Skip to content
 

8 cosas que debes saber acerca de la fibromialgia

Millones de personas sufren de esta dolorosa enfermedad, pero muchos (incluidos los médicos) no la comprenden.

Mujer frota hombro izquierdo con su mano.

Clare Burdier / Alamy

La fibromialgia es más común entre las mujeres que entre los varones.

In English l Rápido: ¿Puedes mencionar un trastorno médico que:

  1. afecte a unos 10 millones de estadounidenses;
  2. cause dolor articular generalizado, problemas de memoria, alteraciones del humor y del sueño, y dolores de cabeza;
  3. imite los síntomas de otros trastornos del dolor;
  4. desafíe poderosos recursos médicos;
  5. confunda a gran parte de la comunidad médica?

Si contestaste fibromialgia, acertaste… y te damos la bienvenida al complicado, perturbador, desconcertante y frustrante mundo de millones de personas afectadas.

Debido a que incluso recursos poderosos, como la resonancia magnética, parecen incapaces de hallar la causa del dolor de los pacientes, puede llevar años recibir el diagnóstico apropiado, afirma el investigador Daniel Clauw, M.D., médico reumatólogo y profesor de Anestesiología y Medicina en la Facultad de Medicina de University of Michigan, en Ann Arbor.

“A menudo, los médicos no saben cómo tratar la fibromialgia o la tratan erróneamente con opioides”, indica Clauw. Algunos médicos no la consideran un trastorno médico aparte, sino que la conciben como una enfermedad de dolor crónico generada por el estrés.

Clauw no admite la idea de que la fibromialgia no sea un verdadero problema médico. En el ámbito de la medicina del dolor, “las realidades de la fibromialgia son un hecho reconocido”.

A continuación, algunos hechos que, según él y otros investigadores, pueden ayudar a aclarar los conceptos erróneos de la fibromialgia.

1. HECHO: La fibromialgia es una enfermedad neurológica que afecta el sistema de procesamiento sensorial de las personas

La fibromialgia no involucra inflamación ni daño en las articulaciones. Tanto imágenes cerebrales como estudios han demostrado que la fibromialgia es un trastorno del sistema nervioso central.

“Es una enfermedad neurológica impulsada por el sistema nervioso central”, afirma Clauw. “El cerebro y la médula espinal de las personas con fibromialgia procesan las señales de dolor de manera diferente a las demás personas, de modo que aumenta su sensibilidad al dolor”.

Otras reacciones sensoriales —respuesta a la luz y al ruido, por ejemplo— también se intensifican, explica Clauw, y observa que las imágenes cerebrales han ayudado a validar tales observaciones: “Las regiones cerebrales más activas en las personas diagnosticadas con fibromialgia son las áreas multisensoriales”, las que responden al dolor, el calor y la presión.

2. HECHO: El diagnóstico involucra determinar la gravedad de los síntomas

Ningún análisis de sangre o imagen puede confirmar la fibromialgia; una evaluación detallada de los síntomas es todo con lo que médicos y pacientes cuentan para llegar a un diagnóstico.

En el 2010, el American College of Rheumatology (Colegio Estadounidense de Reumatología) elaboró nuevos criterios para diagnosticar la fibromialgia. Los médicos, a través de una encuesta a los pacientes, determinan en primer lugar cuán generalizado es el dolor en 19 áreas del cuerpo, explica Clauw. Mientras más generalizado es el dolor, es más probable que provenga de la manera en que el cerebro está procesando los mensajes de dolor y no de una lesión periférica específica. Los pacientes también clasifican los niveles de fatiga, alteración de la memoria y del sueño, depresión, dolor de cabeza y otros síntomas físicos.

3. HECHO: La fibromialgia no daña los músculos, las articulaciones ni el tejido conectivo

Los reumatólogos consideran que la fibromialgia es una enfermedad musculoesquelética debido al malestar en músculos y articulaciones, comenta Don Goldenberg, M.D., director del Centro de Artritis y Fibromialgia del Newton Wellesley Hospital, en Newton, Massachussetts, y asesor médico de la Arthritis Foundation. “Pero no se trata de una enfermedad específica de esas áreas. La evidencia sugiere que la mayor parte del dolor tiene que ver con cambios en el procesamiento del dolor”.

4. HECHO: La fibromialgia no es una enfermedad autoinmune

Es cierto, incluso cuando “mucha gente con enfermedades autoinmunes desarrolla fibromialgia”, afirma el Dr. Roland Staud, M.D., profesor de Medicina de University of Florida, en Gainesville. Staud comenta que los investigadores todavía no comprenden la superposición con enfermedades tales como la artritis reumatoide y el lupus. Las enfermedades autoinmunes son trastornos en los que el sistema inmune ataca el cuerpo.

5. HECHO: Si bien la fibromialgia es más común entre las mujeres, también afecta a varones y niños

Dos veces más mujeres que varones padecen este trastorno. Nadie sabe exactamente por qué.

“Las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedades crónicas que se superponen, como migrañas, síndrome del colon irritable y trastornos del dolor”, explica Goldenberg. Los investigadores sospechan que el estrógeno y otras hormonas pueden tener algo que ver, pero hasta ahora nadie ha encontrado razones biológicas claras que expliquen por qué las mujeres pueden ser más susceptibles. “Sabemos que es más probable que las mujeres se quejen de las enfermedades y que consulten al médico antes que los varones”, explica.

Resulta ser que entre los niños, lo que solía considerarse “dolores de crecimiento” puede ser, en realidad, fibromialgia no diagnosticada.

6. HECHO: La fibromialgia no es un trastorno psicológico

La depresión y la ansiedad son cuatro a cinco veces más comunes en personas con fibromialgia que en personas normales y saludables”, afirma Goldenberg. “Pero eso no significa que la depresión y la ansiedad sean lo mismo que la fibromialgia. Casi todos los trastornos del dolor tienen algún vínculo con la depresión y la ansiedad”.

Las personas con predisposición genética a la fibromialgia también tienen probabilidades de tener una predisposición a trastornos como la depresión, agrega.

7. HECHO: El tratamiento involucra fármacos antidepresivos y anticonvulsivos

La noción de que las personas con fibromialgia tienen predisposición al dolor y a la depresión condujo a la idea de que los antidepresivos podían ser de ayuda. Se considera que los anticonvulsivos mejoran los aspectos relacionados con los neurotransmisores del cerebro en la fibromialgia, explica Goldenberg.

Pero los opioides no funcionan, indica Clauw: “El sistema opioide del cuerpo puede estar impulsando parte del [desarrollo] subyacente de la enfermedad, y por ende, suministrar opioides a los pacientes puede empeorar su fibromialgia”. En un estudio conducido en Stanford en el 2013, cuando 31 mujeres con fibromialgia tomaron dosis bajas de naltrexona, un fármaco que bloquea los opioides del cuerpo, el dolor se redujo en ellas un 29%, comparado con la reducción del 18% en las que tomaron un placebo.

8. HECHO: Las personas con fibromialgia necesitan hacer ejercicio, pero sin excederse

“El ejercicio es el ‘medicamento’ más efectivo para tratar la fibromialgia”, afirma Clauw. “Funciona como los fármacos que se emplean contra la fibromialgia, al elevar los químicos del cuerpo conectados con la sensación de bienestar. Pero al igual que ocurre con los fármacos, si ‘tomas’ demasiado ejercicio, los síntomas de fibromialgia pueden empeorar. Empieza por un nivel de ejercitación liviano y auméntalo lentamente”.

Clauw no sugiere que vayas a sudar al gimnasio. “Simplemente, levántate y muévete, camina, toma las escaleras en lugar del ascensor. Mejorará todos tus síntomas —el dolor, la fatiga, la somnolencia—, en parte debido a que altera los niveles de los neurotransmisores que afectan el dolor y el humor”.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO