Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El IRS advierte sobre las 12 principales estafas impositivas del 2020

Cada año, los estafadores encuentran maneras creativas de robar dinero e identidades.

Teléfono fijo con un letrero que dice advertencia fraude del IRS.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Donde hay dinero, hay estafadores que quieren robarlo. Y las estafas de impuestos son las favoritas en todos los centros de telemercadeo cinco estrellas de la nación. A continuación, presentamos las 12 estafas impositivas principales de este año según la lista anual recién publicada por el IRS (Servicio de Impuestos Internos).

1. Suplantación de identidad (“phishing”)

Una de las estafas más populares es el envío de mensajes electrónicos falsos o la creación de sitios web falsos cuyo propósito es robar tu información personal. Los estafadores siempre se mantienen al día con las noticias: últimamente, muchos de los llamados intentos de suplantación de identidad usan palabras clave como “coronavirus”, “COVID-19” y “estímulo”.

El IRS nunca iniciará contacto contigo por correo electrónico sobre una declaración de impuestos, un reembolso o los pagos de impacto económico (también conocidos como EIP, o pagos de estímulo). No hagas clic en los enlaces que dicen ser del IRS. Si tienes preguntas sobre los impuestos, visita directamente el sitio web del IRS.

2. Organizaciones benéficas falsas

A los estafadores les encanta aprovecharse de los corazones bondadosos, y una forma de hacerlo es crear organizaciones de beneficencia falsas. La pandemia de COVID-19 es un momento perfecto para estos estafadores. Las estafas de los falsos programas de beneficencia comienzan con llamadas telefónicas no solicitadas, textos, correos electrónicos o incluso solicitudes en persona. Y los sitios web falsos usan nombres similares a los de las organizaciones benéficas legítimas para hacer que la gente envíe dinero o revele información financiera.

Las organizaciones benéficas legítimas proporcionarán su número de identificación del empleador (EIN), si lo solicitas, el cual puedes utilizar para verificar su legitimidad. Esta herramienta de búsqueda (en inglés) en IRS.gov te permitirá encontrar organizaciones benéficas legítimas y calificadas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. Llamadas telefónicas amenazantes de imitadores

Las estafas de suplantación de identidad en internet se llaman “phishing”; la suplantación de voz se conoce como “vishing”. Si recibes una llamada de alguien que dice ser del IRS y amenaza con arrestarte, deportarte o revocarte la licencia, probablemente sea “vishing”. El IRS nunca exigirá un pago inmediato, hará amenazas ni pedirá información financiera por teléfono; tampoco llamará por un reembolso inesperado o un cheque de estímulo. Los contribuyentes deben contactar al verdadero IRS si están preocupados por algún problema relativo a los impuestos.

4. Estafas en las redes sociales

Ese amigo en Facebook que ofrece métodos para reducir tus impuestos puede que no sea realmente tu amigo. A los estafadores les encanta hacerse pasar por familiares, amigos o compañeros de trabajo de una víctima potencial. El estafador puede enviar un mensaje electrónico a una víctima potencial e incluir un enlace a algo de interés para el destinatario que contenga software malicioso (malware). El malware, una vez descargado sin saberlo, ayudará al estafador a buscar información personal en tu computadora o a usarla para cometer más delitos. Los estafadores también se infiltran en los teléfonos celulares para ir tras tus contactos con mensajes de texto que solicitan, por ejemplo, pequeñas donaciones a falsas organizaciones benéficas.

5. Robo del pago de estímulo o del reembolso de impuestos

Cuando los delincuentes roban tu identidad, pueden presentar declaraciones de impuestos falsas en tu nombre y cobrar un reembolso, lo que te hace más difícil obtener el tuyo. Si crees que has sido víctima del robo de identidad, consulta la Guía del contribuyente para el robo de identidad en IRS.gov. 

Los ladrones de identidad y otros estafadores también roban pagos de estímulo. Las personas que viven en hogares de ancianos corren un riesgo especial de que les quiten sus pagos. Generalmente, los pagos de estímulo pertenecen al beneficiario, no a las organizaciones que proporcionan la atención. Estos pagos no cuentan como recurso para determinar si una persona tiene derecho a recibir Medicaid u otros programas federales, ni cuentan como ingresos para ese fin. Consulta la página Alivio tributario por coronavirus en IRS.gov para obtener ayuda con tu pago de estímulo. 

6. Fraude de adultos mayores

Los adultos mayores y quienes se preocupan por ellos deben estar alerta ante las estafas fiscales dirigidas a las personas mayores, quienes cada vez se sienten más cómodas con las tecnologías en evolución, como las redes sociales. Por desgracia, eso les da a los estafadores otra forma de aprovecharse. La probabilidad de fraude disminuye cuando una persona mayor permite que sus familiares o amigos de confianza se interesen por sus actividades —sean o no en línea— y ayuden a vigilar sus asuntos.

7. Estafas dirigidas a personas que no hablan inglés

Las estafas telefónicas representan una gran amenaza para las personas con acceso limitado a la información, incluidas aquellas que no se sienten del todo cómodas con el idioma inglés. Los estafadores pueden tener parte de tu información, como tu dirección, los últimos cuatro dígitos de tu número de Seguro Social u otros detalles personales, lo que hace que las llamadas telefónicas parezcan más legítimas.

Un truco común utilizado por los estafadores con las personas cuyo idioma natal no es el inglés es la estafa de suplantación de identidad del IRS, en la que un contribuyente recibe una llamada telefónica de alguien que dice ser del IRS y lo amenaza con enviarlo a la cárcel, deportarlo o revocar su licencia de conducir. Ignora esas llamadas. El IRS no te llamará con amenazas de este tipo.

8. Preparadores de declaraciones de impuestos sin escrúpulos

Ten cuidado con los llamados preparadores “fantasmas” que exponen a los clientes a errores potencialmente graves en la declaración de impuestos, así como a posibles fraudes fiscales y al riesgo de perder sus reembolsos. Puedes reconocer a estos preparadores fantasmas porque no firman las declaraciones de impuestos que preparan. Por el contrario, suelen imprimir la declaración de impuestos y decirle al contribuyente que la firme y la envíe por correo postal al IRS. Para las declaraciones electrónicas, el preparador fantasma las preparará, pero no las firmará digitalmente como el preparador que recibió honorarios por su tarea. Por ley, toda persona a la que se le pague para preparar o ayudar a preparar declaraciones de impuestos federales debe tener un PTIN (número de identificación fiscal de preparador). Los preparadores pagados deben firmar las declaraciones e incluir en ellas su PTIN.

Los preparadores inescrupulosos también pueden enfocarse en las personas que no están obligadas a presentar una declaración, ya sea que tengan derecho a recibir un reembolso o no. Estas personas reclaman créditos falsos, como créditos de educación, el EITC (crédito tributario por ingreso de trabajo) y otros, y prometen reembolsos inflados. Evita a los preparadores que te pidan que firmes una declaración en blanco, te prometan un gran reembolso antes de revisar tus registros o te cobren honorarios basados en un porcentaje del reembolso.

Tú eres el último responsable de la exactitud de tu declaración de impuestos, independientemente de quién la prepare. Los contribuyentes pueden ir a una página especial en IRS.gov para obtener consejos para elegir a un preparador (en inglés).

9. Ofrecimientos de transacción

Desconfía de las empresas engañosas de resolución de deudas fiscales que exageran las posibilidades de saldar las deudas de impuestos por “centavos por dólar” a través de un ofrecimiento de transacción (OIC). Estas ofertas están disponibles para los contribuyentes que cumplen criterios muy específicos en virtud de la ley para acogerse a la reducción de su factura impositiva. Pero ciertas compañías inescrupulosas venden el programa a candidatos que no reúnen los requisitos con el solo fin de cobrarles una gran cantidad de dinero, siendo que estas personas ya están agobiadas por las deudas.

Aunque el programa OIC ayuda a miles de contribuyentes cada año a reducir su deuda tributaria, no todos reúnen los requisitos. En el año fiscal 2019, se presentaron 54,000 OIC al IRS, de los cuales la agencia aceptó 18,000. Usa la herramienta Verificación preliminar para el ofrecimiento de transacción (en inglés) para ver si cumples los requisitos. 


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


10. Solicitudes de reembolso de impuestos

Los delincuentes siempre encuentran nuevas formas de engañar a los contribuyentes para que crean en una estafa, como, por ejemplo, depositar un verdadero reembolso de impuestos en la cuenta bancaria real del contribuyente y luego pedirle que lo devuelva. La estafa funciona así:

Un estafador roba u obtiene tus datos personales, incluido el número de Seguro Social o el ITIN (número de identificación de contribuyente individual), e información de la cuenta bancaria. El estafador presenta una declaración de impuestos falsa a tu nombre y hace que el reembolso se deposite en tu cuenta corriente o de ahorros. Una vez que el depósito directo llega a tu cuenta bancaria, el estafador te llama haciéndose pasar por un empleado del IRS y te dice que ha habido un error y que el IRS necesita que el dinero se devuelva de inmediato o habrá multas e intereses. El estafador te pide que compres tarjetas de regalo específicas por el monto del reembolso.

El IRS nunca exigirá un pago con tarjetas de regalo. Si recibes un reembolso inesperado, habla con tu banco y el IRS.

11. Estafas de recursos humanos y nóminas

Un estafador puede piratear o falsificar una dirección electrónica de alguien de tu lugar de trabajo y enviarte un mensaje que parezca legítimo. En una de las estafas de tarjetas de regalo a menudo se usa una cuenta de correo electrónico usurpada para pedirle a un empleado que compre tarjetas de regalo de varias denominaciones. En la estafa del depósito directo, el estafador puede hacerse pasar por ti y pedirle a tu empleador que cambie la información de tu depósito directo y redirija tu sueldo a una cuenta controlada por el estafador. Confirma de manera independiente tales peticiones con la persona adecuada en tu empresa, sobre todo si la solicitud es inesperada o parece inusual.

12. Programas que secuestran tu computadora

Hay programas maliciosos que infectan la computadora, la red o el servidor de una víctima potencial y “secuestran” la información. Una vez descargado, el programa que secuestra tu computadora busca y bloquea datos críticos o confidenciales con su propio cifrado. En algunos casos, puede apoderarse de redes informáticas enteras. Por lo general, las víctimas no se dan cuenta del ataque hasta que intentan acceder a sus datos o reciben una solicitud de rescate en forma de una ventana emergente en la pantalla de la computadora. A menudo se exige el pago en alguna moneda virtual, como el bitcóin, para desbloquear los datos que se tienen secuestrados. Ten cuidado con los correos electrónicos de phishing y los sitios web falsos que podrían albergar programas descargables de secuestro de datos.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO