Skip to content
 

Por qué quienes ahorran para la jubilación deben ignorar el escándalo de Robinhood

Los inversionistas a largo plazo con ahorros diversificados tienen poco que temer con respecto a la odisea de GameStop.

Computadora portátil con el logo de GameStop en la pantalla y un teléfono móvil con la aplicación de RobinHood.

NURPHOTO / GETTY IMAGES

In English | Un grupo de pequeños inversionistas que frecuentaban un sitio de discusión en línea generaron gigantescas ganancias con acciones de GameStop en los últimos días, y al mismo tiempo provocaron que grandes jugadores de Wall Street sufrieran enormes pérdidas. Como resultado, Robinhood, la popular aplicación de compraventa de acciones, y varios fondos de cobertura están sufriendo las consecuencias, a pesar de que algunos inversionistas de GameStop tienen ya otros blancos. El más reciente es el mercado de la plata.

¿Esto es algo que debe preocupar a quienes ahorran para la jubilación? Probablemente no. Si inviertes para la jubilación, debes buscar inversiones que produzcan ganancias a largo plazo, no el próximo viernes. Tampoco debes invertir en acciones individuales, particularmente acciones de pequeñas y dudosas empresas. Elige fondos mutuos de bajo costo bien diversificados, los cuales no realizan estas riesgosas prácticas, y deja que sean las personas a quienes les sobra el dinero las que hagan apuestas a corto plazo.

¿Qué fue lo que ocurrió?

GameStop es una tienda minorista donde se pueden comprar o alquilar videojuegos y otros artículos necesarios para jugar, como controles, auriculares y tarjetas de memoria. Debido a que en la actualidad los jugadores de videojuegos tienden a descargar sus juegos y comprar sus accesorios de juego por internet, la empresa perdió dinero en el 2020 y anunció el año pasado que tenía planeado cerrar 450 tiendas. Como era de esperar, las acciones (cuyo símbolo bursátil es GME) se vieron afectadas, y el pasado mes de abril llegaron a venderse por tan solo $2.57 cada una. El mal rendimiento de las acciones de GameStop motivó a grandes inversionistas de Wall Street a apostar a que el precio de la empresa seguiría disminuyendo. En el lenguaje de Wall Street, realizaron ventas cortas ("shorting") de las acciones.

En la venta corta de acciones, el inversionista pide acciones prestadas a alguien más, las vende y espera poder volver a comprarlas a un precio más bajo cuando llegue el momento de devolverlas. Si las acciones prestadas se venden a $10 cada una y se vuelven a comprar a $7, se obtiene una ganancia de $3 por acción (menos los costos de transacción, entre ellos el pequeño cargo que se paga por tomar prestadas las acciones).

El detalle es que tarde o temprano habrá que cerrar esas posiciones. Si haces una venta corta de acciones, tienes que comprar suficientes acciones para devolver las que tomaste prestadas. La venta corta es muy divertida cuando las acciones caen. Sin embargo, cuando el precio sube, puede comenzar el pánico, particularmente si hay muchas apuestas grandes por la caída de las acciones.

Y ese fue el problema que ocurrió con GameStop. A los jugadores de Wall Street les encantó hacer ventas cortas de las acciones. Pero cuando llegó la hora de cerrar sus apuestas cortas, tuvieron que comprar las acciones que habían tomado prestadas a precios mucho más altos. Las acciones de GameStop alcanzaron su precio más alto, de $483 cada una, el 28 de enero.

Del otro lado de la apuesta se encontraban pequeños inversionistas cuyas inversiones relativamente modestas se dispararon en valor. A medida que más y más personas compraron acciones, el precio de GameStop aumentó cada vez más. Robinhood, una aplicación gratuita de compraventa de acciones que se puede descargar a los teléfonos inteligentes, impulsó el frenesí de compras debido a que permite a los pequeños inversionistas comprar y vender acciones —incluso acciones fraccionadas— sin comisiones. Jaydyn Carr, un niño de diez años cuya madre le regaló diez acciones de GameStop que le costaron $60, vendió las acciones por un poco menos de $3,200. Los tres mayores accionistas supuestamente ganaron más de $2,000 millones en las últimas semanas.

Robinhood, al enfrentar presión financiera a causa del volumen sin precedentes de transacciones realizadas en su aplicación, limitó temporalmente la compraventa de acciones de GameStop y de algunas otras acciones que se vieron implicadas en la situación. Esto provocó gritos de indignación por parte de los usuarios de la aplicación, casi tan fuertes como los lamentos de los grandes inversionistas de Wall Street que perdieron dinero. “Para los inversionistas fue una lección sobre las redes sociales y el impacto combinado de pequeños inversionistas (y tendencias sociales), al cual algunos de los que salieron perjudicados llamaron gobierno de las muchedumbres, manipulación y transacciones ‘flash’”, escribió a sus clientes Howard Silverblatt, analista sénior de índices de S&P Dow Jones Indices.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Lecciones para quienes ahorran para la jubilación

Para el inversionista promedio que ahorra para la jubilación, la tormenta de GameStop tiene poco impacto. La mayoría de las personas no pueden invertir en los fondos de cobertura que salieron perjudicados por apostar en contra de las acciones de GameStop. Por lo general, necesitas tener un patrimonio neto de $1 millón (sin incluir tu vivienda), o ingresos anuales de más de $200,000 (o $300,000 en conjunto con un cónyuge) durante los dos últimos años, solo para poder invertir en un fondo de cobertura.

Algunos fondos de jubilación que invierten considerablemente en fondos de cobertura pudieron haberse visto afectados. Pero es bastante inusual que un fondo de jubilación invierta una gran parte de sus activos en un solo fondo de cobertura. Se requiere que los fondos de jubilación sean diversificados y minimicen el riesgo de grandes pérdidas.

Y los inversionistas individuales que ahorran para la jubilación probablemente se enteraron de esto en las noticias, no mediante los saldos de sus planes 401(k). “Quienes ahorran para la jubilación y participan en un plan 401(k) no tienen de qué preocuparse porque no es muy probable que los fondos que tienen como opciones usen estrategias de venta corta como lo que ocurrió con GameStop”, escribió en un correo electrónico Mark Bass, planificador financiero de Lubbock, Texas. La Comisión de Bolsa y Valores (SEC) restringe la venta corta en la mayoría de los fondos mutuos.

El típico inversionista que ahorra para la jubilación compra fondos mutuos, y la mayoría de los fondos mutuos ni siquiera cuentan con las acciones que experimentaron los incontrolables altibajos, o no cuentan con suficientes acciones como para afectarlos. El 45% de todos los activos de los planes 401(k) se invierten en fondos mutuos, y un 31% se invierten en fondos de inversión colectivos, que son inversiones conjuntas similares a los fondos mutuos, según Morningstar. Cuando eres dueño de un fondo con cientos de acciones distintas, todas de diferentes industrias, los giros de uno o dos activos pequeños no lo afectarán mucho. Por ejemplo, el Vanguard Total Stock Market Index Fund, el fondo mutuo de acciones más grande de EE.UU., posee el 2.1% de todas las acciones de GameStop, según Morningstar. Eso equivale, aproximadamente, a menos del 0.01% de los activos totales del fondo, el cual tiene un valor de $1 billón.

“Si tienes una cuenta IRA autodirigida que te permite apostar —perdón, invertir— en GameStop, entonces eso es diferente”, dice Bass.

Pero si la cartera de tu plan 401(k) es típica y está compuesta de fondos mutuos, no te preocupes, explicó en un correo electrónico Harold Evensky, fundador de Evensky & Katz/Foldes Financial en Coral Gables, Florida. “Solo diviértete viendo a los lunáticos que compran y venden acciones de GameStop enloquecer y sufrir de úlceras bien merecidas”, dice.

Y quienes invierten para la jubilación realizan inversiones a largo plazo, lo cual significa que, por lo general, no esperan invertir en acciones el lunes por la mañana y duplicar su dinero antes de la hora del almuerzo el martes. Después de todo, una acción que puede duplicar su valor de la noche a la mañana también puede perder la mitad de su valor de la noche a la mañana. Gracias a las despiadadas matemáticas de las pérdidas, una persona jubilada o por jubilarse tiene menos probabilidades de recuperarse de una gran pérdida que un inversionista más joven. A fin de cuentas, si sufres una pérdida del 50%, necesitas ganancias del 100% solo para recuperarte. El 3 de febrero, las acciones de GameStop disminuyeron a $92.41, una pérdida del 81% del precio más alto alcanzado el 28 de enero.

¿Cuál es la lección más importante para quienes invierten para la jubilación? Realiza inversiones diversificadas para reducir tu riesgo de pérdidas catastróficas; esto incluye la diversificación fuera del mercado. Dedica tiempo a pensar en tus metas y cómo las lograrás. “Si tienes un plan completo”, dice Pete Cymbalak, asesor de inversiones de Empowered Financial Management en Middleton, Wisconsin, “sigue ese plan. Si no te distraen los objetos brillantes y no les temes a las nubes negras, vas a estar bien”.

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today , y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera de 1998. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.