Skip to content
 

6 maneras de sentirse más feliz... y estar más saludable

¿Cómo ser feliz? Una actitud positiva es la clave.

In English | El buen humor no sólo influye en cómo se siente hoy, sino que puede tener un fuerte impacto en su salud para el futuro.

Los científicos nos alientan a que prestemos la misma atención a nuestros humores y actitudes, que la que le prestamos a nuestra salud física. Dos estudios recientes destacan la importancia de este consejo.

Mujer sentada al lado de una imagen de ella misma: Una feliz y la otra triste.

Daly and Newton /Getty Images

Una actitud positiva es buena para la salud.

Un informe publicado en Current Directions in Psychological Science señala que una actitud positiva puede proteger contra la mala salud en el futuro, y puede ser un potente antídoto contra el estrés, el dolor y las enfermedades.

Otro estudio, publicado en la revista Applied Psychology: Health and Well-Being, halló que las personas felices tienden a vivir más y tienen mejor salud que sus pares que son infelices.

“La felicidad no es una solución mágica”, señala Ed Diener, de University of Illinois, autor principal del informe, “pero la evidencia indica, en forma clara y contundente, que altera las probabilidades de enfermarse o morir joven”.

Comer bien, ejercitarse, no fumar y dormir lo suficiente ayuda a mantenerse saludable, pero ¿cómo se puede desarrollar una actitud positiva?

A continuación le ofrecemos seis potenciadores del humor para que el mundo parezca ‘color de rosa’. Incorpórelos a su vida y aumentará sus probabilidades de sentirse más feliz y saludable. Si casi nunca camina por la vereda donde da el sol, es hora de cruzar la calle.

Hombre blanco acariciando a su perro.

Daryl Peveto/LUCEO Images

Gary Seymour con Buddy, su Staffordshire terrier, en su hogar en Los Ángeles.

1.  Adopte un animal para que le haga compañía

Las mascotas ofrecen más que compañerismo y una cálida bienvenida al llegar a casa. Prestan un oído dispuesto y servicial, incluso si tienen aletas o plumas en vez de pelo.

Muchos propietarios de mascotas confían en ellas porque sus mascotas no juzgan, no condenan ni responden. Estudios realizados han hallado que los dueños de perros se sienten, con frecuencia, tan unidos emocionalmente a sus mascotas como con sus familiares más allegados.

Un sorprendente 97 % de los propietarios de perros y gatos dijo hablar con sus mascotas, señala Alan Beck, director del Center of the Human Animal Bond, de Purdue University. “El 3% restante mintió”, bromea.

La gente habla con sus mascotas porque no se tienen que preocupar por lo que digan, ni por la respuesta. “Del mismo modo que es más relajante caminar por un parque que por un estacionamiento, es más relajante estar con un animal que estar solo. Es tan tranquilizador como contemplar una puesta de sol”, afirma Beck.

Si quisiera tener una mascota, pero no quiere la responsabilidad de ser el amo de un perro o de un gato, puede ofrecerse como voluntario en un refugio de animales o en un zoológico, ofrecerse para pasear el perro de un vecino regularmente, armar un acuario, considerar un periquito o instalar comederos para pájaros en el exterior.

Hombre tocando instrumento musical y mujer lo escucha.

Larry Fink/Gallery Stock

La música puede disminuir el dolor causado por la artritis, bajar la presión arterial y ayudar a sanar diversas afecciones.

2. Suba el volumen

Incluso antes de nacer, podemos escuchar música, y la música nos mantiene en su poder durante toda la vida.

La música tranquilizadora, melódica alivia el estrés y reconforta. Los tonos vivaces, animados hacen que los pies se muevan y aumentan los niveles de energía. La música relajante es un instrumento simple y seguro para mejorar el sueño. La música ayuda a mantener la mente y el cuerpo saludables y resistentes, y activa regiones cerebrales específicas vinculadas con la emoción y la memoria.

“Si escucha una canción que le dispara un recuerdo del pasado, generalmente evocará recuerdos visuales y emocionales positivos”, afirma Peter Janata, neurocientífico cognitivo de University of California, en Davis. Janata sugiere escuchar música familiar que sabemos que nos pone de buen humor. “La música rítmica, animada y alegre siempre es una buena idea”, señala. “Hará que se levante de buen humor por la mañana”.

La música sigue siendo parte de la vida de las personas, sin importar la edad que tengan.

“Acabamos de finalizar un estudio en el que creamos listas de reproducción especialmente diseñadas para personas con la enfermedad de Alzheimer, basadas en música de su pasado”, cuenta Janata.

Los investigadores hallaron que las personas estaban mucho menos agitadas y ansiosas cuando escuchaban esta música. “Muy pocas veces pensamos en pasar música para quienes ya no pueden pedírnoslo, pero es importante que recordemos hacerlo”.

“La música afecta cada parte del cuerpo”, añade el profesor investigador Adarsh Kumar, de la Escuela de Medicina de University of Miami. “Si se relaja con música, la química del cuerpo cambia, y su comportamiento cambia”.

Mujer afro-america riéndose a carcajadas.

Ryan McVay/Getty Images

Una buena carcajada mitiga el dolor y aumenta la energía.

3. Ríase con ganas

La risa provoca cambios físicos que ayudan a que los sistemas inmunológico y endocrino funcionen mejor.

Y hay más: Los científicos saben que el estrés ejerce un efecto negativo sobre el corazón y hace que los vasos sanguíneos se estrechen.

“Nuevos datos surgidos del nuestro y de otros laboratorios muestran que una emoción positiva como la risa tiene efectos opuestos y libera químicos que permiten que los vasos sanguíneos se abran”, explica el cardiólogo Michael Miller, del Centro Médico de University of Maryland. “Creemos que reírse regularmente es bueno para el corazón”, agrega, “y ahora contamos con evidencia directa para sostener esta posición”.

Miller receta al menos una buena carcajada por día. Así que tómese las cosas con un poco menos de seriedad, encuentre algo que estimule su vena humorística y comparta este maravilloso regalo gratuito de la risa con los demás.

Zona de picnic en el parque nacional de White Sands National Monument, en Nuevo Mexico.

Nadav Kaner/Gallery Stock

El monumento nacional White Sands National Monument, en Nuevo México, es un excelente sitio para visitar y obtener los beneficios para la salud que brindan los grandes espacios verdes.

4. Regrese a la naturaleza

Busque espacios verdes extensos para levantar su humor y su autoestima. Investigadores de University of Essex, en Inglaterra, hallaron que las personas que realizaban actividades al aire libre estaban mucho menos enojadas, deprimidas y tensas.

“Evolucionamos en el mundo natural, que sigue siendo parte integral de nuestra salud y bienestar”, señala Stephen Kellert, ecologista social de Yale University.

Los ambientes naturales estimulan la mente. “La exposición al aire libre facilita nuestra capacidad para concentrarnos, ayuda a la memoria y nos renueva”, explica Kellert.

El ejercicio físico y el aumento de la resistencia asociados con el estar al aire libre producen beneficios importantes, ya que las personas se vuelven más sedentarias con la edad. Caminar, la jardinería, pescar, andar en bote o en bicicleta, todo cuenta. No se preocupe si no vive cerca de una montaña o del océano. Su propio patio trasero, el parque local, un jardín botánico que esté cerca, o un oasis verde en medio de la ciudad funcionarán bien.

Para aprovechar lo que la naturaleza tiene para ofrecer, elija un destino específico para una salida e incorpórelo como parte de su vida cotidiana.

Palma de la mano de un hombre.

Nadav Kaner/Gallery Stock

Ayudar a los demás sólo durante dos horas a la semana puede ayudarlo a dormir mejor, y mejorará su sistema inmunológico.

5. Ayúdese ayudando a los demás

Los voluntarios que dedican tiempo a organizaciones comunitarias, o que ayudan informalmente a amigos, parientes y vecinos, dicen experimentar más felicidad y mejor salud que las personas que no lo hacen.

Según la Corporation for National and Community Service (Corporación para el Servicio Nacional y Comunitario), los hombres y mujeres que se desempeñan como voluntarios están más satisfechos con su vida y gozan de mejor salud física que los no voluntarios. Los adultos mayores de 70 años que dedican unas 100 horas de su tiempo al año para realizar trabajos como voluntarios dijeron haber experimentado un menor deterioro de la salud y niveles de depresión más bajos que los no voluntarios.

“A los adultos mayores les gusta escuchar que el trabajo voluntario es beneficioso para su salud y que contribuye a su felicidad, pero eso es un subproducto derivado del trabajo voluntario”, señala Stephen Post, profesor de medicina preventiva en Stony Brook University, de Nueva York, y autor de The Hidden Gifts of Helping (Los dones ocultos de ayudar a los demás). “El hacer algo por los demás es la recompensa clave”.

Para aprovechar esta fuente de bienestar, vaya a volunteermatch.org e ingrese su ciudad o código postal.

6. Pruebe el Tai Chi

 Los suaves movimientos del tai chi disminuyan la ansiedad y la depresión, mejoran la calidad del sueño, bajan la presión arterial y alivian el dolor crónico. Estos ejercicios de bajo impacto y movimientos lentos alientan a quien los practica a concentrarse en la respiración y en el cuerpo, y le permiten concentrarse completamente en el presente.

“El Tai Chi contribuye a una actitud más positiva, no sólo como resultado del ejercicio sino también a través del apoyo de trabajar en un grupo”, señala Chenchen Wang, reumatólogo investigador de la Escuela de Medicina de Tufts University, de Boston.

El tai Chi enseña cómo pararse, caminar, levantar y respirar de una manera perfectamente natural, explica Tricia Yu, de Taos, Nuevo México, que ha enseñado esta disciplina por 38 años. Yu señala que el tai chi es adecuado para todos, y puede adaptarse a necesidades individuales.

Tanto el yoga, que proviene de la India, como el tai chi, de la China, son prácticas que involucran la mente y el cuerpo, y que reflejan una comprensión milenaria de cómo ambos trabajan juntos”, concluye Yu.

Tomar clases es la mejor manera de aprender tai chi.

Nissa Simon escribe sobre temas científicos y de salud.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO