Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

8 formas de rescatar tu cartera de inversiones para la jubilación

Cómo elegir de qué cuentas retirar dinero y dónde mantener la inversión.

Dos huevos de oro con la cáscara partida encima de un nido.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | La caída del mercado de valores causada por el coronavirus fue un duro golpe para los jubilados que utilizan sus ahorros jubilatorios para pagar algunas de sus facturas. Pero un mercado en baja no tiene que dar un golpe de gracia. Los ahorros que sufren pérdidas debido al hundimiento de los mercados no se dañan para siempre.

Ya sea que estés buscando formas de retirar dinero de tus ahorros sin agotar aún más un fondo mutuo de acciones o estés buscando nuevas formas de liberar los ingresos que tanto necesitas, estas sugerencias pueden ayudar a que tu cartera se recupere más rápidamente de la puñalada que recibió el mercado alcista en marzo. Antes de tomar cualquier medida, considera todas tus opciones; tal vez también te convenga conversar con un asesor impositivo o financiero.

“El punto de partida es analizar tus finanzas generales para determinar tus opciones”, aconseja Diahann Lassus, presidenta y directora de inversiones de Lassus Wherley. “Los mercados financieros se recuperarán con el tiempo, entonces todo lo que puedas hacer para reducir los retiros te ayudará a recuperarte de la caída”.

Aumenta tu flujo de efectivo

“Muchos jubilados se encuentran en una situación en la que las facturas continúan llegando mientras los mercados han reducido el valor de sus ahorros, aunque solo sea a corto plazo”, dice Kelly Waller, asesora financiera de Wells Fargo Advisors. Si puedes aumentar tu flujo de efectivo, incluso temporalmente, aún puedes pagar tus facturas y evitar retirar fondos cuando los precios de las acciones son bajos.

1. Gasta menos

Ya has escuchado este consejo muchas veces de quienes te recomiendan ahorrar. Pero es mucho más fácil seguir ese consejo en nuestro nuevo mundo de quedarse en casa. Después de todo, si estás refugiado en tu casa no estás gastando dinero en cenas o cocteles por la tarde ni en entradas para eventos deportivos o conciertos. Los precios de la gasolina están bajos y no estás llenando el tanque con frecuencia. Cada dólar que no gastas es un dólar que se puede usar para otras cosas.

“Con el distanciamiento social, muy pocas personas pueden gastar tanto como gastaban antes de la COVID-19”, dice Anthony Ogorek, presidente y fundador de Ogorek Wealth Management. “Tal vez te sorprenda ver cuán poco necesitas retirar [de tu cuenta de jubilación] por un tiempo”.

2. Utiliza el alivio económico por la COVID-19

Ogorek recomienda que si recibes un reembolso del seguro de tu automóvil del 15% debido a que hay menos accidentes, reduzcas tus retiros del plan 401(k) o del plan de jubilación en esa cantidad. Del mismo modo, si recibes un cheque de alivio por el coronavirus, reduce lo que retiras en esa cantidad.

Si tienes préstamos estudiantiles, recuerda que según la ley CARES no se requieren pagos entre el 13 de marzo del 2020 y el 30 de septiembre del 2020 por los préstamos estudiantiles federales que son propiedad del Departamento de Educación de EE.UU. Además, el interés sobre estos préstamos disminuirá automáticamente al 0% entre el 13 de marzo del 2020 y el 30 de septiembre del 2020. (Los préstamos estudiantiles privados y los préstamos estudiantiles federales que no son propiedad del Departamento de Educación no están cubiertos por la ley CARES).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


3. En busca del oro

Una clase de activos que ha estado aumentando de valor durante estos tiempos turbulentos es el oro. El metal amarillo ha estado a la altura de su reputación como una opción segura durante una crisis. De hecho, el valor de una onza de oro ascendió de $1,525 a comienzos de año a más de $1,700. Esa ganancia de alrededor del 12% es mejor que la disminución del 12% que sufrió el índice bursátil S&P 500.

En conclusión: este puede ser el momento indicado para convertir ese reloj de oro a dólares, dice Ogorek. “Los precios del oro han subido. Si tienes oro físico en alhajas o monedas, este puede ser un buen momento para canjearlo”. Es claro que no te vas a deshacer de las piezas que tengan un gran valor sentimental, pero si tienes piezas de oro que no deseas, considera obtener algo de dinero por ellas. Lo mismo sucede con la plata, que se vende por alrededor de $15 la onza, aunque ha bajado casi $2 desde que comenzó el año. Si no te produce alegría, deja que produzca dinero. Para asegurarte de conseguir el mejor precio por el oro o la plata, obtén un par de cotizaciones de comerciantes acreditados.

4. Financia las compras grandes que no pueden esperar

Digamos que se descompone el refrigerador o la transmisión de tu automóvil. En una situación normal, pagarías la reposición de los electrodomésticos grandes o las reparaciones del automóvil con efectivo. Sin embargo, hacerlo ahora te privará del dinero que necesitas para otras cosas.

Una solución que puedes considerar es aprovechar los menores costos de los préstamos o la oferta de una tarjeta de crédito sin intereses, sugiere Waller, y advierte que “eso te puede hacer ganar tiempo”. Waller señala que los mercados financieros tienden a registrar rendimientos positivos de seis a doce meses después del punto bajo durante una corrección importante.

“Endeudarte puede parecer contrario al consejo de inversores conservadores”, agrega Waller. “Pero esparcir pagos con tasas bajas de interés puede ser una medida adecuada para algunos inversores que necesitan realizar compras más grandes que no se pueden demorar”.

5. Reduce cuánto retiras

Si tus ingresos han aumentado algo, puedes reducir un poco tus retiros. Retirar dinero de acciones o fondos mutuos de acciones puede ser una mala idea en un mercado en baja porque los retiros aumentan tus pérdidas. Supongamos que el índice S&P 500 terminó el año con una baja del 20%, y al final del año tu cartera de $100,000 valía solo $80,000 antes de retirar las distribuciones. Si hubieras retirado $4,000 durante el año, tu saldo final sería de $76,000, una disminución del 24%. Necesitarías ganar casi el 32% para volver a tener $100,000.

Si puedes hacerlo, retira menos dinero. “Tal vez los inversores deban reducir su tasa de extracción 1 o 1.5 puntos porcentuales hasta que puedan reconstruir su base de inversiones”, señala Ogorek.

Una solución más sofisticada es retirar fondos de activos que no son acciones. La mayoría de las personas tienen una combinación de acciones, bonos y fondos mutuos de inversión en su cartera. Cuando el mercado cae, en vez de retirar dinero de tu fondo de acciones, podrías retirarlo de tu fondo de inversión del mercado monetario o del fondo de bonos. En algún momento tendrías que reabastecer esas cuentas del mercado monetario o de bonos, pero sería mejor que hacer retiros de los fondos de acciones en un mercado en baja.

Si recibes cheques automáticamente de una cuenta de jubilación, considera suspenderlos, si puedes hacerlo. Esto te permitirá decidir cuándo vendes tus acciones.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


6. No reinviertas dividendos

Lassus recomienda que si normalmente reinviertes en tu fondo de jubilación los dividendos de acciones que ganas, dejes de hacerlo hasta que pase la crisis. Esta estrategia te permitirá transferir los ingresos necesarios a una cuenta del mercado monetario y te ayudará a evitar tener que vender acciones de fondos que valen mucho menos de lo que valían al comienzo del año. Lassus señala que “estas distribuciones se pueden usar para acumular dinero que complemente los ingresos”.

7. Elimina los perdedores

Si inviertes en acciones individuales, no cometas el error de deshacerte de las más sólidas de tu cartera, señala Jeff Winn, socio gerente de International Assets Advisory. Una mejor estrategia es reducir las que menos rinden. “Toca las acciones más débiles y conserva las más fuertes”, recomienda. “Evita el error de vender los ganadores porque tienes miedo de vender los perdedores y aceptar la derrota. Ese tipo de arrogancia es costosa”.

Asegúrate de verificar los gastos de corretaje de la venta de tus acciones y recuerda que si tus acciones están en una cuenta sujeta a impuestos, tal vez debas pagar impuestos sobre las ganancias de capital.

Si tus acciones se encuentran en una cuenta de corretaje sujeta a impuestos y vendes una acción o un fondo mutuo con pérdidas, tendrás algún consuelo impositivo. Puedes usar las pérdidas para compensar las ganancias de capital que tengas ese año fiscal y, si tienes pérdidas excesivas, deducir $3,000 de tus ingresos. Puedes transferir cualquier otra pérdida al próximo año fiscal.

8. Reequilibra, pero no sobrecargues

Si tu combinación prevista de activos tiene el 50% en acciones y el 50% en bonos, la parte de acciones probablemente se redujo durante la caída bursátil. Tal vez tengas el 40% en acciones y el 60% en bonos. De modo que ahora es un buen momento para vender los valores que subieron, como los bonos, e invertir las ganancias en acciones para recuperar tu meta de asignación de activos, recomienda Winn. Este tipo de estrategia te obliga a comprar barato y vender caro.

Pero hay una advertencia: no reequilibres y aumentes el riesgo de tu cartera con una asignación de acciones superior a la que tenías antes del mercado en baja. Es cierto que tu cartera podría repuntar con más fuerza con un mayor porcentaje de acciones, pero recuerda lo mal que te sentiste cuando la viste caer. “[Los inversores] deben tener cuidado y realmente reequilibrar, y no crear una apuesta dirigida a una recuperación”, señala Winn. “En otras palabras, reequilibrar, pero no sobrecargar”.

Y una cosa más: no hay necesariamente una solución rápida para reparar una cartera después de un mercado en baja.

No hay “trucos como sacar un conejo de una galera”, dice Winn. “En mi opinión, no existen. Lo más parecido a una solución real es el tiempo y una [cartera] equilibrada, no un buen dato para comprar o vender acciones ni un producto [de inversión] demasiado bueno para ser real”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO