Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Lo que debes saber sobre las vacunas contra el coronavirus

El optimismo aumenta y surgen las preguntas a medida que comienzan los esfuerzos de inmunización.

Vacuna contra el coronavirus

MANJURUL/GETTY IMAGES

    

In English

Últimos desarrollos 

  • Los ensayos de la vacuna de Novavax no muestran casos graves ni muertes. Novavax, la última vacuna contra la COVID-19 en revelar hallazgos de un ensayo clínico, informa que el producto de dos dosis fue un 90.4% eficaz para prevenir que las personas se contagiaran de coronavirus y un 100% eficaz para proteger contra hospitalizaciones y muerte por la enfermedad, según datos de un ensayo clínico de Fase 3 realizado en Estados Unidos y México. La compañía con sede en Maryland también informó que los efectos secundarios incluían dolor en el lugar de la inyección por menos de tres días, al igual que fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular durante menos de dos días. Esta vacuna usa una tecnología diferente a los medicamentos actualmente autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA): las vacunas de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson. Novavax se basa en la tecnología de nanopartículas recombinantes, que usa una versión producida en laboratorio de la proteína S de la COVID-19; las otras vacunas dependen de las instrucciones genéticas que se envían al cuerpo para crear la proteína. Los funcionarios de Novavax dijeron que la compañía planea presentar una solicitud de autorización de uso de emergencia ante la FDA a fines de septiembre. No está claro si, si se autoriza, esta vacuna sería necesaria en Estados Unidos.
  • El HHS aumenta el pago por administrar las vacunas en el hogar. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) anunció el miércoles que pagará $35 adicionales por dosis a los proveedores que administren las vacunas contra la COVID-19 a los beneficiarios de Medicare en sus hogares, debido a que estos beneficiarios tienen dificultades para salir de sus hogares o enfrentan otras dificultades para llegar a un sitio de vacunación. Esto significa que los proveedores recibirán $75 por cada dosis de la vacuna que se administre en el hogar de una persona. El HHS estima que 1.6 millones de adultos de 65 años o más deban vacunarse en casa. El gobierno federal también recordó a los estadounidenses que las tres vacunas contra la COVID-19 autorizadas en los EE. UU. están disponibles de forma gratuita, sin costo compartido, para cualquier persona que viva en Estados Unidos, tenga o no seguro.
  • Disminuyen las infecciones y muertes por COVID-19 entre los adultos mayores. Un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reporta que se ha visto una gran disminución entre los adultos mayores de las infecciones por COVID-19, las visitas a las salas de emergencias, las hospitalizaciones y las muertes que sus pares más jóvenes. Antes de que las vacunas estuvieran disponibles, los adultos mayores eran el grupo demográfico más afectados por la COVID-19 — 95% de las muertes por COVID-19 ocurrieron en adultos mayores de 50 años— . Ahora, este grupo tiene la taza de vacunación más alta; el 86.4% de los adultos de 65 años o más tienen al menos una dosis de la vacuna contra la COVID-19. Esta buena noticia "demuestra el potencial impacto de la vacunación a nivel de la población", dice el informe. Hasta la fecha, casi el 64% de los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna contra la COVID-19.
  • La administración anuncia esfuerzo de vacunación a medida que nos acercamos al 4 de julio. Alrededor del 70% de los adultos habrá recibido al menos una vacuna contra la COVID-19 para el 4 de julio, en Estados Unidos y el presidente Joe Biden ha anunciado una serie de iniciativas diseñadas para hacer que las personas se vacunen lo más fácil posible. A nivel nacional, el 63% de los estadounidenses ha recibido al menos una inyección. Los esfuerzos que más ayudarán a los estadounidenses mayores que aún no están vacunados a vacunarse incluyen: miles de farmacias permanecerán abiertas hasta tarde todos los viernes de junio y ofrecerán servicios durante toda la noche; las organizaciones comunitarias llamarán y enviarán mensajes de texto a las personas en áreas con bajas tasas de vacunación y les informarán dónde pueden vacunarse sin cita previa; las iniciativas de “Shots at the Shop” estarán dirigidas a las peluquerías y salones de belleza en todo el país, cuyos dueños son personas negras, y un número creciente de empresas ofrecerá incentivos que van desde cerveza gratis hasta tarjetas de regalo y boletos gratuitos para eventos deportivos para quienes se vacunen.
  • Buscan aprobación definitiva de la FDA: El fabricante de la vacuna Moderna contra la COVID-19 ha iniciado el proceso para solicitar la aprobación definitiva de su producto a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). Moderna se une a Pfizer-BioNTech, que también ha comenzado el proceso de solicitud para la aprobación definitiva.  Las tres vacunas que se están administrando actualmente en Estados Unidos —Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson— operan bajo una autorización de uso de emergencia (EUA) de la FDA. La EUA ha permitido a las empresas ofrecer sus vacunas con solo unos meses de datos recopilados de eficacia y seguridad. Para recibir la aprobación definitiva, que sería una licencia biológica, se deben enviar al menos seis meses de datos al gobierno federal. Mientras tanto, las vacunas continuarán administrándose como se ha hecho desde que se otorgaron los permisos de autorización de emergencia en diciembre de 2020.
  • La aprobación completa de la vacuna podría ayudar a calmar dudas. Casi un tercio de las personas (32%) que no han recibido la vacuna contra la COVID-19 tendrían más probabilidades de inocularse si una de las vacunas recibiera la aprobación completa de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), según los datos más recientes del COVID-19 Vaccine Monitor, de Kaiser Family Foundation (KFF). Otro 21% de quienes respondieron a la encuesta de la KFF dijeron que sería más probable que se vacunaran si su empleador les diera tiempo libre remunerado para vacunarse y les pagara el tiempo que pudieran necesitar para recuperarse de cualquier efecto secundario de la vacuna.
  • Moderna afirma que su vacuna es segura para los niños mayores. La vacuna COVID-19 de Moderna fue 100 por ciento efectiva en niños de 12 a 17 años dos semanas después de la segunda dosis, dijo la compañía en un comunicado de prensa. Moderna también dijo que la vacuna era un 93% efectiva en ese grupo de edad después de la primera inyección. Los responsables de Moderna dijeron que para principios de junio tienen previsto solicitar a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que añada este grupo de edad a la autorización de uso de emergencia (EUA) que rige el uso de su vacuna. Los efectos secundarios en los niños del ensayo coincidieron con los de los adultos que recibieron la vacuna: dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular y escalofríos. La FDA ya ha autorizado la vacuna de dos inyecciones de Pfizer-BioNTech para niños a partir de los 12 años.
  • Más disponibilidad de la vacuna de Pfizer con los nuevos requisitos de refrigeración. La FDA flexibilizó sus requisitos de refrigeración para la vacuna de la COVID-19 de Pfizer-BioNTech, permitiendo que los viales de la vacuna sin diluir y descongelados se almacenen hasta un mes a temperaturas de refrigerador. Anteriormente, los viales de la vacuna descongelada y sin diluir podían conservarse en el frigorífico hasta cinco días.  "Este cambio debería hacer que esta vacuna esté más disponible para el público estadounidense al facilitar la capacidad de los proveedores de vacunas, como los consultorios médicos de la comunidad, para recibir, almacenar y administrar la vacuna", dijo Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA. La vacuna de Pfizer es la más administrada en EE.UU. También es la única vacuna contra la COVID-19 autorizada para niños de hasta 12 años. 
  • Menos adultos rurales se vacunan, en comparación con los adultos urbanos. Un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestra que hasta el 10 de abril, un porcentaje menor de adultos de zonas rurales (39%) se ha vacunado contra la COVID-19, en comparación con los adultos de zonas urbanas (46%). En una rueda de prensa celebrada el 18 de mayo, la directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo que las autoridades sanitarias "siguen comprometidas a escuchar y a llegar a las comunidades de todos los rincones de Estados Unidos" para "reducir estas diferencias y asegurarse de que la cobertura de la vacuna sea equitativa", independientemente del lugar en el que vivan las personas. Hasta la fecha, el 60% de los adultos de Estados Unidos han recibido al menos una dosis de la vacuna. 
  • Nuevos datos destacan la eficacia de las vacunas. Dos nuevos informes publicados esta semana por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que las vacunas de ARNm de dos dosis de Pfizer-BioNTech y Moderna son muy eficaces para prevenir la COVID-19 sintomática en entornos reales.  En un amplio estudio realizado en una población diversa de trabajadores sanitarios totalmente vacunados se comprobó que la pauta de dos dosis reducía el riesgo de enfermar por COVID-19 en un 94%. En otro estudio, los investigadores descubrieron que las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna eran un 94% eficaces contra la hospitalización por COVID-19 entre los adultos de 65 años o más totalmente vacunados.
  • Los estadounidenses vacunados pueden descartar en gran medida sus mascarillas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las personas que han sido totalmente vacunadas contra la COVID-19 no tengan que llevar máscaras al aire libre -incluso en multitudes- ni en interiores. Además, no tienen que mantener el distanciamiento social. Se considera que las personas están totalmente inmunizadas dos semanas después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna, o la inyección única del producto de Johnson & Johnson. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo que las personas cuyo sistema inmunitario esté comprometido deben consultar con su médico antes de dejar la mascarilla y que espera que los centros sanitarios sigan siguiendo sus propias directrices de control de infecciones. Además, los CDC siguen pidiendo que las personas que viajen, por ejemplo, en avión o en tren, sigan llevando mascarilla. Walensky también ha subrayado que las personas que no se hayan vacunado deben seguir utilizando una mascarilla tanto en el exterior como en el interior y que cualquier persona que presente síntomas de COVID-19 debe volver a utilizar una mascarilla y someterse a pruebas inmediatamente.
  • La vacuna de Pfizer-BioNTech autorizada para algunos niños. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) ha autorizado la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19 para niños de 12 a 15 años. Esta vacuna de dos dosis ya está disponible para personas de 16 años o más a través de una autorización de uso de emergencia que la agencia ha modificado, lo que la convierte en la primera vacuna disponible en Estados Unidos para este grupo de edad. Moderna está llevando a cabo un ensayo para niños de 12 a 17 años y se espera que divulgue sus resultados en las próximas semanas. Los funcionarios de la FDA dijeron que un ensayo clínico demostró que la vacuna es por lo menos tan eficaz para este grupo de edad más joven como para los adultos, y tal vez incluso más. Entre los participantes del ensayo que recibieron la vacuna, no se informó de ningún caso de COVID-19. La FDA también dice que los niños de este grupo de edad pueden recibir la misma dosis de la vacuna de manera segura que los adultos. Los efectos secundarios de estos niños fueron coherentes con los que experimentaban los adultos: dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, dolor en las articulaciones y fiebre. 
  • Uber y Lyft ofrecen viajes gratuitos a los sitios de vacunación. Como parte del esfuerzo para facilitar la vacunación contra la COVID-19, el presidente Joe Biden anunció el martes que entre el 24 de mayo y el 4 de julio, Lyft y Uber ofrecerán viajes gratuitos a los sitios de vacunación, esperarán allí a que las personas se vacunen y las llevarán nuevamente a su casa. Biden ha establecido el objetivo de vacunar al menos al 70% de la población adulta para el 4 de julio. Al 10 de mayo, poco más del 58% de las personas de 18 años o más habían recibido al menos una inyección, según los CDC. Biden también anunció que la Administración está trabajando conjuntamente con universidades comunitarias en todo el país para establecer clínicas para los estudiantes, el personal y otras personas en la comunidad. El Gobierno federal también está otorgando dinero a los Gobiernos estatales y locales para que proporcionen educación sobre las vacunas, establezcan citas y organicen clínicas de vacunación temporales en los lugares de trabajo.
  • Un estudio demuestra que la vacuna de Pfizer ofrece una fuerte protección contra dos variantes preocupantes. Un nuevo estudio realizado en Catar y publicado en la revista New England Journal of Medicine detalla la eficacia de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra las variantes del Reino Unido (B.1.1.7) y Sudáfrica (B.1.351). Los investigadores descubrieron que la vacuna de dos dosis fue casi un 90% eficaz para prevenir una infección causada por la variante B.1.1.7, y alrededor del 75% eficaz para prevenir una infección causada por la B.1.351 a los 14 días o más después de la segunda dosis. La vacuna también fue muy eficaz (casi el 100%) para prevenir enfermedades graves y la muerte por una infección causada por cualquiera de las dos variantes. B.1.1.7 es actualmente la variante predominante en Estados Unidos.
  • Vacunarse es cada vez más fácil. El Gobierno federal ha creado nuevas maneras en que el público puede acceder a la vacuna contra la COVID-19, y el presidente Joe Biden ha establecido una nueva meta de vacunación: que el 70% de los adultos en Estados Unidos se vacunen antes del 4 de julio. Para encontrar un lugar donde vacunarse, los consumidores pueden visitar vaccines.gov, ingresar su código postal, verificar qué vacunas están dispuestos a recibir (Pfizer-BioNTech, Moderna o Johnson & Johnson) y cuánto están dispuestos a viajar para vacunarse. Las personas también pueden enviar su código postal al 438829 y recibir un mensaje de texto que indique el lugar más cercano con vacunas disponibles al que puedan ir. Biden también está ordenando a todas las tiendas que participan en el programa federal de farmacias a proporcionar horarios en los que las personas pueden vacunarse sin hacer una cita con anticipación. Biden también dijo que el Gobierno federal hará un esfuerzo especial a partir de la próxima semana para enviar más vacunas a clínicas de salud y otros lugares rurales, con el objetivo de aumentar el número de personas que se vacunan en las zonas rurales.
  • Los contagios entre las personas completamente vacunadas siguen siendo raros. Hasta el 30 de abril, aproximadamente 101 millones de personas en los EE. UU. habían sido vacunadas contra la COVID-19, y entre ellas, se reportaron 10,262 infecciones, según muestra un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El 27% de los casos de contagios fueron asintomáticos; el 10% requirió hospitalización y el 2% resultó en muerte. "Aunque las vacunas autorizadas por la FDA son altamente efectivas, se esperan contagios, especialmente antes de que la inmunidad de la población alcance niveles suficientes para disminuir aún más la transmisión", dicen los autores del informe. “Sin embargo, las infecciones después de recibir las vacunas ocurren solo en una pequeña fracción de las personas vacunadas y representan un pequeño porcentaje de todos los casos de COVID-19. El número de casos de COVID-19, hospitalizaciones y muertes que se evitarán entre las personas vacunadas superará con creces el número de casos de personas contagiadas después de recibir las vacunas ".

 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Investigadores en todo el mundo han estado trabajando a velocidad récord para crear vacunas contra la COVID-19. A menos de un año del comienzo de la pandemia, esa meta es ahora una realidad. Estados Unidos está entre los países que han comenzado a vacunar al público contra un virus que hasta el momento ha infectado a más de 25 millones de personas en el país. El virus ha causado la muerte de más de 421,000 personas en Estados Unidos y más de 2.1 millones en el mundo. Como se indicó anteriormente, la vacuna de Moderna y la de Pfizer-BioNTech se están distribuyendo en el país, primero a los trabajadores de la salud y a los residentes y el personal de los centros de cuidados a largo plazo, luego a las personas de 65 años o más y a los trabajadores esenciales de primera línea.

Ambas vacunas recibieron una autorización de uso de emergencia de la FDA. Esta autorización es un tipo de luz verde. No es lo mismo que una aprobación oficial.

Durante una emergencia de salud pública, como la pandemia de coronavirus, la FDA puede autorizar de manera oportuna productos médicos no aprobados previamente para diagnosticar, tratar o prevenir la enfermedad cuando no existan otras alternativas aprobadas o disponibles. El proceso de autorización de uso de emergencia es más rápido que la aprobación estándar de la FDA, que puede tardar de seis a diez meses. Sin embargo, los datos que demuestran la seguridad y la eficacia siguen siendo necesarios para la autorización, y la FDA y un comité asesor de expertos utilizan estos datos para sopesar los riesgos y beneficios del producto en cuestión.

¿Qué es exactamente una vacuna?

Una vacuna es algo que ayuda a una persona a desarrollar la inmunidad a una enfermedad infecciosa. Funciona introduciendo intencionalmente en el cuerpo una forma inactiva de un germen causante de una enfermedad, o algo similar. Esto estimula la producción de anticuerpos por parte del sistema inmunitario, las proteínas que ayudan a proteger a la persona de una futura infección si alguna vez se encuentra con el germen real.

Piensa en ello como un entrenamiento para tu sistema inmunitario: lo estás "enviando al gimnasio y preparándolo para poder hacer algo cuando se encuentre con lo real en el futuro", dice el doctor Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute. "Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente".

En el caso del nuevo coronavirus, una vacuna hace a una persona resistente a una infección por el virus y a la enfermedad que causa —la COVID-19— o, como mínimo, permite que una persona infectada tenga "un curso más corto [de la enfermedad] o no tantas complicaciones", agrega Moody.

¿Qué vacunas contra el coronavirus están disponibles ahora?

Hasta el momento, las tres vacunas que han recibido una autorización de uso de emergencia (Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson) son los únicos productos disponibles para las personas en Estados Unidos.

La vacuna de Pfizer recibió una autorización de uso de emergencia por la FDA para uso en personas de 16 años o más, lo que la convierte en la primera vacuna contra el coronavirus disponible para la población de Estados Unidos.

Las vacunas de Moderna y de J&J se han autorizado para personas de 18 años o más.

Se halló que las tres vacunas fueron altamente eficaces en la prevención de la COVID-19 en los participantes de los ensayos clínicos. Según muestran los análisis de la FDA, la vacuna de dos dosis de Pfizer/BioNTech tiene aproximadamente un 95% de eficacia contra la COVID-19, independientemente de la edad, la raza u otros riesgos de enfermedad grave por una infección. Y la de Moderna demostró ser un 94.5% eficaz contra la COVID-19 en personas de todas las edades, origen étnico y sexo. El fármaco de J&J resultó ser un 66% eficaz en general, y un 72% eficaz en Estados Unidos.

¿Son seguras las vacunas?

La seguridad es una preocupación clave de los funcionarios y expertos de salud pública. Los participantes de los ensayos clínicos de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson experimentaron efectos secundarios después de vacunarse, incluidos dolor en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular y dolor en las articulaciones. Estos síntomas son temporales y son efectos secundarios que algunas personas experimentan con otras vacunas, incluida la vacuna contra la gripe y la vacuna contra la culebrilla (herpes zóster).

Los CDC han documentado varios casos de anafilaxia en personas que recibieron la vacuna en Estados Unidos. Aunque una reacción anafiláctica pone en peligro la vida, puede detenerse rápidamente, como en estos seis casos, con medicamentos como la epinefrina. Por esta razón, los CDC recomiendan que las personan que hayan tenido una reacción alérgica grave en algún momento a cualquier ingrediente de una vacuna contra la COVID-19 se abstengan de recibirla. Si tienes un historial de reacciones alérgicas graves a otras vacunas, pregúntale a tu médico si debes vacunarte contra la COVID-19, aconseja la agencia.

Luego de que se autoriza una vacuna, muchos sistemas de monitoreo de seguridad de vacunas vigilan los eventos adversos, según los CDC. Si se descubre alguno, "los expertos lo evalúan de inmediato para determinar si es un problema de seguridad real" y luego ajustan las recomendaciones de las vacunas según sea necesario, explica la agencia.  

¿Cómo se están distribuyendo las vacunas?

El Gobierno federal está supervisando la distribución y el monitoreo de las vacunas contra el coronavirus en EE.UU., pero los funcionarios estatales y locales están priorizando quién recibe la vacuna en sus jurisdicciones. El Gobierno también se está asociando con empresas privadas para garantizar que las personas de alto riesgo puedan acceder fácilmente a una vacuna. Los trabajadores de salud y los residentes y el personal de centros de cuidados a largo plazo se encontraban en el primer grupo para recibir la vacuna; los CDC recomiendan que el próximo grupo de personas en recibir una vacuna contra la COVID esté compuesto de adultos mayores de 75 años. Sin embargo, muchos estados les dieron prioridad a los adultos mayores de 65 años luego de que el Gobierno federal exigiera que los estados ampliaran la distribución para acelerar la administración de la vacuna. El próximo grupo en recibir la vacuna, bajo las pautas de los CDC, constaría de los trabajadores de primera línea, incluidos el personal de primeros auxilios, los empleados del servicio postal, los maestros, los trabajadores de transporte público y las personas que trabajan en supermercados.

Las autoridades predicen que llevará varios meses más vacunar a todo aquel que desee vacunarse, incluso a medida que aumenta la producción y se autorizan más candidatas a vacunas.

Hay consideraciones logísticas, incluida la necesidad de asegurar el transporte y el almacenamiento adecuados para las vacunas. Las vacunas de Pfizer y de Moderna requieren un almacenamiento en temperaturas específicas frías, pero la vacuna de J&J se puede enviar y almacenar a temperaturas convencionales de refrigeración. 

¿Cuánto cuesta la vacuna?

El Gobierno federal compró de antemano miles de millones de dosis de vacunas con el dinero de los contribuyentes, y las personas en Estados Unidos no tendrán que pagar nada para recibirla.

Los proveedores de vacunas podrán cobrar una tarifa de administración por poner la vacuna, pero esta tarifa debe estar cubierta por un seguro público o privado, o por un fondo de asistencia del Gobierno para los no asegurados.

¿Puedo contraer la COVID-19 incluso después de vacunarme?

Aún no está claro si alguien que recibió la vacuna se puede enfermar de COVID-19 ni se sabe cuánto durará la inmunidad, aunque deben surgir más detalles sobre la eficacia de la vacuna en el seguimiento posterior a los ensayos.

"Eso es algo que las personas deberán entender cuando reciban la vacuna", dice el Dr. William Schaffner, un especialista en enfermedades infecciosas y profesor de Medicina Preventiva en la Facultad de Medicina de Vanderbilt University. "La vacuna proporciona protección, pero no será como una armadura".

El mensaje principal de Schaffner: el hecho de que te subas la manga y te pongas la inyección no significa que puedas tirar la mascarilla y dejar de lado otros esfuerzos de prevención como el distanciamiento social y el lavado de manos. Esos serán cruciales "durante bastante tiempo" para conseguir el control del virus, dice Schaffner.

¿Se necesitan realmente ambas dosis?

La vacuna de Pfizer/BioNTech y la de Moderna ambas requieren dos dosis, y es necesario obtener ambas dosis para asegurar la eficacia. (Otras vacunas contra la COVID-19 que se están probando en ensayos clínicos solo requieren una dosis).

Según los CDC, la primera inyección comienza a generar protección, mientras que la segunda "es necesaria para obtener la mayor protección que la vacuna tiene para ofrecer".

¿Necesito la vacuna si ya tuve COVID-19?

Aún no está claro por cuánto tiempo se está protegido de la COVID-19 después de una infección previa —lo que se conoce como inmunidad natural—. De hecho, "la evidencia preliminar sugiere que la inmunidad natural a la COVID-19 puede no durar mucho tiempo", explican los CDC. Debido a esto, "se puede recomendar a las personas que se vacunen contra la COVID-19 aunque hayan contraído la enfermedad antes", afirma la agencia.

Los funcionarios de salud mantendrán informado al público sobre cualquier desarrollo y recomendación a medida que se sepa más sobre la duración de la inmunidad natural.

"Básicamente, lo que hace una vacuna es enseñar al sistema inmunitario a manejar algo antes de que te encuentres con lo real, para que, con suerte, cuando te encuentres con ello, puedas manejarlo y librarte de ello rápidamente".

Tony Moody, profesor adjunto de Pediatría e Inmunología en la Facultad de Medicina de Duke University e investigador principal del Duke Human Vaccine Institute.

¿Es bueno que haya más de una vacuna?

Sin lugar a duda. "De hecho, sería muy conveniente", dice Schaffner, porque eso significaría que "habría más fabricantes de vacunas trabajando para realmente producir la vacuna, y así podríamos tratar de vacunar más rápido a la población en Estados Unidos y más allá".

La Dra. Kathleen Neuzil, profesora de Vacunología y directora del Center for Vaccine Development and Global Health de la Facultad de Medicina de University of Maryland, se hace eco del sentimiento de Schaffner y hace referencia a la vacuna contra la gripe para compararla: existen múltiples formulaciones en el mercado, como la vacuna inyectable de alta dosis y la vacuna en aerosol nasal, por ejemplo, que se recomiendan para diferentes poblaciones.

"Realmente necesitamos que cada persona en el mundo, en teoría, pueda recibir esta vacuna. Así que, para mí, [tener más de una opción] es algo positivo, porque necesitamos muchas", añade.

Nota del editor: Este artículo, que originalmente se publicó el 1.° de mayo, se ha actualizado para incluir nueva información.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.