Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Se disparan las estafas por extorsión sexual durante el confinamiento

Las autoridades detectan oleada de correos electrónicos amenazantes en busca de dinero.

Hombre con lentes sosteniendo un teléfono móvil en su mano y mirando su pantalla.

AMESY / GETTY IMAGEZ

In English | Según advierte el FBI, las estafas por extorsión sexual (“sextorsión”), han aumentado durante la pandemia.

Los estafadores detrás de los intentos de extorsión típicamente envían correos electrónicos a la víctima con la amenaza de divulgar fotos o videos sexualmente explícitos de ella a sus amigos, parientes y otros contactos, a menos que pague cuantiosas sumas.

Los pretextos varían, de acuerdo con el FBI, con casos tales como acusar a la víctima de visitar sitios web para adultos, de ser infiel a su pareja o de sorprenderla en otra situación comprometedora.

Los delincuentes pueden decir, por ejemplo: “Infecté tu computadora con poderosos programas espías y con publicidad” o “Grabé un video de ti”, explica el FBI.

El aumento de denuncias se registró en el Internet Crime Complaint Center (Centro de Quejas de Crímenes por Internet) del FBI, que acepta denuncias en línea (en inglés).

Ellen Rosenblum

MOLLY QUAN

La fiscal general de Oregón, Ellen Rosenblum, calificó las estafas como “totalmente repugnantes”.

“Totalmente repugnantes”

Es una plaga que azota de costa a costa. Tras difundirse la alerta del FBI, la fiscal general de Oregón Ellen Rosenblum advirtió a los residentes del estado sobre la creciente amenaza (enlaces en inglés).

“Lo considero totalmente repugnante”, le dice Rosenblum, 69, a AARP. “Lamentablemente, hay un estafador acechando en cada esquina, en especial cuando se produce algún tipo de catástrofe... sea un huracán o una pandemia”.

Rosenblum dirige el Departamento de Justicia de Oregón, el cual ha recibido más de 200 correos electrónicos y llamadas sobre estafas sexuales desde el brote del coronavirus.

En la otra costa del país, el fiscal general de Nuevo Hampshire, Gordon MacDonald, 58, advirtió (LINK) a sus residentes sobre la reciente oleada de lo que llama “estafas electrónicas de explotación sexual” (en inglés).

FBI: no les pagues a los extorsionistas

Protégete de los extorsionistas sexuales

Aquí presentamos otros consejos del FBI para mantenerse a salvo:

  • No abras correos electrónicos ni adjuntos de personas desconocidas.
  • Vigila tus estados de cuenta bancarios e informe crediticio para detectar actividades inusuales.
  • No te comuniques con los remitentes de correos electrónicos no solicitados.
  • No guardes fotos ni información delicada o embarazosa en línea o en tus dispositivos móviles.
  • Utiliza contraseñas seguras. No uses la misma contraseña para varios sitios web.
  • Jamás des tus datos personales —de ninguna clase— por correo electrónico. Ten en cuenta que muchos correos electrónicos que piden tus datos personales parecen legítimos.
  • Comprueba que estén activadas las funciones de seguridad de tus cuentas en las redes sociales y configúralas con el nivel más alto de protección.
  • Verifica la dirección web de las páginas de internet legítimas y escribe manualmente la dirección en tu navegador.

Las autoridades aconsejan a las víctimas jamás pagar a los extorsionistas porque un pago indefectiblemente desencadena demandas de más dinero, como le sucedió a un abogado entrevistado por AARP. (Ver el recuadro).

El pago de la extorsión “fomentará la actividad criminal, incluida la posible delincuencia organizada y los delitos violentos asociados”, explica la alerta de abril del FBI.

La sextorsión es una vieja estafa que ahora está repuntando por las órdenes de quedarse en casa, comenta Amy Nofziger, quien supervisa la línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, debido a que más personas de lo normal están atadas a sus computadoras. El número gratuito de la línea de ayuda es 877-908-3360.

Ocultos tras las monedas digitales

Muchos delincuentes exigen el pago en bitcóin, la criptomoneda no regulada que prefieren los estafadores, explica Nofziger. La moneda virtual “permite un nivel alto de anonimato en las transacciones”, señala el FBI.

La Línea de ayuda de la Red contra el Fraude a veces recibe docenas de denuncias por día sobre demandas de sextorsión en línea, comenta Nofziger, directora de AARP para el apoyo a víctimas del fraude.

Quejas en todo el país

Estas llamadas recientes a la línea de ayuda ponen de relieve lo despiadada que es la sextorsión contra las personas mayores:

  • Un hombre de 85 años de Illinois dijo que los delincuentes se habían comunicado con él por correo electrónico —cinco veces— amenazándolo con divulgar un video de él mirando pornografía si no soltaba $2,000 en bitcóin.
  • Una mujer de 75 años de Delaware recibió un correo electrónico amenazándola con enviar fotos comprometedoras de ella mirando material para adultos a menos que pagara en bitcóin.
  • A un hombre de 80 años de Massachusetts le informaron que los delincuentes revelarían fotos comprometedoras de él, a menos que soltara $2,000 en bitcóin.
  • Una mujer de 89 años de Nueva Jersey recibió cuatro correos electrónicos amenazándola con revelar sus secretos a menos que pagara en bitcóin.

El informe anual del 2019 del Centro de Quejas de Crímenes por Internet del FBI no indica la cantidad de denuncias recibidas por sextorsión, pero dice que 43,101 personas informaron haber sido víctimas de la extorsión en general, cuyas pérdidas totales ascendieron a $107.5 millones.

Según el FBI, los estafadores infunden un “nivel alto de intimidación” a los fraudes de sextorsión al señalar en sus mensajes ciertos datos personales del destinatario, tal como un nombre de usuario o contraseña.

Por lo general, se trata de información obtenida a raíz de una enorme filtración de datos corporativos, comenta Rosenblum, la fiscal general de Oregón.

No entres en pánico

Rosenblum recomienda mantener la calma a los que reciben correos electrónicos de sextorsión y explica que “es muy improbable que un chantajista cibernético haya invadido realmente tu computadora”.

Aunque están atemorizadas, la mayoría de las víctimas tienen la suficiente perspicacia para detectar una estafa y no pagar a los extorsionistas, dicen ella y Nofziger.

Aun así, las víctimas están angustiadas porque los estafadores tienen una de sus contraseñas, una contraseña parcial o una vieja, añade Nofziger.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Amenazas de violencia en Oregón

Rosenblum explica que las estafas varían y que algunas amenazan con violencia.

Considera el caso denunciado a su oficina a fines de abril. Después del fallecimiento de un hombre de 80 años, su sobrino, provisto de un poder legal (la autorización para actuar en su nombre en asuntos legales y financieros), presentó por internet el cambio de domicilio del difunto.

Desafortunadamente, el sitio de internet era fraudulento y no la página oficial para cambios de domicilio que administra el Servicio Postal de Estados Unidos. Al cabo de 30 minutos, el sobrino recibió una llamada de un estafador haciéndose pasar por un detective de la policía de Portland, quien acusó al tío de haber mirado pornografía infantil desde la vivienda de cuidado para adultos donde vivía.

“Mi tío tenía 80 años, era inválido y jamás usó una computadora en su vida”, informó el sobrino al Departamento de Justicia de Oregón.

Al sobrino mismo le dijeron que lo procesarían bajo acusaciones de pornografía infantil y le advirtieron que podría ir a prisión. El detective falso calificó al sobrino de depravado, dijo obscenidades y amenazó con aparecerse armado en su auto patrulla y matar a sus perros.

Cuando el sobrino colgó, vio que le habían cobrado $79.95 por el supuesto cambio de domicilio. (El Servicio Postal de Estados Unidos cobra $1.05 para presentar el cambio de domicilio en línea).

Según Rosenblum, el sobrino impugnó el cobro y prevé que se lo acreditarán.

El FBI dice que los intentos de sextorsión suelen aparecer en correos electrónicos de remitentes desconocidos, escritos con poco conocimiento del inglés y con errores gramaticales. Otra característica es que los extorsionistas exigen el pago dentro de un plazo corto, típicamente 48 horas.

Trampa de ratón con un corazón encima de un teclado.

GETTY IMAGES

Chantaje por sextorsión: una historia de crimen de la vida real

Algunos extorsionistas sexuales tienen en su poder imágenes comprometedoras de sus víctimas y las chantajean para sacarles dinero, tal como le sucedió a un hombre de unos 50 años que habló con AARP.

Este abogado, que reside en un estado en la región central del país, habló para advertir sobre las maneras insidiosas en que los estafadores extranjeros buscan su blanco en hombres mayores de EE.UU., incluso aquellos que son prominentes, adinerados, recién divorciados o viudos. Aceptó dar la entrevista con la condición de que no se identificara su nombre ni lugar de residencia.

Los estafadores son “delincuentes por excelencia”, comenta el abogado.

Trampa tendida con una solicitud de “amistad”

Su experiencia “horrorosa y humillante” comenzó con una solicitud de amistad en una red social. Posteriormente los investigadores de delitos cibernéticos le informaron que la solicitud provenía de Croacia. La relación entre él y la mujer misteriosa se intensificó durante las videollamadas íntimas en línea.

Pronto llegó un pedido de dinero o se darían a conocer las imágenes comprometedoras.

Tal como se lo indicaron, utilizó un servicio de transferencia de dinero para enviar $1,000 a las Filipinas, a más de 6,000 millas de Croacia. Después llegó un segundo pedido —de $2,000— y lo cumplió. Cuando llegó el tercer pedido, de $5,000, en lugar de enviar el dinero, alertó a la policía. Las autoridades contactaron a los estafadores, que desaparecieron.

La víctima dice que lo “aterrador” es que los delincuentes lo habrían “drenado en pequeñas cantidades” si no hubiera ido a la policía.

Cazando “fantasmas”

No hubo arrestos y la víctima no espera recuperar su dinero. Lo que más le gustaría es que se inhabilitara a los “fantasmas” que, según cree, siguen chantajeando a otras víctimas.

“Son blancos escurridizos”, comenta. “El uso de internet permite a la gente con malas intenciones”, operar desde el “sótano de su casa o... sentarse en un café al aire libre, a plena vista”.

En retrospectiva, dice que se sentía solo y vulnerable y no supo reconocer que la solicitud de amistad “no era legítima”.

“Mi peor momento”

“Fue mi peor momento”, dice ahora. “Fue mi peor día, semana, año”.

Los estafadores “tienden una gran red de suplantación de identidad (phishing) y probablemente pierdan el 98% de las veces”, pero en ocasiones se anotan un gran éxito, observa.

Él insta a la gente a ser escéptica y a verificar con cuidado las afirmaciones en internet, incluidas aquellas en correos electrónicos y redes sociales. “En caso de duda, pregunta a un amigo si le suena bien”, añade.

“Nadie es infalible. Todos somos susceptibles y posiblemente vulnerables a caer en una trampa como esta”, explica.

Vindicación y perdón

Hoy en día se alegra de haber superado por completo la experiencia y, más que nada, agradecido que su esposa e hijos estuvieron a su lado. “La buena noticia es que se logra la vindicación con el tiempo, el esfuerzo y la paciencia”, dice.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO