Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

La pandemia representa otro riesgo para los adultos mayores: las caídas

La falta de actividad física debido a las restricciones y al temor por la COVID-19 ha aumentado las probabilidades de caídas.


spinner image Una mujer ayuda a levantarse a otra mujer que se ha caído
ANDREY POPOV / GETTY IMAGES

Los adultos mayores han sido los más afectados por el coronavirus; las tasas de hospitalizaciones y muertes son mucho más altas que las de cualquier otro grupo de edad. Y nuevas investigaciones demuestran que la pandemia probablemente ha dado otro golpe a las personas mayores de 50 años al aumentar su riesgo de caídas.

Varios factores pueden provocar caídas, especialmente a medida que envejecemos. Tomar ciertos medicamentos aumenta el riesgo de caídas; también lo aumenta el empeoramiento de la visión o una deficiencia de vitamina D. Pero una gran amenaza es la inactividad física, y desde el comienzo de la pandemia, muchos adultos mayores han estado moviéndose menos.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

De hecho, más de un tercio de las personas de entre 50 y 80 años reportaron una disminución en la actividad física durante los primeros 10 meses de la pandemia, según un informe de la Encuesta nacional sobre el envejecimiento saludable (National Poll on Healthy Aging) de University of Michigan (en inglés), que se lleva a cabo en colaboración con AARP. Y el 35% de los encuestados pasaron menos tiempo de pie durante un día típico. En total, más de una cuarta parte de los adultos encuestados dicen que están en peor estado ahora que antes de que llegara la COVID.

La pandemia ha afectado “cosas que no imaginarías” cuando se trata de mantenerse activo, dice Geoffrey Hoffman, profesor adjunto de la Facultad de Enfermería de University of Michigan y autor del informe. “Ir al supermercado, ir al banco, ir a visitar a tus nietos... [evitar estas actividades] ha causado un gran cambio en la cantidad de tiempo que las personas pasan de pie a diario”.

Los mandados de rutina pueden no parecer mucho, pero mantienen el cuerpo en movimiento, dice la Dra. Jennifer Brinckerhoff, especialista en geriatría de Hebrew SeniorLife e instructora de la Facultad de Medicina de Harvard. “Lo que sucede si no sales es que no estás usando tanto los músculos”, agrega. A medida que el cuerpo se debilita, aumentan las probabilidades de una caída.

Si a esto se suman los gimnasios cerrados y las citas de atención médica de rutina retrasadas —incluidas la terapia física y la rehabilitación—, “ha sido una especie de tsunami, una tormenta perfecta de cosas que aceleran todos esos riesgos” de caídas, dice Hoffman.

Una cuarta parte de los adultos encuestados tuvieron una caída entre marzo del 2020 y enero del 2021, según el informe; el 40% de ellos experimentaron más de una caída.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

La preocupación por las caídas está aumentando

La pandemia solo ha magnificado lo que se ha convertido en una grave preocupación en los últimos años. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (en inglés), alrededor de 36 millones de adultos mayores se caen anualmente, lo que causa 32,000 muertes. Y la tasa de muertes por caídas en Estados Unidos está aumentando a medida que la población envejece; aumentó un 30% entre el 2007 y el 2017, según datos de los CDC.

10 maneras de reducir los riesgos de caídas

Unos cuantos cambios simples en el hogar pueden mantenerte más seguro cuando estás de pie

  1. Instala una alfombra densa, de hilos cortos.
  2. Fija las alfombras con cinta adhesiva de doble faz para alfombras.
  3. Coloca los cables eléctricos y los alargadores fuera del camino.
  4. Usa luces nocturnas.
  5. Elimina las alfombras en la parte superior o inferior de las escaleras.
  6. No uses cera para el piso.
  7. Usa alfombrillas o tiras de goma en las bañeras y duchas.
  8. Instala al menos dos barras de agarre en la ducha o bañera.
  9. Mantén las salidas y los pasillos abiertos.
  10. Repara el pavimento roto o irregular en las aceras y los caminos de entrada.

AARP tiene una lista de verificación completa que puede ayudar a los adultos mayores a prevenir las caídas aquí  (en inglés).

Fuente: AARP

“Más allá de eso, vemos un tipo de síndrome de miedo a caerse. Las personas tienen miedo de caerse, por lo que limitan aún más sus actividades, disminuyen su calidad de vida, empeoran su estado físico”, dice la Dra. Cathleen Sellner Colon-Emeric, profesora de Medicina y jefa de la división de Geriatría de la Facultad de Medicina de Duke University. “Y es una espiral descendente negativa, donde su riesgo de caídas aumenta debido a esos comportamientos. Así que, en realidad trabajamos, duro para intentar interrumpir eso”.

Más de 1 de cada 3 adultos mayores (36%) entrevistados para la Encuesta nacional sobre el envejecimiento saludable dijeron que tenían miedo de caerse, y entre ellos, el 23% se volvieron más temerosos de tener una caída desde marzo del 2020. Este temor fue mucho mayor entre las personas que reportaron una disminución o empeoramiento de actividad física y movilidad.

Cómo prevenir las caídas

La buena noticia es que las caídas no son una parte normal del envejecimiento, dicen los CDC, y los adultos mayores pueden hacer varias cosas para reducir su riesgo de experimentar una.

En primer lugar, mantente físicamente activo —ya sea en el interior, con sesiones de ejercicio en línea, o en el exterior—. “Ahora tenemos datos bastante buenos que indican que hacer ejercicio al aire libre es seguro” cuando se trata de la COVID-19, dice Colon-Emeric. Y asegúrate de concentrarte en los movimientos que fortalecen las piernas y mejoran el equilibrio, como el taichí.

La Dra. Preeti Malani, directora de la encuesta, dice que hacer ejercicio es “aún mejor” si “sucede en conjunto con la interacción social”. El informe de University of Michigan encontró que el porcentaje de adultos mayores que reportaron caídas fue más alto (32%) entre quienes no tenían compañía.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Recibir la vacuna, si aún no lo has hecho, puede ayudar a hacer que socializar sea más seguro. Y “si tienes que volver a usar mascarilla, no dejes que eso te impida reconocer que aún puedes salir y hacer cosas”, dice Brinckerhoff, refiriéndose al retorno de algunas restricciones debido al aumento de nuevos casos de COVID-19 y las hospitalizaciones en comunidades mayormente no vacunadas.

Limitar el consumo de alcohol —que ha aumentado durante la pandemia— también puede reducir la probabilidad de caídas. Y los adultos mayores pueden pedirle a su médico o farmacéutico que revise los medicamentos que toman, tanto de venta libre como recetados, y que limite los que causan mareos (en inglés) o somnolencia. En el 2017, el 94% de los adultos de 65 años o más tomaron medicamentos que aumentaron el riesgo de caídas, en comparación con el 57% en el 1999, según un estudio del 2020 (en inglés).

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Si has notado un deterioro en tu visión, puede que sea hora de sacar una cita con el oftalmólogo. Los CDC recomiendan que un oftalmólogo te revise los ojos al menos una vez al año para ayudar a prevenir las caídas. Y usar un par de zapatos con suela delgada puede ser útil para los adultos con neuropatía.

Hacer pequeños ajustes también puede ayudar a que el entorno de tu hogar sea más seguro. Por ejemplo, opta por alfombras poco gruesas e instala pasamanos a ambos lados de las escaleras. Agrega una o dos lámparas para iluminar las habitaciones con poca luz y reorganiza los muebles según sea necesario para que puedas moverte fácilmente.

Es posible que las tendencias destacadas en esta última investigación de otoño se reviertan, dice Hoffman, “pero si dejamos de prestar atención a las señales de advertencia y la pandemia continúa, creo que veremos aumentos en estos riesgos que son realmente preocupantes”.

Y agrega, “Puede que no sea muy obvio a simple vista, pero ayudar a las personas a salir, desplazarse y pasar más tiempo de pie a diario” puede ayudar.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.