Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Qué es la inflación? Entiende por qué aumentan los precios y si deberías preocuparte

Un aumento reciente en el índice de precios al consumidor está suscitando temores de inflación.

Mujer con cara de angustia y sosteniendo mini billete de un dólar

TETRA IMAGES / GETTY

In English | Si creciste durante la década de 1970 o a principios de la década de 1980, es posible que la inflación sea algo que te causa ansiedad económica. Es probable que recuerdes los racionamientos de gasolina y los precios crecientes de todo, desde las hamburguesas hasta la ropa.

El aumento reciente del índice de precios al consumidor para todos los consumidores urbanos (CPI-U), que es el principal medidor de inflación que utiliza el Gobierno, seguramente también te asustó un poco. Los precios de las habitaciones de hotel, la gasolina y hasta el tocino han subido mucho en los últimos 12 meses.

Pero ¿a qué viene tanto alboroto? ¿Qué es la inflación? ¿Cuáles son sus causas y sus soluciones? ¿Cuánto deberías preocuparte ahora sobre la inflación? A continuación, una guía sobre la inflación y algunos consejos sobre cómo manejarla.

¿Qué es la inflación?

En pocas palabras, la inflación es un aumento en los precios. El CPI-U, el índice de inflación que se usa más comúnmente, mide el cambio promedio en los precios de una canasta de bienes que representa el consumo de los habitantes de ciudades y zonas suburbanas. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, que mantiene datos para este índice, el CPI-U ha aumentado un promedio del 3.2% al año desde 1914.

El resultado más reciente del índice fue sin duda mayor que el promedio: el CPI-U subió un 4.2% en los 12 meses que terminaron en abril, el aumento más grande en 12 meses desde septiembre del 2008. El aumento de este índice en un mes —el 0.8% en abril— fue el más grande desde el 2009.

Tu experiencia con la inflación probablemente sea distinta de lo que refleja el CPI-U, el cual pondera cada artículo según una fórmula cuyo propósito es reflejar el hogar promedio. Si tienes hijos en la universidad, gastos médicos grandes o un apetito de gastrónomo, seguramente tu costo de vida aumentó más que el índice de precios al consumidor (CPI). Por otro lado, si tus hijos ya se mudaron de tu hogar y no tienes muchos gastos médicos, es probable que tu costo de vida haya subido menos que el CPI.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Qué causa la inflación?

Una definición sencilla de la inflación es que hay demasiado dinero con el que se intenta comprar una cantidad demasiado pequeña de mercancía y servicios. A veces, la economía se acelera tan rápido —ya sea por un bajo índice de desempleo o gastos del Gobierno, o por ambas cosas—, que los consumidores, quienes tienen mucho dinero, hacen que suban los precios, y los empleadores aumentan los salarios para mantenerse a la par de los precios crecientes. Por ejemplo, a fines de la década de 1960, el desempleo disminuyó al 3.4% y la inflación aumentó a casi el 6%.

Otra manera en la que aumenta la inflación es cuando una escasez repentina de un insumo clave, tal como el petróleo, eleva los precios. En 1973, el embargo árabe de petróleo redujo drásticamente el suministro de petróleo. La gente esperaba en fila durante horas para llenar el tanque de gasolina, y en 1974 el Gobierno federal impuso un límite de velocidad de 55 millas por hora en las carreteras para ahorrar combustible. El CPI aumentó un 6.2% en 1973 y un 11% en 1974.

Con frecuencia, la guerra desencadena inflación: el CPI aumentó un 18% en 1918, debido a que todo escaseó durante la Primera Guerra Mundial, desde los alimentos enlatados hasta el cobre. En 1942, a medida que se intensificaba la Segunda Guerra Mundial, el CPI subió un 10.9%. La época de la Guerra de Vietnam combinó una economía sobrecalentada y gastos gubernamentales masivos, lo que avivó otra espiral inflacionaria. El CPI subió un 13.5% en 1980, y tuvo un aumento anual promedio del 8.5% desde 1972 hasta 1981.

¿Cuáles son los efectos de la inflación?

El efecto obvio de la inflación es que se hace más difícil pagar por lo que se necesita. Para cualquier persona con ingresos fijos, tales como una pensión o el Seguro Social, la inflación significa que los pagos mensuales compran un poco menos todos los meses. Algunos se ven obligados a empezar a comprar cortes de carne más económicos, bajar el termostato durante el invierno o hasta dejar de tomar dosis de medicamentos.

Un efecto menos obvio de la inflación son las tasas de interés más altas. Si la inflación es del 4%, los banqueros que otorguen un préstamo al 3% perderán dinero cuando los números se ajustan por inflación. Por lo general, cuando la inflación empieza a aumentar, también aumentan las tasas de interés que se cobran por las hipotecas y otros préstamos. Para quienes ahorran, el rendimiento de los certificados de depósito bancarios y los fondos del mercado monetario típicamente también aumentan, aunque quizás con menor rapidez.

La inflación es acumulativa, porque los precios casi nunca bajan después de subir. Un pago mensual de $100 tendrá un poder adquisitivo de unos $82 después de una década de apenas un 2% de inflación. Debido al efecto a largo plazo de la inflación para los jubilados, en 1975 el Congreso aprobó ajustes anuales por costo de vida para los beneficiarios del Seguro Social.

La inflación muy descontrolada —por lo general impulsada por la impresión continua de dinero por parte de los bancos centrales— se conoce como hiperinflación. Por ejemplo, en Alemania en 1923, los precios al consumidor se duplicaban cada par de días. Durante estos períodos, la gente a menudo intercambia su dinero por divisas más estables o por oro, y los disturbios políticos son comunes: la inestabilidad de la economía alemana en la década de 1920 fue una de las razones del ascenso al poder de Adolf Hitler.

¿Cómo se soluciona la inflación?

En pocas palabras, con una recesión. Cuando aumenta el desempleo, la demanda de los consumidores disminuye y los precios tienden a estabilizarse —o al menos dejan de aumentar tan rápido—. En la década de 1980, la Reserva Federal hizo que se dispararan las tasas de interés a corto plazo con la intención de disminuir el ritmo de la economía y reducir el suministro de dinero que ingresaba al sistema. Los negocios y los consumidores tienden a reducir sus gastos cuando los préstamos se vuelven más costosos. La tasa de interés de una hipoteca convencional de tasa fija a 30 años llegó a un porcentaje asombroso —16.63%— en 1981.

Si bien la Reserva Federal trata de no provocar una recesión (los bancos centrales intentan lograr lo que ellos llaman un “aterrizaje suave”), a menudo eso es exactamente lo que ocasionan las tasas que aumentan. Las crecientes tasas de interés durante la década de 1980 causaron dos recesiones cortas y agudas, y desde entonces, la inflación en gran parte se ha contenido.

¿Qué ocasionó el aumento actual en la inflación?

Según los economistas, el período actual de inflación fue ocasionado principalmente por las interrupciones de suministros durante la pandemia de COVID-19. “Cualquiera que creyó que tenía estrategias para cerrar la economía o volverla a abrir no analizó con suficiente detalle las estanterías”, dice Mark Hamrick, jefe de la oficina de Bankrate.com en Washington, D.C.

Por ejemplo, se disparó algo que parece rutinario, las tarifas de alquiler de automóviles, porque la demanda de alquileres se evaporó durante la pandemia y las empresas de alquiler de autos vendieron grandes porciones de sus flotas. Cuando la economía empezó a volver a abrir, a estas empresas les resultó difícil encontrar suficientes autos porque la escasez de chips para computadoras dificultó la producción de nuevos automóviles por parte de muchos fabricantes. “El virus terminó teniendo un gran impacto en las cadenas de suministro a nivel global”, afirma Hamrick.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El gigante de inversiones BlackRock predice que el brote actual de inflación durará poco, hasta que la economía regrese a la normalidad. “Se ha materializado una mayor inflación y la volatilidad del mercado está aumentando a medida que se acelera el ritmo del reinicio económico”, escribió la empresa en una carta a sus clientes el 17 de mayo. “Esto está sucediendo de acuerdo con nuestra opinión de que la economía se encuentra en un ‘reinicio’, en vez de en una recuperación tradicional”.

Incluso si el período actual de inflación es temporal, es un llamado de atención para mantener a mano algunos ahorros para emergencias, según Hamrick, y un llamado al cual el público ha prestado atención. La tasa actual de ahorros personales en Estados Unidos se disparó al 27.6% en marzo, y es la segunda tasa más alta de la historia. (La tasa más alta fue del 33.7% en abril del 2020, al principio del cierre debido a la pandemia). “Parece que esta experiencia ayudó a cristalizar para muchas personas la necesidad de ahorrar para emergencias en el futuro”, dice. “No se trata de lo que aparecerá como emergencia más adelante, ya sean gastos dentales... o una interrupción laboral o de ingresos. Se trata de estar preparados cuando suceda”.


John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.