Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los autocines son una alternativa de diversión fuera casa

Puedes ver las películas de verano y cumplir con las reglas de distanciamiento social durante la pandemia.

Autos parqueados frente a una pantalla de cine

Barcroft Media/Getty Images

Los espectadores disfrutan de la película "Trolls" desde sus autos en Ocala, Florida, el 26 de abril del 2020.

In English | La pandemia ha obligado a todo el mundo a tomar todo tipo de precauciones, pero eso no significa que no puedas salir de casa y crear algunos buenos recuerdos.

Considera el autocine, aquella actividad divertida para la familia de la niñez de los boomers. Los dueños de los autocines están listos para aprovechar la ola de distanciamiento social para mantener el coronavirus controlado y disfrutar de un poco de nostalgia. Muchos tienen o están creando espacios de estacionamiento amplios y seguros; cambios en las reglas de las ventas; más limpieza en los baños; e incluso zonas de alivio para los perros.

"Me gusta el concepto de los autocines como una forma de volver a la normalidad", dice el Dr. Kenneth Koncilja, especialista en geriatría de la Cleveland Clinic en New Brunswick, Ohio. "Si tienes que quedarte en un espacio cerrado y libre del virus, ese podría ser tu auto. Y si tienes zonas al aire libre más grandes, como de 30 a 60 pies, me gusta mucho eso también".


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


A las personas que quieren salir de casa y ver una película también les puede gustar la idea. Según una encuesta nacional de University of Maryland publicada el 5 de mayo en el Washington Post, más de 4 de cada 5 encuestados no quieren que los cines de interior vuelvan a abrir, en vista de que los gobernadores han reducido las restricciones a las empresas.

Los 305 autocines de todo el país, que en 1958 eran más de 4,000, según la United Drive-In Theatre Owners Association, han recobrado cierta popularidad en los últimos años gracias a los nuevos propietarios que han hecho lo necesario para modernizarlos.

Adaptarse a la nueva realidad

John Watzke, propietario y gerente del Ocala Drive-In en Florida, a unas 60 millas al noroeste de Orlando, vivió en la costa de Misisipi durante el huracán Katrina en el 2005, por lo que sabe lo que un desastre puede hacer a las empresas. Fue uno de los primeros en creer en el poder de la COVID-19 para acabar con las tradiciones.

Por eso, en su autocine, duplicó el espacio alrededor de los autos, introdujo el pedido en línea al puesto de ventas con entrega a tu estacionamiento asignado, añadió una ventanilla de ventas para aumentar las compras de comida y estableció un área especial para las personas que necesitan pasear a sus perros. Una mayor atención a las ventas es importante porque los ingresos son los que lo mantienen a flote, dice.

Las cifras

• 1933. El año en que se abrió el primer autocine.

• 4,063. El número de autocines en todo el país en su punto más alto en 1958.

• 305. El número de autocines en octubre del 2019.

• 549. El número total de pantallas en esos cines.

• 63. Los autocines previamente cerrados que han reabierto desde los años 90; 11 cerraron de nuevo.

• 42. Los autocines construidos desde los años 90; 4 han cerrado.

• 5. Estados sin autocines en el 2019. Eran Alaska, Delaware, Hawái, Luisiana y Dakota del Norte. El Distrito de Columbia tampoco tiene autocines; Puerto Rico tiene uno.

Fuente: La United Drive-In Theatre Owners Association (en inglés)

Pero lo más importante para sus clientes: ha asignado a un empleado para que limpie los baños constantemente. Y él y su equipo con mascarilla patrullan y vigilan el comportamiento de los clientes y trabajadores para garantizar la seguridad.

"Soy muy estricto", dice. "Les digo a las personas que si no respetan el distanciamiento social [y nuestras otras medidas de precaución], se les pide que se vayan. Y no habrá reembolso".

Su autocine está lleno todas las noches, dice. La capacidad es aproximadamente la mitad de lo que era antes del brote de coronavirus debido al aumento del espacio alrededor de los autos.

El establecimiento tuvo sus 15 minutos de fama cuando reportó los únicos ingresos de taquilla para el fin de semana del 17 de abril. Las primeras películas que se proyectaron en sus dos pantallas, Resistance y Swallow, recaudaron $2,490 cada una.

Los clientes no deben descuidar sus propias prácticas de seguridad, incluso cuando otros a su alrededor están aplicando sus restricciones, dice el Dr. Thomas A. Russo, profesor y director de la división de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas Jacobs de University of Buffalo en Nueva York.

"Cualquier persona con la que interactúes, sin importar cómo se sienta, podría infectarte. O también podrías infectarla a ella", dice. "Así que minimiza las interacciones sociales con otros individuos. Y si interactúan, usen mascarillas, mantengan la distancia y recuerden el lavado de manos".

También es importante que vayas a un autocine únicamente con quienes viven en tu casa. No es el momento de reunir a los nietos y otros parientes que no viven juntos para una excursión.

Incluso si vives con tus nietos, ir con ellos al autocine puede suponer un riesgo especial, dice Charles P. Gerba, microbiólogo de University of Arizona en Tucson. Los asientos de los autos están llenos de gérmenes.

"Es muy importante limpiarlos con toallitas desinfectantes", dice. "Los contenedores de basura, los portavasos y otras áreas también se deben limpiar". Antes y después de la salida, recuerda limpiar las manijas de las puertas, los paneles de control, los botones de las ventanas y otras áreas del auto que se tocan con frecuencia.

Mantén la distancia con tus amigos y familiares

Pero él sí piensa que llevar dos autos y mantener la distancia en el autocine es una forma de tener una reunión más personal que una videollamada. Asegúrate de que cualquier niño en otro auto pueda controlar el impulso de correr para saludar.

"Creo que es genial encontrar una actividad que pueda ser segura para salir de la casa", dice Russo. "El aislamiento social en casa puede ser muy duro. Así que encontrar formas creativas de interactuar y estar fuera de casa es genial. Creo que es una gran oportunidad para los adultos mayores".

Imagen de computadora del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Tu salud, tu cheque de estímulo y más.

Los amplios espacios de estacionamiento en el Ocala Drive-In permiten a los clientes sentarse en sillas portátiles cerca de sus autos y tener mucho espacio a su alrededor. El espacio también permite que las personas estiren sus piernas y se muevan mientras están en el autocine, aunque Watzke y su equipo se aseguran de que no se crucen los límites. Aun así, Russo recomienda mascarillas y desinfectante de manos.

"Solo puedes controlar lo que ves. No puedes controlar lo que sucede tras bastidores", dice.

Una cosa de la que no hay que preocuparse: guantes, ya sean desechables o de algodón, dicen Russo y Koncilja.

"Para algunas personas que tienen que estar fuera de casa y que podrían estar inmunocomprometidas, tiene sentido", dice Russo. "Pero depende de cómo los uses. Creo que dan una falsa sensación de seguridad" porque los guantes pueden transmitir gérmenes. Las personas pueden olvidar eso y tocarse la cara.

'La gente espera con ansias la noche de películas'

Stephen Sauerbeck, propietario del Sauerbeck Family Drive-In en La Grange, Kentucky, a unas 20 millas al noreste de Louisville, compró su cine hace unos años y estaba previsto que abriera el 20 de marzo. El cierre de negocios no esenciales en ese estado frenó sus planes hasta el 2 de mayo.

"Me rompió el corazón que nos exigieran permanecer cerrados, y no fue divertido reembolsar todos esos boletos", dijo justo antes de recibir el permiso para abrir. "La gente espera con ansias la noche de películas, y nos encanta ser parte de eso".

Antes de que pudiera negociar reglas especiales con el departamento de salud de su condado, su familia vendía palomitas de maíz durante dos horas todos los viernes y sábados por la noche en el puesto de ventas de su cine. Ahora solo vende boletos de admisión en línea; tiene pedidos en línea de dulces, palomitas de maíz y refrescos para ser recogidos en la ventanilla antes de que los clientes encuentren un espacio de estacionamiento; cobra $5 adicionales por vehículo para aquellos que quieren traer más comida de su casa; y requiere que las personas se queden en sus autos. Sus baños están cerrados.

Las normas estatales y locales sobre cierres y reaperturas se aplican a los autocines. Asegúrate de buscar en línea o llamar antes de ir para averiguar las restricciones para los clientes, así como las medidas de seguridad que el cine ha añadido para que tu visita sea lo más segura posible.

La alegría de un autocine es algo que Watzke, en Ocala, espera que continúe mucho después de que la pandemia haya disminuido.

"Solo espero que incluso después de esta situación, los clientes se den cuenta de lo seguros que son los autocines", dice. "Si ves una película en un cine [tradicional], recuerdas la película. Si la ves en un autocine, es un recuerdo".

Una breve historia del primer autocine

Dos mujeres comen en la parte trasera de un auto en el autocine

Barcroft Media/Getty Images

Los espectadores disfrutan de la comida en el Ocala Drive-In el 26 de abril del 2020.

Aunque el apogeo de los autocines fue en los años 50, debutaron más de una década antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Algunas trivias para tu próxima noche de juegos:

• El primer autocine. Aunque algunas personas usaban proyectores de interior al aire libre para las funciones antes de esto, Richard Hollingshead, el dueño de una compañía química y cuya madre no cabía cómodamente en los asientos de los cines de interior, abrió el primer cine específicamente para autos el 6 de junio de 1933, en Camden, Nueva Jersey.

• La primera película. Una comedia británica de 1932 titulada Wives Beware para el público estadounidense (originalmente llamada Two White Arms) que trataba sobre un hombre en un matrimonio infeliz que finge amnesia para perseguir a otra mujer.

• Precio de la entrada. 25 centavos por el auto más 25 centavos por persona. Si podías meter a más de tres personas en el auto, el costo se mantenía en un máximo de un dólar. Eso era un poco lujoso considerando que el costo de las películas de interior en ese momento por lo general era de 25 centavos por persona.

• El tamaño. Hollingshead estableció su autocine, que no parece haber tenido un nombre formal, en 400 acres en la U.S. 30 en la frontera de Camden con el Municipio de Pennsauken, a unas 2.5 millas al este de Filadelfia. Su anuncio prometía espacios individuales tres veces más largos que tu auto.

• Tiempo de vida. Su autocine, abierto en medio de la Gran Depresión, duró solo 14 meses. Se cerró porque no podía generar ganancias. También se vio obstaculizado por uno de los primeros sistemas de sonido RCA Victor que no podía conectarse con todos los autos.

Fuente: La Historical Society of Riverton, en Nueva Jersey (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO