Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿La conjuntivitis es un nuevo síntoma de la COVID-19?

Los virus se encuentran entre las causas comunes de la conjuntivitis.

Toma cercana de un ojo infectado con conjuntivitis

GETTY IMAGES

In English | Es la época de la tos, la congestión, y los ojos rojizos y con picazón.

En cualquier otro año, estas dolencias se deberían a otra temporada más de resfriado común y gripe. Pero este otoño e invierno, muchas personas se preguntarán: ¿es coronavirus?

Aunque hay muchas similitudes entre los síntomas de la COVID-19 y las enfermedades más comunes de la temporada de resfriados y gripe —el dolor de garganta, la secreción nasal y la tos son indicadores de los tres, por ejemplo—, tener solamente un ojo lloroso e irritado probablemente signifique que no tengas la COVID-19, dice el Dr. Alfred Sommer, profesor de Epidemiología, Salud Internacional y Oftalmología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

La conjuntivitis —una infección ocular— puede ser causada por varias cosas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), entre ellas, bacterias, alérgenos y virus diferentes. Sin embargo, “hay muy pocas pruebas de que las personas desarrollen conjuntivitis debido a la COVID-19”, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, dice Sommer.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Algunos estudios han encontrado que existe un vínculo entre la conjuntivitis y el coronavirus. Un informe publicado en marzo en JAMA Ophthalmology halló que casi un tercio de una pequeña muestra de pacientes con COVID-19 en la provincia de Hubei, China, tuvieron “manifestaciones oculares” similares a la conjuntivitis. La mayoría de las personas que tuvieron estos síntomas oculares sufrían casos graves de la COVID-19 (y, a menudo, tenían neumonía); solamente un paciente presentó conjuntivitis como primer síntoma.

Otro estudio, también llevado a cabo en China y publicado en JAMA Ophthalmology en agosto, halló que mientras la mayoría de los síntomas más comunes entre 216 niños hospitalizados con la COVID-19 eran fiebre y tos, aproximadamente el 23% tenían síntomas iguales a los de la conjuntivitis, incluidos la secreción y la congestión de la conjuntiva y frotarse los ojos. (La conjuntiva es la membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo).

No obstante, Sommer dice que la conjuntivitis se “presenta de manera inusual” debido a una infección por coronavirus. Un metaanálisis de una investigación disponible en la revista Journal of Medical Virology llega a la misma conclusión: halló que la tasa general de conjuntivitis en pacientes con la COVID-19 era del 1.1%. La incidencia era un poco más alta en pacientes con casos severos de la COVID-19: un 3%.

Reconoce las señales de la conjuntivitis

Entre los síntomas de la conjuntivitis se pueden encontrar los siguientes:

• Parte blanca del ojo (o los ojos) de color rosa o rojizo

• Hinchazón de la membrana delgada que recubre la parte blanca del ojo y el interior del párpado

• Aumento de la producción de lágrimas

• Necesidad de frotarse uno o ambos ojos

• Picazón, irritación o ardor en uno o ambos ojos

• Secreción del ojo (una secreción acuosa es una señal de una infección viral; una secreción como pus indica que la conjuntivitis es bacteriana)

• Formación de costras en los párpados o las pestañas, especialmente en la mañana

• Incomodidad al usar lentes de contacto

Fuente: CDC

“Las personas que contraen la COVID y se enferman por la COVID son mucho más propensas a tener todos los demás síntomas que has escuchado y sobre los que has leído todo el tiempo: tos, pérdida del sentido del olfato, pérdida del sentido del gusto, entre otros”, dice Sommer.

La prevención del coronavirus también protege contra la conjuntivitis

Aunque la conjuntivitis a menudo se asocia con los niños debido a su capacidad de propagarse rápidamente en el ambiente escolar, cualquier persona, incluidos los adultos mayores, pueden padecerla. “Los virus que causan la conjuntivitis no discriminan”, dice Sommer. (Y, con frecuencia, la conjuntivitis se debe a un virus, añade).

Si desarrollas las señales de alerta de la conjuntivitis —por ejemplo, la parte blanca del ojo se torna color rosa o rojo, hinchazón de la membrana que recubre el ojo y aumento de la producción de lágrimas— y te preocupa la infección y cualquier relación que pueda tener con la COVID-19, comunícate con tu médico u oftalmólogo. Si tienes dolor en el ojo, visión borrosa o dificultad de la visión y un poco de sensibilidad a la luz, procura recibir atención médica inmediata.

Un médico generalmente puede determinar la causa de la irritación del ojo y, luego, indicar el tratamiento adecuado, si fuera necesario. Los antibióticos pueden ayudar a acortar la duración de la infección y reducir las complicaciones, si la conjuntivitis fue causada por una bacteria, dicen los CDC. Es posible que se receten medicamentos antivirales para los casos severos de conjuntivitis viral.

“Por lo general, [la conjuntivitis] no es peligrosa; simplemente es incómoda”, dice Sommer. También es altamente contagiosa.

La buena noticia: Mucho de lo que las personas están haciendo actualmente para prevenir la propagación de la COVID-19 —lavarse las manos frecuentemente, limpiar y desinfectar, no tocarse la cara con las manos— también ayuda a bloquear la transmisión de la conjuntivitis.

“Si alguien llegara a tener conjuntivitis, lo único que debe reconocer completamente es evitar tocarse el ojo” y mantener distancia con los demás, agrega Sommer. La conjuntivitis causada por alérgenos o irritantes, sin embargo, no es contagiosa, a menos que se desarrolle una infección viral o bacteriana secundaria, señalan los CDC.

Además de comunicarse con un oftalmólogo para abordar las inquietudes con respecto a la conjuntivitis, Sommer dice que los adultos mayores con ciertos problemas oculares que requieran cuidado rutinario —glaucoma y degeneración macular, por ejemplo— deben comunicarse con su oculista para hacerse pruebas regulares y recibir tratamientos durante la pandemia para prevenir daños adicionales en los ojos. Al igual que los establecimientos de atención primaria y consultorios de dentistas, la mayoría de los oftalmólogos están atendiendo a pacientes de nuevo y tomando las medidas preventivas para mantener a todos seguros.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.