Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo hablar acerca de elegir un representante para asuntos de salud

Aprovecha el tiempo en familia para hablar sobre los planes futuros para el cuidado.

Una mujer adulta habla con sus padres en su hogar

COMSTOCK/STOCKBYTE/GETTY IMAGES

In English | Durante cualquier temporada festiva las familias viajan para ver a sus seres queridos que normalmente no ven la mayor parte del año.  Durante ese tiempo, los cuidadores de todo tipo (los pasados, actuales y futuros) inevitablemente se preguntarán qué depara el futuro para la salud y el bienestar de sus seres queridos.

Aunque el tema puede parecer sombrío, las vacaciones presentan una oportunidad de oro para tener conversaciones significativas sobre la creación de un plan de atención que guíe a tus seres queridos a ayudarse mutuamente en caso de una emergencia o en los años venideros.

Si bien puede que comenzar la conversación con: “¿has pensado en la muerte"?... por favor pasa las papas”, no sea la mejor forma de abordar el tema, hablar de tus deseos abiertamente y de manera casual establecerá el tono y comenzará el proceso.

Designar un representante para asuntos de salud

El primer paso para formalizar el plan de atención de tu familia es designar un representante para asuntos de salud.

La designación de un representante para asuntos de salud consiste de un documento legal que nombra a una persona para que se convierta en tu "representante" si quedas incapacitado. (La incapacidad se define como la inhabilidad física o mental para gestionar tus asuntos).  El documento de designación le otorga a tu representante legal la autoridad para hablar con tus médicos, administrar tu atención de salud e incluso tomar decisiones médicas por ti en caso de que tú no puedas hacerlo.

También puedes crear una designación que le otorgue a tu representante la autoridad para actuar en tu nombre, incluso si no estás incapacitado. Esto puede ser útil para los cuidadores, especialmente si un ser querido tiene una enfermedad crónica, y aunque puede que tenga la capacidad mental de decidir su curso de tratamiento, puede no tener la energía para administrar su atención médica. También puede entrar en juego si un ser querido está bajo la influencia de medicamentos que dificultan hablar con los médicos y recordar la conversación. Si estás contemplando una operación que conlleva un largo tiempo de recuperación o enfrentas un problema de salud a largo plazo, crear este tipo de designación de un representante puede ser la mejor opción.

Sin importar el tipo de designación que sea la adecuada para ti en la actualidad, lo importante es que crees una lo antes posible. En este momento, menos del 40% de las personas en Estados Unidos tienen un representante para asuntos de salud. Eso significa que el 60% de nosotros estamos dejando a la suerte lo que sucedería si ocurriera lo inesperado. Si bien la mayoría de nosotros esperamos una vida larga y saludable, pueden ocurrir eventos catastróficos en cualquier momento y a cualquier persona. Y las tragedias solo se agravan cuando tenemos que adivinar lo que un paciente incapacitado querría para su atención médica o, lo que es peor, cuando los seres queridos del paciente no están de acuerdo sobre la mejor manera de ayudarlo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los documentos para la designación de un representante para asuntos de salud los encuentras en línea y de forma gratuita, son fáciles de entender para gran parte de las personas y, en la mayoría de los casos, los puedes completar en la comodidad de tu hogar. No se puede decir lo suficiente: cada persona mayor de 18 años debería tener una. Eso significa que cada adulto en sus reuniones festivas, desde los estudiantes universitarios hasta los bisabuelos, pueden y deben unirse a la conversación sobre el plan de atención para la familia.

Si eres el invitado valiente e intrépido que iniciará la conversación sobre la planificación y la designación de representantes para asuntos de salud en las vacaciones, aquí hay algunos puntos de conversación para guiarte.

Cómo elegir a la persona adecuada

Se deben tener en cuenta varias consideraciones al elegir el mejor representante, como:

Ubicación: en caso de una emergencia médica, ¿el representante podría estar junto a tu cama o estaría administrando desde otro lugar? ¿Hay alguna opción local que estaría más disponible para ayudar con tus necesidades?

Confiabilidad: ¿el representante potencial es confiable? ¿Tiende a no reaccionar en momentos de crisis? ¿Crees que cumplirá tus deseos o será incapaz de dejar a un lado sus propias creencias y opiniones si difieren de las tuyas?

Habilidad física y mental: ¿el representante asignado podrá ayudarte físicamente? ¿Está luchando con sus propios problemas de salud o con la edad? ¿Es propenso a comportamientos impredecibles o enfermedades mentales que lo harían incapaz de manejar objetivamente tus necesidades de atención médica?

Tenacidad: cualquier cuidador te dirá que actuar como representante no es para los débiles de corazón. Un representante debe ser persistente, ser un portavoz con los proveedores médicos y ser inquebrantable en su deseo de ayudarte.

Voluntad: ¿el representante estará listo, dispuesto y razonablemente disponible para ayudarte si una crisis golpea hoy? Mientras piensas en esto, es posible que desees ofrecer servir como representante de familiares o amigos a los que podrías ayudar si lo necesitaran. En mi práctica legal, veo clientes paralizados por la indecisión porque no saben si la persona que desean querrá ayudar. Ofrece tu mano amiga antes de que te la pidan.

Nombrar a quién quieres es más importante que proteger sentimientos: tu vida médica futura es demasiado importante para nombrar a un representante solo para complacer a alguien. Puede que tu pariente más cercano (como un cónyuge o un hijo) no sea la mejor opción para ser tu representante. Tus hijos pueden tener una terrible rivalidad entre hermanos que ciertamente no terminaría durante una crisis médica y podrían haber enfrentamientos si fueran corepresentantes. No te dejes guiar por el deseo de evitar herir los sentimientos. Si tu mejor amigo es la persona en la que confías y cumple con todos los demás factores, entonces nómbralo. Si sabes que un hijo es responsable y el otro no, entonces nombra al hijo responsable. Es mucho más importante contar con la persona con la que te sientes más seguro que con la opción "obvia" o "pacificadora".

Nada está escrito en piedra

A medida que avances en esta lista de consideraciones, no te preocupes si no estás 100% seguro de tu primera opción. Primero, tu designación de un representante para asuntos de salud puede y debe nombrar representantes alternos en caso de que tu primera opción no pueda o no quiera ayudar. En segundo lugar, no necesitas imaginar cómo será tu representante dentro de 10 o 30 años. Es más importante considerar cómo están hoy. Además, puedes crear una nueva designación de un representante para asuntos de salud con facilidad si tus deseos o circunstancias cambian.

Haz claros tus deseos de atención médica

Recuerda, el representante estará tan informado como tú lo quieras. Entonces, cuando designes a tus representantes, habla con ellos acerca de tus deseos médicos y para el final de la vida. Si ellos no conocen tus deseos, sus decisiones se basarán en lo que ellos consideren que es lo mejor para ti. Y aunque parezca obvio, asegúrate de que tengan copias de tu documento de designación. Un documento que falta es tan inútil como un documento que no existe.

La inacción puede ser peligrosa para tu salud

Finalmente, prepárate si te encuentras con resistencia o surge la pregunta: "¿qué sucede si no hago nada?" El hecho es que no elegir a un representante deja todo al azar. Muchos estados tienen leyes para la designación que abordan quién podría actuar en nombre de una persona incapacitada, pero el representante predeterminado puede no ser la persona que deseas. Además, se puede recurrir a un tribunal para que designe un tutor para la persona incapacitada. Como se discutió en artículos anteriores, la tutela puede ser extremadamente costosa y también corres el riesgo de que alguien que no desees (o un extraño) tome decisiones sobre tu atención médica. Lo que está en juego es simplemente demasiado importante para dejarlo en manos del destino. Y si sientes resistencia total a la conversación, está bien. Siempre puedes intentar nuevamente transmitir a tus seres queridos la importancia de esto y por qué.

Entonces, mientras preparas tus guisos y reúnes tu valor para tener estas discusiones difíciles pero tan importantes, consulta los muchos recursos en línea que te guiarán para iniciar la conversación sobre un representante para asuntos de salud y los formularios gratuitos de cada estado que pueden imprimir y completar juntos. Deseo para ti y los tuyos la mejor de las suertes al crear un plan de atención, y buena salud para ustedes durante esta temporada de fiestas, y siempre.

Amanda Singleton recibió el Caregiving Visionary Award de CareGiving.com y ayuda a los cuidadores durante todas las etapas de la vida por medio de su oficina de abogados. Síguela en Twitter en @singletonlegal y en Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO