Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Demencia: señales de advertencia para quienes cuidan de un familiar

Cómo identificar indicios tempranos de que tu ser querido podría sufrir de demencia o de Alzheimer.

Hombre preocupado y su esposa lo consuela

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English | A partir de los 50 no es extraño tener problemas ocasionales para hallar la palabra adecuada o recordar dónde ponemos las cosas. Pero las dificultades persistentes con la memoria, la cognición y la capacidad para llevar a cabo tareas diarias podrían ser señales de que le está pasando algo más serio al cerebro de un ser querido.

Según Mayo Clinic, la demencia no es realmente una enfermedad. Es un término "comodín" que abarca cualquier cambio en el cerebro que cause una pérdida de funciones que interfiera con la vida diaria (ver Enfermedades que causan demencia, en la barra lateral). La demencia puede menguar las capacidades de lenguaje, resolución de problemas y percepción visual, así como la habilidad para enfocarse y para prestar atención. También puede dificultar el control de las emociones o provocar cambios de personalidad.

Aproximadamente 1 de cada 11 adultos mayores de 65 años en Estados Unidos viven con este problema, según un estudio del 2017 (en inglés) publicado en la revista JAMA Internal Medicine. Una variedad de enfermedades y lesiones cerebrales pueden conducir a la demencia, y la enfermedad de Alzheimer es responsable del 60 al 80% de los casos.

Enfermedades que causan demencia

Estos problemas son las causas principales de la demencia. Muchos pacientes sufren de demencia mixta, una mezcla de dos tipos o más, como la combinación de la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular.

Enfermedad de Alzheimer: la enfermedad de Alzheimer se caracteriza por placas amiloides y fibras enredadas en el cerebro junto con la pérdida de conexiones entre células nerviosas. El daño aparece inicialmente en el hipocampo, una zona del cerebro relacionada con la formación de recuerdos, y se extiende gradualmente desde ahí.

Demencia vascular: el segundo tipo de demencia más común lo causa el daño a los vasos sanguíneos que llevan la sangre al cerebro. Tiende a afectar la capacidad de resolver problemas, la rapidez del pensamiento, la habilidad para centrarse y organizarse más de lo que parece afectar la memoria.

Demencia del cuerpo de Lewy: los cuerpos de Lewy, unos depósitos anormales de proteínas en el cerebro, afectan el equilibrio químico del cerebro y provocan problemas de pensamiento, movimiento, comportamiento y humor.

Trastornos frontotemporales: la causa de demencia más común entre personas de 65 años o menos es el daño degenerativo a los lóbulos frontal y temporales del cerebro. Los síntomas pueden incluir cambios emocionales, apatía, comportamiento impulsivo o inapropiado y dificultad al comunicarse, caminar o trabajar.

Fuentes: National Institute on Aging, Mayo Clinic

Es importante que cuando un ser querido muestre síntomas de demencia consulte a un especialista médico que pueda elaborar un diagnóstico. Si un ser querido tiene demencia, deberás planificar cómo llevarás a cabo su cuidado, sobre todo a medida que degenera la enfermedad. Pero también es importante descartar otros problemas médicos con síntomas parecidos a la demencia que podrían desaparecer con un tratamiento adecuado (ver Problemas que pueden imitar la demencia, en la barra lateral).

A qué prestar atención

Estas son algunas de las señales de advertencia identificadas por los expertos en demencia y organizaciones especializadas en salud mental.

  • Dificultad para realizar tareas diarias: todo el mundo comete errores, pero una persona con demencia podría tener cada vez más problemas para hacer cosas como manejar las facturas mensuales o seguir una receta de cocina, dice la Alzheimer's Association. También podría tener problemas para concentrarse en sus tareas, tardar más en llevarlas a cabo o tener dificultad para completarlas.

  • Repetición: el hacer una pregunta, oír la respuesta y repetir la misma pregunta 15 minutos después, o el contar la misma historia sobre un evento reciente múltiples veces, es motivo de preocupación, indica Jason Karlawish, internista, especialista en Geriatría y profesor de Medicina en University of Pennsylvania, en un artículo del 2018 para AARP.

  • Problemas de comunicación: toma nota si un ser querido tiene dificultad para unirse a conversaciones o para seguirlas, si se detiene de golpe en medio de un pensamiento o si le cuesta encontrar las palabras o el nombre de los objetos.

  • Perderse: las personas con demencia podrían tener dificultad con sus capacidades visuales y espaciales. Según Mayo Clinic, eso puede manifestarse mediante problemas como perderse al conducir.

  • Cambios de personalidad: es causa de preocupación si un ser querido comienza a actuar inusualmente confundido, sospechoso, temeroso o ansioso; si se enoja fácilmente o pierde el interés en actividades y parece deprimido.

  • Confusión sobre el dónde y el cuándo: es alarmante cuando un ser querido se olvida de dónde está o no puede recordar cómo llegó allí. Otro signo preocupante es cuando las personas se desorientan en cuanto al tiempo. Por ejemplo, según Karlawish, si el viernes preguntan si es lunes o martes.

  • Comportamiento preocupante: presta atención si un miembro de tu familia parece tener cada vez peor criterio al manejar el dinero, o si descuida su aseo e higiene.

Algunas personas con pérdida de memoria o con problemas del lenguaje, la atención, el razonamiento o la toma de decisiones podrían tener un problema denominado deterioro cognitivo leve (DCL). Según Cleveland Clinic, el DCL provoca un declive notable, pero los cambios son menos serios que en los casos de demencia, y las personas pueden seguir llevando a cabo sus actividades diarias. Quienes tienen DCL tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia.

Dónde encontrar ayuda

Cuando tu ser querido muestra síntomas preocupantes, el primer paso suele ser ir a su médico primario. Pero si quieres un diagnóstico definitivo, necesitarás ver a especialistas en campos como neurología, geriatría o psiquiatría geriátrica. Si no encuentras a nadie, el National Institute on Aging recomienda contactar al departamento de Neurología de una facultad de medicina local. Algunos hospitales también tienen clínicas que se centran en la demencia. 

Problemas que pueden imitar la demencia

Los síntomas parecidos a la demencia podrían originarse en muchos problemas tratables. Algunos de los problemas más comunes son:

Fuente: National Institute on Aging

Los especialistas querrán saber el historial médico personal y familiar del paciente: un importante factor de riesgo es si un pariente cercano o varios parientes han tenido enfermedad de Alzheimer. (Estudios recientes sugieren que hasta la prevalencia entre parientes lejanos puede aumentar tu riesgo de demencia. También llevarán a cabo pruebas físicas y neurológicas para descartar otras causas curables de sus síntomas de demencia.

Estos son algunos de los métodos que usan los médicos para realizar diagnósticos de demencia.

  • Pruebas cognitivas y neuropsicológicas para evaluar la memoria, la resolución de problemas, el talento con el lenguaje y las matemáticas, y otros tipos de funcionamiento mental.

  • Análisis de sangre y de otros fluidos, incluido el análisis de varios compuestos químicos, hormonas y vitaminas. Estas pruebas pueden descartar causas de los síntomas que no estén relacionadas con la demencia.

  • Las imágenes del cerebro como las tomografías computarizadas (CT), las resonancias magnéticas (MRI) o las tomografías de emisión positrónica (PET), que pueden detectar cambios en la estructura y función cerebrales. Estas pruebas también pueden identificar derrames, tumores y otros problemas que pueden provocar demencia.

  • Evaluaciones psiquiátricas, para determinar si un problema de salud mental está causando los síntomas o influyendo en ellos.

  • Pruebas genéticas, en particular si alguien tiene síntomas antes de los 60 años. El inicio temprano de la enfermedad de Alzheimer está firmemente ligado a los genes de cada persona, dice Mayo Clinic. Es importante hablar con un asesor genético antes y después de hacer las pruebas.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO