Skip to content
 

La discriminación por edad es común en el lugar de trabajo, afirma una encuesta

AARP descubrió que los adultos mayores permanecen empleados por motivos financieros, pero también buscan realización y respeto.

Hombre entrevistando a una mujer

GETTY IMAGES

In English  |  Alrededor de dos de cada tres empleados de 45 años o más han visto o vivido discriminación por edad en el trabajo, según los resultados de una encuesta de AARP de amplio alcance sobre el lugar de trabajo. Entre el 61% de encuestados que informaron prejuicios por edad, el 91% afirmaron que creen que tal discriminación es común. 

AARP encuestó a 3,900 personas de 45 años o más que estaban empleadas o buscaban trabajo, para aprender más sobre lo que piensan los trabajadores mayores acerca de los problemas en el lugar de trabajo, desde la discriminación por edad hasta el ingreso y las interacciones con sus compañeros de trabajo. Los resultados generales de la encuesta Value of Experience (Valor de la experiencia) (enlace en inglés) muestran que, si bien la mayoría de las personas mayores continúan trabajando por razones económicas, también quieren desempeñar papeles en los que se sientan realizadas y respetadas personalmente. Algunos encuestados creen que la prevalencia de los prejuicios por edad podría afectar ambas metas profesionales.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Por ejemplo, el 16% de los encuestados creen que no obtuvieron un empleo que solicitaron, el 12% dijeron que se les había pasado por alto para un ascenso, y el 7% expresaron que los habían cesanteado, despedido u obligado a dejar un trabajo debido a la discriminación por edad. Entre los encuestados que pensaban que era algo probable que pudieran perder su trabajo el año siguiente, el 33% manifestaron que se sentían vulnerables debido a su edad. Y el 76% de todos los encuestados expresaron que, debido a los prejuicios por edad, les tomaría más de tres meses encontrar un nuevo puesto. 

AARP y otros defensores de los trabajadores con experiencia han estado colaborando con los empleadores para contrarrestar los estereotipos y los prejuicios por edad que podrían afectar las oportunidades profesionales de los trabajadores mayores. Más de 700 compañías participan ahora en el Employer Pledge Program (Programa de compromiso de empleadores) de AARP, en el cual se comprometen a reclutar personas de diversas edades y a considerar a todos los solicitantes por igual.

"Los trabajadores mayores son de gran valor para los empleadores", declaró Susan Weinstock, vicepresidenta de programas de adaptabilidad económica de AARP. "Los empleadores buscan personas con habilidades sociales, como ser buenos con el trabajo en equipo o la colaboración, o ser capaces de escribir bien. Son habilidades que los trabajadores mayores han desarrollado a lo largo de sus años de experiencia".

Los encuestados piensan abrumadoramente que es importante ser apreciado por sus habilidades, y un 93% opinan que "un jefe que te trata con respeto" sería un requisito antes de aceptar un nuevo trabajo. El 90% dijeron que necesitarían "compañeros de trabajo que te traten con respeto".

"La realidad es que muchos empleadores aprecian a los trabajadores mayores por su compromiso de trabajar", cuenta Kathleen Christensen, directora del programa Working Longer de Sloan Foundation.

Más allá de las preocupaciones sobre la discriminación por edad, los resultados generales de la encuesta dejan en claro que el ingreso es el factor clave que influye en las decisiones de empleo de los adultos mayores. De hecho, cuando se les pidió que calificaran los factores que más influyeron en su decisión de trabajar o buscar trabajo, la respuesta más popular (87%) fue "necesitar el dinero", y el 84% dijeron que querían "ahorrar más para la jubilación".  

Para algunos adultos, la jubilación no significa dejar de trabajar por completo. Según la encuesta, el 13% de las personas mayores expresaron que estaban jubiladas, pero que trabajaban o buscaban trabajo.

"La noción de jubilación está cambiando", dice Christensen. "Ahora existen muchas variaciones. Algunos trabajadores mayores pueden estar haciéndolo por ingresos de supervivencia, mientras que otros trabajan para pagar viajes y vacaciones".

El nuevo término en inglés para este regreso al trabajo a pesar de estar oficialmente jubilados es “unretire” (desjubilarse), explica Weinstock. 

AARP llevó a cabo la encuesta Value of Experience en septiembre y octubre del 2017. La encuesta se ponderó para ser representativa de la población nacional.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.