso una vida, procedemos.

3. Los receptores de los órganos tienen la mayoría de las veces más de 50 años

En Estados Unidos se proporcionaron más de 41,000 órganos para trasplante en el 2021. Y de manera similar a años recientes, alrededor del 62% de los órganos se asignaron a personas mayores de 50 años.

Cuando las personas alcanzan la mediana edad, la combinación de su estilo de vida y sus problemas de salud causan daños a los órganos. En el 2021, alrededor del 37% de los trasplantes de órganos entre las personas mayores de 50 años fueron debido a la diabetes tipo 2.

El desgaste normal por la edad también causa que la función de los órganos disminuya después de superar el medio siglo. La obesidad, las enfermedades cardíacas, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las enfermedades renales pueden causar insuficiencia de órganos. A veces, la única esperanza es un trasplante.

4. El campo de la investigación en especial necesita donantes mayores de 50 años

“Los investigadores están deseosos de estudiar todas las partes del cuerpo”, indica Gina Dunne Smith, directora ejecutiva de International Institute for the Advancement of Medicine. “La mayoría de nuestros investigadores necesitan órganos y tejidos de donantes desde los 50 hasta los 70 e incluso los 80 años. Obtenemos alrededor de 1,500 órganos para investigación al año. La edad promedio de los donantes es de entre 55 y 59 años. Hace poco recibimos donaciones de una persona de 82 años cuya familia accedió a la donación y el trasplante”.

Incluso cuando los órganos no son viables para trasplante, proporcionan a los investigadores algo poco común: tejido humano para aprender sobre los trastornos y las enfermedades que nos afectan a todos. “Cada donación permite dar un paso adicional en el tratamiento, la mejora o la cura de pacientes”, señala Smith. “Tenemos un investigador sobre enfermedades del páncreas que opina que ‘los donantes de órganos para la investigación son héroes póstumos de una manera que nunca habrían imaginado’”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. Donar un riñón no está libre de riesgos

La donación de órganos procedentes de donantes vivos ocupa los titulares casi todas las semanas. En el 2020, 5,730 personas donaron un riñón o una parte del hígado a alguien que necesitaba un trasplante para sobrevivir. Entre estos donantes, alrededor del 35% tenían más de 50 años; y el 96% donó un riñón.

Mientras que el beneficiario disfruta de un resultado positivo y una mejor calidad de vida, los posibles donantes vivos deberían considerar los riesgos. Según la United Network for Organ Sharing (UNOS), los donantes pueden experimentar una recuperación más larga que los receptores de los órganos; dolor crónico; pérdida de entre el 25 y el 35% de la función en el riñón restante; o proteína en la orina, una posible indicación de diabetes. Alrededor de uno entre cada cinco donantes desarrollará presión arterial alta.

Es posible que también haya riesgos financieros, como los costos de viaje, alojamiento y comidas; además de pérdida de ingresos debido a las ausencias de trabajo para las pruebas, la cirugía y la recuperación. Es posible que algunos donantes tengan dificultades para conseguir seguro médico, de vida o por incapacidad. Las compañías de seguros quizás cobren primas más altas después de la donación.

¿Cómo pueden los adultos mayores apoyar la donación de órganos?

Casi 106,000 personas viven a la espera de un trasplante; se agrega un nombre a la lista de espera cada nueve minutos. No todas las personas son capaces de ser donantes de órganos, incluso si se inscriben, pero registrarse es el primer paso importante. Si deseas asegurarte de dar autorización en primera persona, regístrate con el estado o añade “donante de órganos” a tu licencia de conducir durante la próxima renovación.

Suzanne Ball, enfermera titulada, es una escritora colaboradora que trabajó en el campo de la donación y el trasplante de órganos y tejidos durante 25 años. Es una escritora independiente que se especializa en temas médicos y de salud.