Skip to content
 

Síntomas de la EPOC y otras enfermedades pulmonares que no deberías ignorar

Con frecuencia atribuidos a enfermedades comunes o a la edad, estos síntomas podrían indicar algo más serio.

Una mujer sentada en un banco se lleva la mano al pecho

PIKSEL / GETTY IMAGES

In English

Una tos persistente, dificultad para respirar y mucosidad en la garganta: es fácil pasar por alto estos síntomas comunes, en especial en la época del año en que abundan los estornudos y los resfríos.

Pero los médicos advierten que estas dolencias conocidas no deberían ignorarse. Podrían ser los signos de advertencia iniciales de enfermedades pulmonares, un término general que comprende todo tipo de problemas en los pulmones que les impiden funcionar correctamente. Los tipos comunes incluyen asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía y cáncer de pulmón.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


“Si los síntomas duran poco tiempo, tal vez no sea nada. Pero si persisten, no los atribuyas a una infección, por ejemplo. Podría tratarse de algo más grave”, dice la Dra. Jessica S. Wang Memoli, pulmonóloga y directora de Broncoscopia y Neumología Intervencionista del MedStar Washington Hospital Center de Washington D.C.

Estos son los tres signos de advertencia a los que estar atento:

1. Dificultad para respirar

Si bien es cierto que la función pulmonar disminuye con la edad, lo cual significa que gradualmente cuesta más respirar, la dificultad repentina para respirar durante las actividades rutinarias no es normal. Por lo tanto, si notas que te falta el aire inesperadamente, es un signo de que deberías consultar a un médico.

“Si hace unas semanas podías subir un par de pisos por escalera y de repente hoy sientes que te falta más el aire, esto podría ser un signo de que otra cosa no anda bien”, explica Wang Memoli.

Si respiras haciendo mucho ruido (jadeas o resuellas), esa es otra señal de alarma. Asimismo, debes prestar atención si sientes poca energía en general; podría ser también un signo de advertencia de enfermedad pulmonar, indica el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

2. Una tos que no desaparece ni mejora

No es inusual que una infección respiratoria de rutina provoque una tos que dura un par de semanas o tal vez más. Pero si la tos no desaparece ni mejora con el tiempo, “entonces es un poco más preocupante”, señala Wang Memoli.

La American Lung Association recomienda consultar al médico si la tos dura más de ocho semanas. También recurre al médico si estás tosiendo mucosidad o flema durante más de un mes. Otra señal de alarma que no debe ignorarse es toser con sangre, comenta el Dr. Gerard J. Criner, director del Temple Lung Center en Filadelfia. 

3. Dolor u opresión en el pecho

Aunque con frecuencia se consideran síntomas cardiovasculares, el dolor y la sensación de opresión en el pecho pueden estar relacionados con complicaciones pulmonares, explica Wang Memoli.

Un dolor punzante agudo que sientes al inspirar o al toser podría indicar neumonía. Y la opresión en el pecho es un síntoma común de la EPOC, que ocurre cuando las vías respiratorias sufren daño (entra y sale menos aire), lo cual dificulta la respiración. El enfisema y la bronquitis crónica son las dos enfermedades más comunes que contribuyen a la EPOC. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Detectar pronto los síntomas podría aumentar las probabilidades de éxito del tratamiento

Muchas afecciones clasificadas como enfermedades pulmonares son tratables o manejables con medicamentos y otros tratamientos, explica Wang Memoli. En algunos casos, como sucede con el cáncer de pulmón —el segundo cáncer más común en EE.UU.—, la detección temprana “mejora las probabilidades de supervivencia”, dice Criner. Las investigaciones indican que descubrir el cáncer de pulmón temprano, cuando es más curable, puede reducir la mortalidad en hasta un 20%.

Y en el caso de otras enfermedades, como la EPOC, que afecta a unos 16 millones de personas, “si intervienes y tratas a los pacientes, su calidad de vida es mucho mejor”, agrega Criner. El tratamiento de la EPOC puede incluir medicamentos como los broncodilatadores para relajar los músculos que rodean las vías respiratorias y los corticosteroides para reducir la inflamación. En algunos casos, la EPOC también se trata con terapia de oxígeno.  

Durante la evaluación, el médico posiblemente te pregunte sobre tu historia laboral y otras posibles exposiciones, ya que la enfermedad pulmonar puede presentarse por muchos motivos, desde la contaminación ambiental hasta el tabaquismo.

“Alguien que pasó su vida trabajando en la construcción, con o sin buena protección, corre riesgo de padecer enfermedad pulmonar ocupacional”, explica la Dra. Jamie Garfield, portavoz médica voluntaria de la American Lung Association y profesora de Medicina y Cirugía Torácicas del Temple Lung Center. “Entonces si les aparece la tos después de los 60 [...], sospecharía que se trata de los síntomas iniciales de una enfermedad pulmonar ocupacional”, señala Garfield.

Tu médico puede usar una máquina llamada espirómetro para medir cuánto aire eres capaz de inspirar y exhalar. Esta prueba se emplea comúnmente para diagnosticar el asma y la EPOC. Una radiografía de pecho también puede ayudar al médico a ver qué está pasando en los pulmones.  

Reduce tus riesgos

Los expertos dicen que puedes tomar ciertas medidas para reducir el riesgo de manifestar enfermedades pulmonares. Si fumas, deja de hacerlo. Dejar de fumar es “muy difícil”, reconoce Garfield, pero “tu médico tiene recursos para ayudarte”. Y si tienes más de 50 años y eres o fuiste un fumador empedernido, habla con tu médico sobre el examen de detección del cáncer de pulmón, dice Wang Memoli.

Además, haz una prueba de detección de radón en tu hogar (un gas incoloro e inodoro que se sabe causa cáncer de pulmón) y evita por completo el asbesto, el polvo y las emanaciones de sustancias químicas. Y como algunas enfermedades pulmonares son causadas por gérmenes, sigue lavándote bien las manos y manteniéndote al día con las vacunas, como la antigripal y la de COVID-19. Los funcionarios de salud también recomiendan que los mayores de 65 se apliquen la vacuna antineumocócica, que puede ayudar a proteger contra la neumonía.

La conclusión primordial, dice Wang Memoli, es que “si [tus síntomas] son tan significativos que te están molestando, no los ignores”.

Las mujeres y la enfermedad pulmonar

Los diagnósticos y las muertes por enfermedad pulmonar entre las mujeres del país están aumentando. Esto es lo que debes saber:

  • Tres de las enfermedades pulmonares más comunes en las mujeres son el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón.
  • Cada año desde el 2000, han muerto más mujeres por la EPOC que hombres.
  • En el 2018, la enfermedad crónica de las vías respiratorias inferiores, principalmente la EPOC, fue la cuarta causa principal de mortalidad entre las mujeres.
  • El porcentaje de mujeres, en especial jóvenes, con asma está incrementando en el país, y los investigadores no tienen en claro el motivo.
  • En EE.UU., más mujeres mueren ahora de cáncer de pulmón que de cualquier otro tipo de cáncer.  

Fuente: Oficina para la Salud de la Mujer de EE.UU. y Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.