Skip to content
 

5 pasos para rastrear dinero perdido

Descubre un tesoro oculto en tus antiguos planes 401(k).

Ilustración de una oficina con un escritorio por el aire con un documento del 401k en uno de los cajones

IMAGEZOO / GETTY IMAGES

In English

¿Te gustaría recibir la parte que te corresponde de $1.35 billones?

Según un estudio realizado por Capitalize, una compañía que ayuda a las personas a transferir los activos jubilatorios patrocinados por un empleador, a mayo del 2021 esa era la cantidad repartida entre aproximadamente 24 millones de cuentas 401(k) olvidadas de empleos anteriores. El estudio halló que cada año queda dinero en aproximadamente 2.8 millones de cuentas 401(k) cuando sus propietarios dejan el trabajo.

Ya quedaron atrás los tiempos en que los trabajadores forjaban sus carreras con un solo empleador. Datos de las estadísticas del Departamento de Trabajo de Estados Unidos indican que quienes nacieron en los últimos años de la generación de los baby boomers —entre 1957 y 1964— han tenido, en promedio, 12.4 empleos entre los 18 y los 54 años. Y si bien casi la mitad de esos empleos corresponden al período de los 18 a los 24 años, esto aun así supone un promedio de seis puestos diferentes en la vida adulta. Además, últimamente los trabajadores han estado dejando el trabajo en masa —supuestamente para buscar mejores puestos— en un movimiento que se ha dado en llamar “la Gran Renuncia”.

La falta de acción puede resultar costosa

Si has dejado dinero atrás, es conveniente que lo rastrees. El saldo promedio en las cuentas olvidadas es de $55,400. A lo largo de la vida, dice Capitalize, no reclamar esos fondos puede costarle a una persona hasta $700,000 en ahorros jubilatorios, una estimación que se basa en datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, la Oficina del Censo, los registros de planes 401(k), las cuentas IRA y el Center for Retirement Research de Boston College.

Olvidarse de antiguos planes 401(k) y de cuánto dinero hay en ellos es algo muy común, dice Kashif Ahmed, un planificador financiero certificado de American Private Wealth en Bedford, Massachusetts. “Recientemente descubrimos un plan de una clienta que tenía más del triple de lo que ella pensaba”. Tú has trabajado por ese dinero, de modo que es importante que lo encuentres y continúes haciéndolo crecer, dice Tess Zigo, una planificadora financiera certificada de Emerge Wealth Strategies en Palm Harbor, Florida. “Aunque parezca increíble, he visto muchas personas jóvenes que tienen cuentas antiguas con fondos en el mercado monetario que no les devengan nada”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Sigue estos pasos (busca ayuda si la necesitas)

Al mismo tiempo, localizar tus cuentas antiguas puede ser difícil por varios motivos. Por ejemplo, en el primer año de la pandemia, cientos de miles de empresas en el país cerraron en forma definitiva. Además, dice Zigo, tal vez te hayas mudado o cambiado de dirección de correo electrónico, por lo que a tu antiguo empleador le podría resultar imposible comunicarse contigo. Tal vez el patrocinador de tu antiguo plan 401(k) cambió. “Uno de mis clientes intentó comunicarse diez veces con un patrocinador anterior. Puede ser un proceso frustrante. Y cuanto más complicado resulta, menos probable es que lo intentemos”, dice. Pero hay ayuda disponible. Un planificador financiero calificado (en inglés) puede guiarte a través de los pasos siguientes. 

1. Haz un inventario de tus cuentas

Primero, crea una lista de todos los empleadores con quienes tuviste un plan 401(k), sugiere Charles Sachs, un planificador financiero certificado de Kaufman Rossin Wealth LLC en Miami, Florida. Luego, llama a cada uno de ellos para ver si todavía tienen una cuenta en tu nombre y, si es necesario, actualiza tu información de contacto. Comunicarte con ellos es la única manera de averiguar cuál es tu situación, dice Sachs. “Es común que nuestros clientes descubran uno o dos planes de empleos anteriores en los que todavía tienen dinero“.

2. Si una empresa cerró, consulta estos sitios web

Además, los cierres, las fusiones o los cambios de administrador de un plan 401(k) pueden hacer que resulte más difícil rastrear una cuenta antigua, dice Mark Ziety, un planificador financiero certificado de WisMed Financial Inc. en Fitchburg, Wisconsin. Si tus intentos de comunicarte con un empleador anterior o con el administrador del plan no dan resultado, busca la información del plan en los registros del Departamento de Trabajo de Estados Unidos (en inglés). Este sitio puede ser útil para ubicar planes que se remontan al 2010.

También puedes hacer una búsqueda de tu dinero, que tal vez se considere propiedad no reclamada, en bases de datos como la de unclaimed.org (en inglés) o missingmoney.com. Ambos sitios tienen enlaces a tesoreros, contralores y otros funcionarios estatales que actualizan regularmente las listas de los activos no reclamados.

3. Transfiere el dinero directamente para evitar retenciones costosas

Una vez que hayas ubicado tus planes antiguos, trabaja con tu planificador financiero para transferir los fondos directamente a la cuenta IRA o al plan 401(k) que elijas. Alec Quaid, un planificador financiero certificado de American Portfolios Denver en Denver, Colorado, dice que su empresa siempre llama al proveedor del anterior plan 401(k) para asegurar que el dinero se envíe directamente a la institución financiera de destino, sin pasar antes por la cuenta del cliente. “De no hacerlo así, podría haber una retención obligatoria del 20% en concepto de impuestos sobre los fondos distribuidos”, dice.

4. Revisa y ajusta tu estrategia de inversión según corresponda

El siguiente paso crítico es asegurarte de que todas tus cuentas estén consolidadas. “Es muy difícil diseñar una estrategia de inversión coherente cuando las cuentas están en muchos sitios distintos. Cuando se trata de administrar las cuentas, el objetivo es la simplificación”, dice Quaid.

Una vez hecho esto, puedes crear una estrategia general de inversión, dice John Power, un planificador financiero certificado de Power Plans en Walpole, Massachusetts. Tal vez tengas una mezcla desordenada de las inversiones que estaban disponibles en el 401(k) de tu empleador anterior y que se alineaba con tus metas de inversión en ese momento. Después de una transferencia directa, Power ayuda a sus clientes a invertir los fondos transferidos —que ahora están en una cuenta IRA— de modo que coincidan con las opciones seleccionadas en su plan 401(k) actual. “Esto permite la inversión deliberada y facilita el mantenimiento”.

5. No dejes las cosas para después: consolida sobre la marcha

Para mantener la mayor simplicidad posible y maximizar tus ahorros jubilatorios, haz que la consolidación de tus cuentas sea tu primera prioridad en cuanto dejas un trabajo, señala Ahmed. Si bien este puede ser un momento estresante, él recomienda que te ocupes de tu 401(k) de la misma forma en que vacías tu escritorio, buscas un empleo nuevo y haces la transición a tu nuevo trabajo. “Esto es sumamente importante para una planificación jubilatoria sólida”, dice. Si no lo haces, podrías verte agobiado con la tediosa y larga tarea de investigar los sitios web, los nombres de usuario y los números de identificación personal relacionados con cuentas antiguas, dice Zigo. “Si estás administrando diez cuentas, ¿qué probabilidades hay de que asignes correctamente los activos en todas ellas? Eso sería una hazaña para cualquiera de nosotros”.

Otros fondos olvidados y dónde encontrarlos

Los fondos jubilatorios no son los únicos activos que se pueden perder u olvidar. Eso puede suceder también con anualidades o cuentas de seguros, salarios no cobrados, pensiones de empleadores anteriores, reembolsos del seguro de cuentas FHA, reembolsos de impuestos, bonos de ahorro y cuentas de bancos o cooperativas de crédito que han cerrado. Además, es muy fácil que los herederos pasen por alto una o más cuentas si la lista del plan patrimonial no estaba completa.

La National Association of Unclaimed Property Administrators (NAUPA) reporta que alrededor de una de cada diez personas en el país tiene activos no reclamados, y cada año se reintegran más de $3,000 millones a sus propietarios.

Las firmas de corretaje y otras instituciones financieras deben reportar las cuentas no reclamadas o abandonadas una vez que han hecho un esfuerzo diligente para ubicar al propietario. Si no lo logran, deben reportarlo a la agencia estatal que se ocupa de esos asuntos. Esa agencia, a su vez, reclama las cuentas a través de un proceso de reversión para que los propietarios puedan ubicarlas.

Los sitios web que puedes usar para ubicar fondos perdidos incluyen el sitio de propiedades no reclamadas de tu estado; el sitio missingmoney.com, de NAUPA; la base de datos (en inglés) de salarios anteriores del Departamento de Trabajo de Estados Unidos; o el sitio de la Pension Benefit Guaranty Corp (en inglés) para reclamar fondos de una pensión. Para localizar fondos que estaban en un banco que cerró, visita el sitio de la Federal Deposit Insurance Corporation (en inglés). Para las cooperativas de crédito, consulta el sitio de la National Credit Union Administration.(en inglés).

Cada vez que Melissa Brennan, una planificadora financiera certificada de ARS Private Wealth in Plano, Texas, empieza a trabajar con un nuevo cliente, revisa el sitio web del contralor del estado en busca de fondos no reclamados, y continúa haciéndolo cada año. “Cuando encuentro un reclamo, tomo una foto de la página, se la envió al cliente y lo asisto en el proceso de reclamo. He ayudado a clientes a recuperar varios miles de dólares dos veces”, dice.

Una observación final: el reclamo de tus activos es gratuito. Ten cuidado con quien quiera cobrarte por el trámite.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.