Skip to content
 

3 claves para que tu baño luzca siempre limpio

El secreto está en mantenerlo un poco cada día con estos consejos.

Claves para que tu baño luzca siempre limpio - Mano fregando la pared de la ducha

Getty Images

El baño es uno de los cuartos de la casa que más usamos y compartimos, especialmente en la temporada de vacaciones, cuando solemos recibir la visita de familiares y amigos. Es tan agradable mantener un baño limpio y arreglado que merece dedicarle unos minutos diariamente. Por eso, aquí tienes tres consejos para que dure limpio por más tiempo.

1. Elimina el exceso de la humedad

Aunque sea casi imposible eliminar completamente la humedad en el baño, es importante intentar controlarla al máximo… si no, ¡es perfecto caldo de cultivo para el moho! Estos cuatro pasos sencillos te ayudarán a mantenerla a raya:

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

  • Si tienes ventana en el baño, ábrela (aunque sea un poco) mientras te des una ducha o un baño. Una vez hayas acabado de bañarte, déjala abierta por lo menos una media hora. Si no tienes ventana, trata de poner un deshumidificador en el baño o, siempre que puedas, intenta dejar la puerta entreabierta, aunque sea una rendija.
  • Si puedes, instala un ventilador que se conecte a la luz del techo. Servirá para ventilar y controlar la humedad.

Ten siempre a mano una escobilla de goma (squeegee, en inglés) en el baño y, cada vez que tomes una ducha o un baño, seca las puertas y las paredes de la ducha. Disminuirás el grado de humedad en el ambiente de inmediato y evitarás esas feas manchas negruzcas que aparecen en la lechada entre los azulejos.

  • Presta especial atención a las toallas y a las cortinas de la ducha. Nunca cuelgues o apiles las toallas mojadas una encima de otra. Lo mismo con las cortinas de la ducha, si están mojadas, asegúrate de que queden totalmente extendidas en vez de agrupadas a un lado.

2. Limpia por un par de minutos cada día

Esta regla es infalible, y para llevarla a cabo te aconsejo que le asignes una toalla pequeña (escoge una que sea bien absorbente) a la limpieza del baño y la uses a diario para secar bien el lavamanos, los grifos y cualquier sanitario que veas húmedo. La tela de toalla es ideal tanto para secar y quitar los residuos del jabón. A continuación, trata de aplicar estos consejos y trucos que he probado y me han dado muy buen resultado.

  • Si quieres mantener el lavamanos más limpio, cambia el jabón en pastilla por una botella de jabón líquido o en espuma. Además de manchar menos, ¡resultan muy decorativas!

  • Rocía el espejo con un limpiador para cristales y sécalo bien con la misma toalla que uses para limpiar o con una bayeta de microfibra. Ten siempre un paquete de toallitas húmedas y usa una toallita para dar un repaso rápido al lavamanos (con especial atención al residuo de pasta de dientes), al exterior y al asiento del inodoro y a cualquier otra superficie en la que veas manchas o acumulación de cal o de jabón.
  • Para limpiar rápidamente el inodoro por dentro, vierte un buen chorro de limpiador líquido con desinfectante en el recipiente que contenga la escobilla del váter. De este modo la escobilla se mantendrá limpia, jabonosa y siempre lista para dar un limpiado rápido al interior del inodoro. Cambia el líquido cada semana.
  • Utiliza las sabanitas que se usan como suavizante en la secadora de ropa. Además de resultar muy efectivas para aromatizar (pon un par de ellas en el fondo de la papelera del baño) y eliminar los restos de jabón en cualquier superficie (como las puertas de cristal de la ducha), son un auténtico imán para atraer el cabello y las pelusas que se acumulan en el piso del baño. Pasa una de estas sabanitas por los rincones del baño a diario para no tener que aspirar cada día.

3. Dile adiós a la manchas de sarro

Pocas cosas afean tanto como esas manchas de sarro u óxido tan características del baño. Suelen ser consecuencia de los depósitos minerales del agua dura o simplemente del cerco que dejan algunos de los productos metálicos que usamos en el baño. Mi opción favorita para quitar estas manchas de un modo natural y ecológico es hacer una pasta con bicarbonato y vinagre blanco. El poder limpiador de estos dos productos caseros es asombroso y todo lo que tienes que hacer es esparcir la pasta sobre la mancha (prueba a hacerlo con un cepillo de dientes viejo) y dejar que actúe durante un par de horas. Enjuaga a continuación con abundante agua.

Alternativamente, puedes probar a cubrir la mancha con sal y exprimir sobre ella el jugo de un limón (amarillo o verde). Déjalo actuar durante un par de horas y te sorprenderá el resultado. Estos dos ingredientes son también muy efectivos para quitar las manchas de sarro del interior del inodoro. Simplemente corta un limón por la mitad y recubre la mitad cortada con sal gorda. Usa ahora esa mitad para frotar bien las manchas. Requiere frotar varias veces, especialmente sobre las manchas más antiguas, pero la blancura que resulta cuando tires de la cadena y veas el interior sin manchas ¡compensará el esfuerzo!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto