Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

¿Están los médicos recetando antidepresivos en exceso?

Los toman muchas personas que no han sido diagnosticadas con depresión.

In English | Cada vez más médicos que no son psiquiatras ofrecen antidepresivos a sus pacientes, muchas veces, debido a síntomas confusos o imprecisos, como fatiga, dolores de cabeza o melancolía. De hecho, la práctica de recetar estas drogas sin un diagnóstico de depresión aumenta cada vez más y es más común entre hombres y mujeres mayores de 50 años. Casi cuatro de cada cinco recetas están indicadas por médicos de atención primaria o especialistas que no tienen formación en psiquiatría. Estos poderosos medicamentos podrían o bien no generar ningún efecto o, por el contrario, resultar sumamente nocivos.

Vea también: Peor el remedio que la enfermedad

Médico y un paciente en consulta - la prescripción de antidepresivos sin un diagnóstico de la depresión es cada vez mayor y más frecuente para las personas mayores

Fotografía por Joseph Rodriguez/Gallery Stock.

Hable con su médico acerca de la necesidad de tomar antidepresivos.

Actualmente, los antidepresivos son la tercera clase de droga más frecuentemente recetada en Estados Unidos, según un estudio publicado en la edición de agosto de Health Affairs. (El estudio también informó que los analgésicos y la medicación para bajar el colesterol son los dos más recetados). Los antidepresivos también son unos de los medicamentos más costosos para el sistema del cuidado de la salud, con ventas anuales de aproximadamente $11.000 millones ($11 billion).

Estos fármacos son efectivos para un número limitado de enfermedades, incluidas la depresión clínica, la depresión crónica y algunos trastornos de ansiedad. “Mi sensación es que ahora hay un grupo más grande de personas que toman antidepresivos por razones que no son claras”, señala el Dr. Mark Olfson, coautor y profesor de psiquiatría clínica de Columbia University. “Y cuando se tratan problemas no tan severos, es más difícil demostrar que son útiles”.

El estudio examinó la información proveniente de encuestas, llevadas a cabo por los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), que analizaron más de 230.000 consultas de adultos a consultorios de médicos de atención primaria y especialistas no psiquiatras. Los investigadores hallaron que, durante el 2007, el 73 % de las recetas de antidepresivos se extendían para pacientes sin un diagnóstico formal de depresión, en comparación con el 60 % en 1996.

En el mismo período, el grupo de médicos que recetaban antidepresivos sin ese diagnóstico aumentó del 30 % al 55 %. El prototipo de paciente que recibió antidepresivos sin un diagnóstico formal era el de una mujer blanca, mayor de 50 años, con presión arterial alta, diabetes o varios problemas médicos.

Siguiente: ¿Coinciden sus síntomas con los de la depresión clínica? >>

El psiquiatra Dilip Jeste de la University of California en San Diego afirma que las conclusiones del estudio son importantes. Jeste, presidente electo de la American Psychiatric Association, sostiene que recomendar una medicación por razones que no están aprobadas por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), una práctica denominada prescripciones off-label, “no es ilegal, ni tampoco algo fuera de lo común en la práctica de la medicina clínica”. Sin embargo, “los antidepresivos son fármacos poderosos que pueden causar una variedad de efectos adversos, que resultan más comunes en adultos mayores con varios problemas médicos”; de modo que “los hallazgos del estudio son preocupantes”. Según la droga específica, los efectos secundarios pueden incluir vértigo, problemas para dormir, cambios en la presión arterial y aumento de peso.

Las personas deberían reconocer la diferencia entre tristeza y aflicción, las que se vuelven más comunes con la edad.

Olfson señala que las personas deberían reconocer la diferencia entre tristeza y aflicción, las que se vuelven más comunes con la edad, y el persistente y penoso patrón de depresión que interfiere con el sueño, el apetito y la concentración. Olfson aconseja a las personas que hablen con un médico sobre estas emociones.

“Averigüe si el médico siente que sus síntomas coinciden con la definición de depresión clínica, por qué y si la medicación podría ayudar”, prosigue Olfson. “Y como los antidepresivos no tienen un efecto inmediato, pregunte cuánto tiempo le llevará notar alguna diferencia”. Tiene que poder tomarse el tiempo para hablar de estos asuntos con el médico, no intente apresurar la conversación en el transcurso de una visita rápida de 15 minutos.

“Esta charla lo ayudará a comprender mejor su propio tratamiento, de modo que usted pueda reconocer si está funcionando o no”, aconseja Jeste.

Nissa Simon escribe sobre temas científicos y de salud en Nueva Haven, Connecticut.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO