Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Estás empezando a ahorrar para la jubilación a los 50? Te contamos cómo puedes hacerlo

Nunca es demasiado tarde para empezar a ahorrar para el futuro.

Ilustración que muestra muchas manos trabajando para ahorrar para la jubilación

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English | "En un mundo perfecto, todos empezaríamos a ahorrar [para la jubilación] desde el día en que recibimos nuestro primer ingreso", señala Nicole Gopoian Wirick, planificadora financiera certificada en Birmingham, Míchigan. "Pero ya sabemos que el mundo no es perfecto y que a veces empezar más tarde es inevitable".

Y muy común. Un informe del 2018 de la Reserva Federal reveló que el 25% de los adultos no jubilados no tienen ahorros ni un plan de pensiones para la jubilación, y solo el 45% de los adultos no jubilados de más de 60 años creen que su plan de ahorros para la jubilación va por buen camino.

Si tienes más de 50 años y te angustia pensar en la jubilación, no desesperes: aún estás a tiempo de crear una reserva... si sigues los pasos correctos. "Nunca es demasiado tarde para preparar un plan financiero integral que se ajuste a tus objetivos", advierte Wirick.

A continuación, te proponemos un enfoque metódico avalado por planificadores financieros de todo el país. Tal vez también te interese ponerte en contacto con un planificador de tu zona que pueda asesorarte teniendo en cuenta tus circunstancias personales.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ajusta tu presupuesto y programa ahorros automáticos

Primero, para tener más efectivo disponible, revisa tu presupuesto y recorta los excesos. La comida, por ejemplo, es un área en la que muchas personas gastan demasiado, dice Nadine Marie Burns, planificadora financiera certificada de Ann Arbor, Míchigan. "Crear un plan de comidas podría suponer un ahorro de $100 al mes porque dejarías de comprar alimentos que no necesitas o utilizas".

A continuación, proponte un objetivo de ahorros realista y calcula cuánto puedes ahorrar automáticamente de forma regular, dice Wirick. Si eso te resulta abrumador, enfócate en aplicar pequeños cambios poco a poco. "Anticipa que vivirás muchos años, probablemente hasta después de los 90, y haz tus cálculos de ingresos de jubilación a partir de este supuesto", comenta George Gagliardi, planificador financiero certificado de Lexington, Massachusetts. No puedes controlar cuántos años vas a vivir, pero el hombre promedio de 50 años puede anticipar vivir unos 30 años más, es decir, hasta los 80, y la mujer promedio de 50 años probablemente viva otros 33 años, hasta los 83, según la Administración del Seguro Social.

Paga tus deudas

¿Tienes deudas de tarjetas de crédito? Sáldalas lo más rápido posible para poder ingresar mayores cantidades a tu cuenta de ahorros. Malcolm Ethridge, planificador financiero certificado de Rockville, Maryland, también recomienda crear un plan para pagar toda la hipoteca antes de jubilarte. "Recortar los gastos de vivienda reduce el porcentaje de tus ingresos que tendrás que reemplazar anualmente", dice. Evita también contraer deudas futuras, advierte Natalie Pine, planificadora financiera certificada de College Station, Texas. "Por ejemplo, si estás pagando un auto a plazos, cuando hayas devuelto todo el préstamo sigue poniendo dinero en una cuenta para comprar un vehículo nuevo, así cuando tengas que comprarte otro lo podrás pagar en efectivo y gastarás menos".

Invierte

Si tienes una cartera de productos que no sea de jubilación o si eres trabajador independiente y administras tu propio fondo de jubilación, asegúrate de programar inversiones automáticas para amortizar al máximo el costo de la inversión. Las inversiones regulares te permiten comprar más acciones cuando los precios de la bolsa bajan y menos cuando suben. Y, sobre todo, no tendrás que acordarte de hacer un cheque todos los meses.

También deberías mantener diversos tipos de inversiones —con al menos un 60% en acciones— en una combinación que sea lo suficientemente agresiva para ayudarte a lograr tu objetivo con el paso del tiempo, apunta Sandra Adams, planificadora financiera certificada de Southfield, Míchigan. Pero no asumas un nivel tal de riesgo que te haga pensar en vender todo cuando cae el mercado. "Entrar y salir del mercado puede causar grandes retrocesos en tu plan, y si ya estás empezando tarde no te puedes permitir ningún contratiempo", advierte. 

Si puedes, contribuye el máximo permitido a tu plan de jubilación

Si tienes un plan de jubilación en el trabajo, contribuye lo suficiente para recibir las prestaciones máximas que iguala tu empleador, dice James Shagawat, planificador financiero certificado de Paramus, Nueva Jersey. "A partir de los 50, puedes contribuir hasta $26,000". También deberías averiguar si tu organización ofrece planes de ahorros adicionales para la jubilación.

Pero hay una salvedad: si la contribución de tu empleador es con acciones de la empresa, podrías quedar expuesto al "riesgo de concentración". Un estudio publicado por el Employee Benefit Research Institute (Instituto de Investigación de Beneficios para Empleados) muestra que los empleados con planes 401(k) que reciben contribuciones del empleador en forma de acciones de la empresa con el tiempo terminan teniendo más de la mitad del saldo total de su cuenta en esas acciones. Si ese es el caso, el rendimiento pobre de la empresa podría afectar tus resultados.

Pero esto se puede compensar con contribuciones a una cuenta Roth IRA con inversiones diversificadas. Como las contribuciones a una cuenta Roth se hacen con fondos que ya han pagado impuestos, cuando te jubiles y empieces a retirar dinero no tendrás que pagar impuestos. A partir de los 50 años, puedes contribuir hasta $7,000 al año, agrega Shagawat. "La cantidad exacta depende del nivel de ingresos; en el 2021, va disminuyendo a partir de $125,000 y hasta $140,000 de ingreso bruto ajustado modificado (MAGI) para las personas solteras, y de $198,000 a $208,000 para las parejas casadas que presentan una declaración conjunta". Asegúrate de realizar estas inversiones al principio del año fiscal; no esperes hasta la fecha límite de presentación de los impuestos del 15 de abril del año siguiente, señala Justin Meinhart, planificador financiero certificado de Winston-Salem, Carolina del Norte. "Podrás aprovechar más de un año de crecimiento y beneficiarte del interés compuesto".

Planifica posibles emergencias

Acuérdate de proteger tus ahorros para la jubilación con un fondo de emergencias para costear gastos inesperados. Puedes crearlo depositando los aumentos de sueldo o las bonificaciones que recibes, sugiere Pine. Además, piensa en tener un seguro que incluya contingencias por discapacidad, agrega. "Si no puedes trabajar después de los 50 y no has ahorrado nada, será muy difícil recuperarte en caso de que surjan contratiempos. Asegúrate de tener buenas pólizas de vivienda, automóvil y de seguro suplementario. También necesitas seguro médico".

Consigue ingresos extra

¿Necesitas más dinero? Consigue un trabajo a tiempo parcial que disfrutes o vende las posesiones que ya no quieras en una subasta o en una de las aplicaciones de compraventa que existen ahora.

También puedes pensar en vender la casa y mudarte a una vivienda más pequeña o a una zona más asequible, indica Benjamin Offit, planificador financiero certificado de Towson, Maryland. Vivir con menos puede suponer grandes ahorros que puedes guardar para el futuro.

Finalmente, visita la página de recursos perdidos de tu estado (en inglés) por si tuvieras alguna cuenta antigua olvidada, recomienda Sarah Carlson, planificadora financiera certificada de Spokane, Washington. "Si has tenido varios empleadores, tal vez tengas cuentas que se hayan entregado al estado. Tengo clientes que recuperaron dinero que ni sabían que tenían o con el cual habían perdido la conexión porque se mudaron y nunca recibieron la documentación".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Trabaja todo lo que puedas

Jubilarse a los 60 o 62 años es cosa del pasado, señala Sean Pearson, planificador financiero certificado de Conshohocken, Pensilvania. Algunos de sus clientes más satisfechos siguen trabajando después de los 60 o 65 años, tal vez no en posiciones de alta presión, de 40 a 50 horas semanales, pero sí en empleos menos exigentes. La ley SECURE (Preparando a todas las comunidades para una mejor jubilación) del 2019 permite que las personas que generan ingresos continúen contribuyendo a cuentas IRA tradicionales incluso después de los 70 años y medio. "Cada año que sigas generando ingresos y ahorrando supone un año menos de vivir de los ahorros de la jubilación", afirma.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.