Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

5 pasos para rastrear viejos planes 401(k) y otro dinero perdido

Una nueva base de datos federal facilitará la búsqueda de tus fondos de jubilación de trabajos anteriores.


spinner image Ilustración de una oficina con un escritorio por el aire con un documento del 401k en uno de los cajones
IMAGEZOO / GETTY IMAGES

¿Cambiaste de empleo y dejaste cuentas de jubilación en el camino?

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

“Olvidarse de planes 401(k) antiguos o de cuánto dinero hay en ellos es más común de lo que a todos nos gustaría pensar”, dice Kashif Ahmed, presidente de American Private Wealth en Bedford, Massachusetts. “Hace poco tuve una clienta que se había olvidado de un 401(k) anterior. Cuando lo descubrimos, tenía más del triple de lo que ella pensaba que podría tener”.

Capitalize, una empresa que ayuda a las personas a transferir sus activos jubilatorios patrocinados por un empleador, estima que los trabajadores en el país han dejado atrás 29.2 millones de cuentas con un total de $1.65 billones en activos. Impulsado por un aumento en los cambios de trabajo en medio de la “Gran Renuncia”, la cantidad de 401(k) olvidados ha aumentado en más del 20% desde mayo de 2021, dice la compañía en un informe de junio de 2023.

Seguirle el rastro a ese dinero pronto será más fácil gracias a la Ley SECURE 2.0, un conjunto de disposiciones federales destinadas a fortalecer los ahorros jubilatorios personales, como parte del proyecto de ley de gastos del 2023 aprobado por el Congreso y firmado por el presidente Biden a fines del año pasado.

Entre las más de 90 disposiciones que establece, la Ley SECURE 2.0 instruye al Departamento de Trabajo (DOL) de Estados Unidos a establecer antes de fines del 2024 una base de datos de los planes jubilatorios en el lugar de trabajo perdidos y encontrados. La herramienta en línea ayudará a las personas a encontrar información de contacto de los administradores del plan de las antiguas cuentas jubilatorias. Los empleadores tendrán la obligación de compartir con el Departamento de Trabajo cierta información sobre sus exempleados para mantener la base de datos actualizada.

La ley también incluye medidas de portabilidad a fin de que las cuentas sigan a los trabajadores cuando dejan una empresa. A partir del 2024, “los empleadores con quienes permanecen estos beneficios podrán transferirlos automáticamente al nuevo trabajo del exempleado”, dice Brandon Ashton, director de Seguridad Jubilatoria en Cornerstone Financial Services en Southfield, Míchigan.

Trabajos pasados, tesoro oculto

Hasta que se implementen esas mejoras, encontrar beneficios jubilatorios olvidados puede ser difícil, especialmente cuando las empresas se fusionan, quiebran o cambian de nombre, dice Ashton. Un estudio de la Reserva Federal indica que aproximadamente el 8.5% de las empresas de Estados Unidos —alrededor de 600,000 establecimientos— cierran cada año, y esas cifras se elevaron el primer año de la pandemia.

Además, las personas tienden a cambiar de trabajo con frecuencia en la actualidad. Según datos de la Oficina de Estadísticas de EE.UU., la persona promedio nacida entre 1957 y 1964 ha cambiado de trabajo aproximadamente doce veces, con mayor frecuencia en los años iniciales de la carrera. En Estados Unidos, 47.4 millones de trabajadores —una cantidad récord— renunciaron a su empleo en el 2021 en lo que se conoce como la “Gran Renuncia”; lo hicieron en busca de mejores sueldos y condiciones de trabajo o porque decidieron jubilarse temprano.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Tess Zigo, planificadora financiera certificada en TruWealth Partners en Palm Harbor, Florida, dice que el dinero puede extraviarse de varias otras formas. Tal vez te mudaste o cambiaste la dirección de correo electrónico, por lo que a tu antiguo empleador le podría resultar imposible comunicarse contigo. O los patrocinadores de tu 401(k) anterior cambiaron.

“Tengo un cliente que, después de diez intentos, aún continúa tratando de comunicarse con el antiguo patrocinador para transferir su plan 401(k)”, dice Zigo. “Puede ser un proceso frustrante”.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Asegúrate de seguirle la pista. Los datos de Capitalize indican que el saldo promedio en las cuentas perdidas es de $55,400. A lo largo de la vida, no reclamar esos fondos puede costarle a una persona hasta $700,000 en ahorros jubilatorios, una estimación que se basa en datos y análisis del Departamento de Trabajo, la Oficina del Censo, los registros de planes 401(k) y el Center for Retirement Research de Boston College.

Zigo dice que es importante ubicar ese dinero para continuar haciéndolo crecer. “Aunque parezca increíble, he visto muchas personas jóvenes que tienen antiguas cuentas con fondos en el mercado monetario que no les devengan nada”.

Cómo comenzar la búsqueda y aprovechar al máximo lo que encuentres

La base de datos SECURE 2.0 hará más fácil localizar el dinero. Pero si no quieres esperar, un planificador financiero calificado puede ayudarte a navegar los obstáculos y manejar los temas impositivos que surjan del dinero que encuentres. La Asociación de Planificación Financiera (FPA) ofrece una base de datos de sus miembros que permite realizar búsquedas.

1. Haz un inventario de tus cuentas

Haz una lista con todos los empleos en los que contribuiste a un plan 401(k) o similar y comunícate con ellos para ver si todavía tienen una cuenta en tu nombre. Tal vez te perdieron la pista porque no tenían tu información de contacto actualizada.

“Entre nuestros clientes, es común ver uno o dos planes viejos en los que todavía tienen dinero”, dice Charles Sachs, director de inversiones en Kaufman Rossin Wealth en Miami. “Trabajamos con ellos para transferir los fondos”.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Si una empresa cerró, consulta estos sitios web

Cierres, fusiones o cambios en un plan 401(k) pueden dificultar el seguimiento de una cuenta antigua, dice Mark Ziety, planificador financiero certificado en WisMed Financial en Madison, Wisconsin. Si no puedes ponerte en contacto con un exempleador o con el administrador de un plan anterior, haz una búsqueda en la herramienta EFAST del Departamento de Trabajo, la cual contiene información de planes con fecha del 2010 en adelante.

Después de cierto tiempo, las cuentas financieras que no se usan pueden ser consideradas propiedad no reclamada y pasar al control del estado. Puedes descubrir y potencialmente reclamar esos fondos a través de la National Association of Unclaimed Property Administrators o en Missing Money, un sitio web afiliado. Ambos tienen enlaces a tesoreros, contralores y otros funcionarios estatales que regularmente actualizan las listas de activos no reclamados.

3. Transfiere el dinero directamente

Una vez que hayas localizado tus planes viejos, trabaja con un planificador financiero para transferir los fondos directamente a la cuenta IRA o al plan 401(k) que elijas.

Asegúrate de que el dinero se envíe directamente a la institución financiera que se encarga de la cuenta de jubilación existente. Si ingresa a tu cuenta bancaria, el IRS podría considerar que se trata de un retiro temprano del 401(k) anterior, lo cual daría lugar a una retención automática de impuestos del 20%, dice Alec Quaid, planificador financiero certificado en American Portfolios Denver en Colorado.

4. Revisa y ajusta tu estrategia de inversión

Tus cuentas anteriores pueden reflejar una mezcla de inversiones, dependiendo de las opciones que estaban disponibles en el plan de tu empleador anterior y de tus propios objetivos de inversión cuando eras más joven, dice John Power, planificador financiero certificado en Power Plans en Walpole, Massachusetts. Cuando encuentres cuentas antiguas, querrás adaptarlas a tus objetivos actuales.

Eso puede consistir simplemente en una transferencia directa al 401(k) del nuevo empleador. Pero no todos los planes en el lugar de trabajo permiten eso, dice Power, y los que lo hacen pueden no ofrecer lo que tú o tu asesor consideran “opciones de fondos de calidad”.

Una alternativa podría ser pasar los fondos que encontraste a una cuenta IRA nueva o existente e invertirlos de forma que complementen las opciones que tienes en el nuevo 401(k). “Esto conduce a inversiones con propósito y facilidad de mantenimiento”, dice Power.

5. Si cambias nuevamente de trabajo, consolida sobre la marcha

Para mantener la mayor simplicidad posible y maximizar tus ahorros jubilatorios, haz que la consolidación de tus cuentas sea tu primera prioridad en cuanto dejas un trabajo. “Esto es sumamente importante para una planificación jubilatoria sólida”, dice Ahmed, quien también recomienda ocuparse del 401(k) de la misma manera que se despeja y limpia el escritorio.

Si no lo haces, podrías verte agobiado con la tediosa y larga tarea de investigar los sitios web, los nombres de usuario y los números de identificación personal relacionados con cuentas antiguas, dice Zigo.

“Si estás administrando diez cuentas, ¿qué probabilidades hay de que asignes correctamente los activos en todas ellas?”, agrega. “Eso sería una hazaña para cualquiera de nosotros”.

Otros fondos olvidados y cómo reclamarlos

Los fondos jubilatorios no son los únicos activos que se pueden extraviar u olvidar. También puede suceder con:

  • Cuentas de seguro o anualidades
  • Salarios no cobrados
  • Pensiones de empleadores anteriores
  • Reembolsos de seguro de la Administración Federal de Vivienda (FHA)
  • Reembolsos impositivos
  • Bonos de ahorro
  • Cuentas en bancos o cooperativas de crédito que quebraron

Cuando fallece un ser querido, es muy fácil que los herederos pasen por alto una o más cuentas si la lista del plan patrimonial no estaba completa.

La National Association of Unclaimed Property Administrators (NAUPA) reporta que alrededor de una de cada diez personas en el país tiene activos no reclamados, y cada año se reintegran más de $3,000 millones a sus dueños.

Las firmas de corretaje y otras instituciones financieras están obligadas a realizar esfuerzos diligentes para ubicar a los propietarios de cuentas no reclamadas o abandonadas y, si no lo logran, reportarlo a la agencia estatal que se ocupa de esos asuntos. La agencia entonces reclama la cuenta a través de un proceso de reversión, a fin de que el propietario pueda encontrarla.

Los sitios web que puedes usar para encontrar dinero perdido incluyen:

Siempre que Melissa Brennan, una planificadora financiera certificada en ARS Private Wealth en Plano, Texas, comienza a trabajar con un cliente, visita el sitio web del contralor del estado en busca de fondos no reclamados, y continúa haciéndolo todos los años. “Cuando encuentro un reclamo, tomo una foto de la página del sitio web, se la envío al cliente y lo asisto en el proceso de reclamo. He ayudado a clientes a recuperar varios miles de dólares dos veces”, dice.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.