Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

6 decisiones financieras de las que te podrías arrepentir en tu jubilación

Por qué puedes lamentar estas movidas financieras al jubilarte.

Hombre sosteniendo una alcancía bocabajo para sacar las monedas.

GETTY IMAGES

In English | Las decisiones que tomes sobre tu dinero pueden atormentarte años más tarde. Cuánto gastas y cuánto ahorras durante tu vida laboral determina la cantidad de dinero que tendrás para vivir una vez que te jubiles. A continuación echamos un vistazo a seis dilemas financieros comunes que puedes enfrentar y cómo cada uno de ellos podría afectar tus planes de jubilación y hacer que te arrepientas de esas decisiones financieras.

Error financiero n.º 1: escatimar en tus ahorros

No ahorrar lo suficiente durante tu vida laboral es un gran error que puede obligarte a retrasar tu jubilación y vivir con menos comodidades una vez que lo hagas. Por suerte, el 60% de los trabajadores se sienten seguros de que están ahorrando lo suficiente para su jubilación, según el Transamerica Center for Retirement Studies (en inglés). Lamentablemente, el coronavirus y la recesión han quebrado la confianza de algunas personas: el 23% de los trabajadores dicen que confían menos en su capacidad de poder vivir cómodamente en su jubilación debido a la pandemia.

Si estás entre el grupo de personas que no se sienten muy confiadas, debes redoblar tus esfuerzos para la jubilación lo antes posible. Empieza con una cantidad pequeña y ve aumentándola a medida que tu situación financiera lo permita. Si gastas un poco menos podrás ahorrar un poco más. Una vez que cumplas los 50, aprovecha los límites más altos de los aportes de recuperación para cuentas de jubilación: en el 2020, puedes ahorrar hasta $7,000 en las cuentas IRA tradicionales y las Roth IRA (en inglés) ($1,000 más que los trabajadores más jóvenes) y hasta $26,000 en una cuenta 401(k) u otra cuenta de jubilación similar patrocinada por el empleador ($6,500 más que los trabajadores más jóvenes).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Error financiero n.º 2: evitar el mercado de valores

Es posible que pienses que invertir en acciones es demasiado arriesgado, especialmente ante la inestabilidad reciente del mercado. Pero evitar por completo las acciones no es necesariamente la respuesta. Una razón importante: invertir en el mercado de valores es tu mejor opción para superar la inflación. Y aunque la tasa de inflación actual es baja, es probable que no permanezca así para siempre.

Incluso a una tasa baja, el dinero que guardes debajo del colchón pierde poder adquisitivo al mismo ritmo. El dinero acumulado de manera segura en el banco no produce resultados mucho mejores. La tasa de interés de una cuenta de ahorros es de tan solo 0.55%, como promedio, según Bankrate (en inglés). En contraste, el índice bursátil Standard & Poor's 500, una referencia ampliamente utilizada para medir el rendimiento de las acciones, ha experimentado un rendimiento anual del 10.2%, que incluye los dividendos reinvertidos, durante los últimos cinco años y hasta el 19 de junio, según Morningstar.

"Especialmente en tiempos inciertos como estos, las personas pueden caer presas del pánico y eludir el mercado de valores porque piensan que no pueden permitirse perder dinero —y tienen razón, no pueden permitirse perder todo su dinero—, pero tampoco pueden permitirse tener todo su dinero en efectivo", dice Marguerita M. Cheng, planificadora financiera certificada y directora ejecutiva de la firma de planificación financiera Blue Ocean Global Wealth, con sede en Gaithersburg, Maryland.

Si tienes en cuenta que la jubilación puede durar 30 años o más, debido a una longevidad prolongada, debes continuar invirtiendo a largo plazo a medida que envejeces. Empieza tan pronto como te lo permita tu situación financiera e invierte todo lo que puedas. Puedes abrir un fondo mutuo de bajo costo que incluya una diversidad de acciones por solo $50. A medida que crecen tus ahorros y te aproximas a tu jubilación —y durante la misma—, debes reducir tu riesgo, transfiriendo gradualmente el dinero invertido en acciones a inversiones más conservadoras.

"Las personas cometen el error de asumir demasiado riesgo", dice Taylor Schulte, planificadora financiera con sede en San Diego y presentadora del pódcast sobre jubilación Stay Wealthy. "Creo que es mejor que una persona asuma menos riesgo y se sienta segura, que no pierda el sueño, y que se ajuste a su plan de inversión. Eso es lo que realmente importa para invertir con éxito".

Error financiero n.º 3: consentir a tus hijos

Durante tus años laborales es posible que no puedas decidirte entre dos objetivos financieros comunes: tu jubilación y la educación de tus hijos. Sin duda puedes intentar incluir ambos en tu plan financiero, si esto es realista, pero la mayoría de los expertos recomiendan dar prioridad a tu jubilación, por muy egoísta que esto te parezca. Un argumento común a favor de esta estrategia es que no hay paquetes de ayuda financiera para la jubilación como los hay para cubrir los costos de educación. Otro argumento es que si no garantizas tu independencia financiera en la jubilación, corres el riesgo de convertirte en una carga para tus hijos más tarde en la vida.

Incluso si decides ofrecerles otros tipos de asistencia financiera a tus hijos adultos —tanto si se trata de pagar por una boda o ayudarlos con los gastos de su vivienda— no debes ignorar tus propias necesidades. "Las personas no se arrepienten de ayudar a sus hijos adultos, pero sí se arrepienten de no establecer límites a la hora de brindar esa ayuda", explica Cheng. Determina cuánto te puedes permitir y cuánto estás dispuesto a darles a tus hijos. Y sé claro con ellos acerca de los detalles para estar todos de acuerdo desde el principio.

¿Cuánto dinero necesito para el retiro?

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

Error financiero n.º 4: no aprovechar los beneficios de una cuenta Roth IRA

Mientras continúes trabajando, contribuye todo lo que puedas permitirte a una cuenta Roth IRA o a un plan Roth 401(k), o puede ser una buena idea contribuir a ambos. A diferencia de una cuenta de jubilación tradicional con impuestos diferidos, las cuentas Roth requieren que pagues tus impuestos por adelantado sobre tus aportaciones, pero los retiros que hagas una vez que te jubiles serán libres de impuestos, siempre que la cuenta haya estado abierta durante un mínimo de cinco años y que tengas por lo menos 59 años y medio. Además, una cuenta Roth IRA te permite dejar tu dinero intacto todo el tiempo que quieras, a diferencia de una cuenta 401(k) o IRA tradicional, de las que debes recibir distribuciones mínimas obligatorias (RMD) anuales antes de abril del año después de que cumplas 72 años. El dinero que ahorres después del pago de impuestos en un plan Roth 401(k), si tu empleador lo ofrece, se puede transferir a una cuenta Roth IRA. "Una cuenta Roth es algo mágico que te brinda mucha flexibilidad en tu jubilación", dice Schulte.

Después de jubilarte, es posible que puedas seguir aprovechando los beneficios de tu cuenta Roth incluso con dinero que hayas ahorrado en otros tipos de cuentas de jubilación con impuestos diferidos. Una conversión a Roth te permite transferir fondos de una cuenta 401(k) o IRA tradicional a una cuenta Roth IRA. La desventaja es que tienes que pagar impuestos en esas aportaciones con impuestos diferidos. Para decidir si es una solución acertada en tu situación, Schulte recomienda hacer un análisis de conversión a Roth cada año de tu jubilación, teniendo en cuenta las implicaciones impositivas y determinando cómo te conviene ajustar tu nivel de ingresos —tal vez puedas retrasar el comienzo de los pagos del Seguro Social o de tu pensión— para estar en una categoría impositiva más baja. "Al hacer conversiones a Roth, el objetivo es sacar dinero de esas cuentas anualmente de la manera más económica posible", indica.

Error financiero n.º 5: ignorar el cuidado a largo plazo

Los posibles costos del cuidado a largo plazo son demasiado elevados para ignorarlos, y Medicare no los cubre. ¿A cuánto ascienden? El costo promedio del cuidado de adultos mayores diurno es de $19,500 al año y una habitación privada en un hogar de ancianos ronda los $102,200 al año, según la compañía de seguros Genworth. Así es que cuanto antes empieces a planificar el cuidado a largo plazo, más tiempo tendrás para sopesar tus opciones.

Cheng sugiere considerar primero dónde quieres jubilarte. ¿Crees que vivirás cerca de familiares que ayudarán a cuidarte a medida que envejezcas, permitiéndote tal vez permanecer en tu hogar durante más tiempo? ¿O tu plan es jubilarte lejos de tus seres queridos? Luego considera qué tipo de cuidado a largo plazo prefieres. ¿Por ejemplo, preferirías recibir cuidado especializado en el hogar, o piensas que tiene más sentido vivir en un centro de vida asistida? Entonces, puedes ser realista sobre tus finanzas futuras y considerar tus opciones para cubrir los costos. "Esto no significa que tengas que comprar un seguro hoy mismo", indica Cheng. "Pero es importante ser proactivo, para que seas tú quien tome la decisión, y tu familia no tenga que decidir por ti más tarde".


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Error financiero n.º 6: comprar una propiedad de tiempo compartido

Muchas personas planean una jubilación llena de vacaciones, y una propiedad de tiempo compartido puede parecerte una manera asequible de lograrlo. Después de todo, comprar una propiedad de tiempo compartido ofrece la promesa de tener una vivienda en un destino vacacional ideal para que puedas visitar tu lugar favorito más a menudo y convertirlo en tu segundo hogar, por mucho menos que si compraras una segunda vivienda. Incluso puedes intercambiar una estadía en tu propiedad por otro destino dentro de tu red de propiedades de tiempo compartido.

Pero las ofertas pueden ser más complejas y costosas de lo que imaginas. El intercambio puede ser complicado, ya que las fechas y los destinos que deseas quizás no estén disponibles. En cuanto al costo, el precio promedio de una propiedad de tiempo compartido es de $21,455, según la American Resort Development Association, la asociación comercial de la industria de viviendas de tiempo compartido. (Los precios reales pueden variar en gran medida y dependen de varios factores, entre ellos la ubicación, el tamaño de la unidad y el tipo de propiedad). Y las cuotas de mantenimiento son en promedio de $1,000 al año, desde $640 en promedio por un estudio hasta $1,290 por una unidad de tres dormitorios. Además, esas cuotas suelen aumentar con el tiempo. Vender una propiedad de tiempo compartido no deseada puede ser difícil, incluso imposible.

"Algunos de mis clientes mencionan que se arrepienten de comprar propiedades de tiempo compartido por varias razones: costos de mantenimiento impredecibles, cambios en el acceso y la disponibilidad, y aburrimiento", dice Cheng. "A veces, el lugar donde disfrutaron cuando sus hijos o nietos eran pequeños deja de ser atractivo. Airbnb y Booking.com les ofrecen más flexibilidad y elecciones".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO