Skip to content
 

​Síntomas de la neumonía que no debes ignorar

Ya sea causada por la gripe, la COVID-19 o bacterias, esta infección pulmonar puede tornarse grave.

Una mujer arropada con una frisa, tosiendo mientras sostiene una taza de té

BROTHERS91 / GETTY IMAGES

In English

En invierno, es bastante típico padecer de tos o una infección de las vías respiratorias superiores. La mayoría de las veces te recuperas rápidamente. Pero, a veces, una enfermedad invernal puede convertirse en neumonía, una infección pulmonar especialmente peligrosa para los adultos mayores.

En un año normal, alrededor de 1.5 millones de personas en el país acuden a las salas de emergencias con neumonía, y más de 40,000 personas mueren a causa de esta enfermedad, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La neumonía puede convertirse en una enfermedad grave en personas de cualquier edad, pero los niños menores de 5 años y los adultos mayores son los más vulnerables. Un estudio (en inglés), realizado en Singapur en el 2018, descubrió que más de 1 de cada 6 adultos mayores de 65 años que son hospitalizados con neumonía mueren a causa de la infección. 


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Las personas que fuman, que tienen un sistema inmunitario débil o que padecen trastornos crónicos, como enfermedades pulmonares o cardíacas, corren un riesgo aún mayor.

La neumonía puede ser causada por bacterias, hongos o virus, incluidos los que provocan la gripe, el virus respiratorio sincitial (VRS) y la COVID-19.  

Durante la pandemia de la COVID-19, la neumonía ha sido especialmente preocupante. Los estudios demuestran que la neumonía causada por la COVID-19 dura más tiempo y causa más daños en los pulmones que la neumonía típica, lo cual contribuye a las altas tasas de mortalidad de la COVID. En un estudio (en inglés), los investigadores de Northwestern University describieron cómo la neumonía causada por el coronavirus se extendía rápidamente en los pulmones.

Recibir las vacunas contra la gripe y la COVID-19 te ayuda a protegerte de la neumonía causada por esos virus. Y la vacuna antineumocócica, recomendada para todos los mayores de 65 años, evita un tipo común de neumonía bacteriana que tiene una alta tasa de mortalidad entre los adultos mayores.

Los expertos afirman que es importante informar a tu proveedor médico cada vez que tengas un nuevo síntoma persistente. A continuación, cinco signos de que una infección puede haber llegado a tus pulmones y haberse convertido en neumonía:

1. Tos productiva

La neumonía hace que los alvéolos de los pulmones se llenen de líquido, por lo que casi siempre va acompañada de tos, generalmente productiva, dice el Dr. Charles Bregier, especialista en medicina de emergencia y director médico de Novant Health en Charlotte, Carolina del Norte.  "Tu tos producirá una secreción de aspecto desagradable", dice. "Normalmente, cuando tienes neumonía, esta tiene un color amarillento, verdoso o grisáceo". 

2. Fiebre (o una temperatura corporal muy baja)

La neumonía suele ir acompañada de fiebre y escalofríos, un signo de que el cuerpo está luchando contra la infección, dice la Dra. Sarina Sahetya, neumóloga e intensivista de Johns Hopkins Medicine. Sin embargo, es importante saber que la ausencia de fiebre no descarta la neumonía, especialmente en las personas mayores de 65 años.

A veces, los adultos mayores que padecen neumonía presentan una temperatura corporal baja —inferior a los 97 °F— en lugar de una temperatura corporal alta.  "Tiene que ver con la forma en que el sistema inmunitario responde a la infección", explica Sahetya. "En las personas de edad avanzada, que suelen tener un sistema inmunitario más débil o que están inmunodeprimidas, en lugar de reactivar el sistema inmunitario, la infección puede provocar temperaturas bajas".

3. Dificultad para respirar

Cuando los alvéolos de los pulmones están infectados, el cuerpo tiene que esforzarse más para que el aire entre y salga de los pulmones, dice Bregier. Es posible que te cueste recuperar el aliento, que tengas sibilancia o que sientas que respiras más rápido de lo normal.

"Tal vez observes que al mantener una conversación con un familiar te cuesta mucho respirar", dice. "O el mero hecho de caminar hasta el baño requiere un gran esfuerzo y puede resultar difícil". Según los expertos, estos son signos de que debes obtener atención médica inmediatamente.

4. Dolor de pecho

Otro síntoma de un caso grave de neumonía es el dolor torácico o de pecho. A diferencia del dolor de un ataque cardíaco, el dolor de pecho asociado a la neumonía suele describirse como "agudo o punzante", dice Sahetya, y suele ser más doloroso al respirar de forma profunda o toser. Sin embargo, no hay que preocuparse demasiado por distinguir entre los distintos tipos de dolor torácico: cualquier tipo de dolor en el pecho, nuevo o persistente, es motivo suficiente para acudir a la sala de emergencias, dicen los médicos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. Mareos o delirio

Un síntoma más sutil de la neumonía, que suele manifestarse en los adultos mayores, es un cambio en la cognición o lucidez. "Es un signo de que el cuerpo está enfermo, y eso hace que el cerebro se estrese", dice Sahetya. "Si alguien llega al hospital y dice que su ser querido está confundido... eso es una señal de alarma para que empecemos a buscar una infección".

Cómo tratar la infección: dentro o fuera del hospital

La neumonía puede empeorar rápidamente, por lo que es importante buscar atención médica de inmediato si se presenta cualquiera de los síntomas anteriores, dice Bregier.

El tratamiento depende de la causa de la neumonía. Si es bacteriana, tu médico te dará antibióticos, por vía oral o intravenosa. Si es viral, las opciones son más limitadas, pero puede recetarte un medicamento antiviral, un dilatador bronquial para ayudarte a inhalar y exhalar o un medicamento para deshacer la mucosidad. La neumonía causada por la COVID-19 también se trata con esteroides y anticuerpos monoclonales.

Si tu caso es especialmente grave, es posible que debas ser hospitalizado para que puedas recibir tratamiento con oxígeno y otro tipo de asistencia. 

Si eres mayor y tienes más riesgo, lo mejor es tomar precauciones para no enfermarte, sugieren los médicos. Lávate las manos con frecuencia, utiliza una mascarilla en espacios cerrados o concurridos y, lo más importante, ponte todas las vacunas recomendadas.

 "Las vacunas evitan que te enfermes o disminuyen la gravedad si lo haces", dice Sahetya. "La mejor defensa es un buen ataque".

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.