Skip to content
 

8 consejos para que la declaración de impuestos el año próximo sea más fácil

Un poco de preparación ahora puede ahorrarte mucha angustia en el 2023.

Pareja chocando sus manos frente a una computadora y el hombre sostiene unos documentos de impuestos en la otra mano.

GETTY IMAGES

In English

Después de presentar la declaración de impuestos, es posible que des un gran suspiro de alivio y pienses: “No tengo que volver a ocuparme de esto por otro año”.

Bueno, no tan rápido.

Este es el momento de comenzar a planear y prepararte para la declaración del año próximo. Los pasos que tomes hoy —aunque sean pequeños— pueden hacer que la presentación de la declaración de impuestos del año próximo sea más fluida, e incluso podrían ahorrarte dinero.

“Las personas ya tienen suficiente estrés en su vida. No debemos agregar a eso la preocupación de los impuestos. Es algo inevitable que sabemos que va a ocurrir, y si puedes conseguir que sea menos estresante, hazlo, aunque solo sea por ti”, dice John P. Schultz, contador público certificado y socio de Genske, Mulder & Company en Ontario, California.

Consultamos a expertos sobre las cosas más importantes que hay que saber y que pueden ayudar a que la declaración de impuestos del año próximo no sea un evento tan temido.

Organízate

Si recopilaste los documentos para los impuestos a última hora, este es el momento de establecer un proceso mejor para el año próximo. Utiliza el recuerdo fresco del estrés de este año como motivación para organizar la forma en que vas a llevar la cuenta de tus registros financieros a partir de ahora. Si te parece una tarea abrumadora, comienza con pasos pequeños. “Con solo tener una carpeta donde colocas todo lo que se relaciona con los impuestos, ya estás en mejor forma”, dice Reggie Fairchild, presidente de Flip Flops and Pearls Financial Planning en Charleston, Carolina del Sur. “Todo el mundo odia los impuestos. Son intimidantes, y cuanto antes estés en control, menos estrés te causarán. Y, con suerte, también podrás conservar más dinero”.

Es posible dejar pasar contribuciones benéficas y otras deducciones por no llevar buenos registros, dice Neil Becourtney, contador público certificado y socio especializado en impuestos de CohnReznick en Holmdel, Nueva Jersey. El sistema de la carpeta es bueno para deducciones como los gastos médicos y las contribuciones benéficas que se realizan durante el año. “Te ahorrarás el tiempo de tener que revisar el historial de todo un año para encontrar todo, y probablemente tus cálculos serán más precisos y no te olvidarás de nada”, dice Becourtney.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Verifica tus retenciones

Si al momento de presentar la declaración tuviste que hacer un pago, tal vez incluso con multas e intereses, considera si debes aumentar tus retenciones este año. Por el contrario, si recibiste un reembolso grande, deberías evaluar tus retenciones para determinar si son muy altas. “Muchas personas se ponen muy contentas cuando reciben un gran cheque de reembolso, pero eso en realidad significa que el Gobierno ha tenido su dinero la mayor parte del año antes de devolvérselo”, dice Fairchild.

El Estimador de retención de impuestos del IRS es una herramienta útil para decidir si debes hacer algún ajuste. Pero ten en cuenta que es solo para los impuestos federales; tal vez sea necesario otro cálculo para los impuestos estatales, advierte Schultz.

Evalúa las circunstancias en tu vida

Piensa en el año que tienes por delante y considera si habrá algún cambio importante, como un matrimonio o un divorcio. Un cambio en la categoría de contribuyente puede afectar los impuestos y la cantidad de ingresos que deberías retener. Si tu hijo cumplirá 19 años o ya no es un estudiante menor de 24 años, no puedes reclamarlo como dependiente. Si vendes tu casa y te conviertes en inquilino, ya no tendrás las deducciones que tal vez hayas reclamado antes por el interés hipotecario y los impuestos sobre la propiedad.

“Cualquier cosa que haya cambiado en tus circunstancias de vida puede modificar tu retención”, dice Fairchild.

Tal vez hayas recibido una bonificación o un aumento este año (¡felicitaciones!), o tal vez estés esperando un ascenso en los próximos meses. Un mayor nivel de ingresos es otro motivo para aumentar las retenciones. También debes considerar otros ingresos nuevos, de inversiones pasivas o de propiedades de alquiler.

“A menos que todo vaya a permanecer exactamente igual, es necesario evaluar tu situación”, dice Schultz.

Calcula cuánto pagarás en impuestos estimados

Al igual que sucede con las retenciones, si pagas impuestos estimados debes evaluar si necesitas aumentar lo que estás pagando cada trimestre. Tal vez trabajas por tu cuenta y anticipas ganar más este año. Si te acabas de jubilar, ya no te retienen dinero de un cheque de nómina y debes hacer pagos estimados sobre otras fuentes de ingresos, como los fondos jubilatorios y el Seguro Social. O si has estado jubilado y piensas retirar más dinero de tus inversiones en el 2022, puede que tengas que aumentar la cantidad que pagas en concepto de impuestos estimados.

Si tienes una gran ganancia de capital hacia el final del año y no la habías incluido en tus planes, tus impuestos estimados podrían ser insuficientes. Por ejemplo, supón que recibiste mayormente beneficios del Seguro Social durante los primeros tres trimestres del año y luego, en el último trimestre, retiras una gran distribución de una cuenta IRA. En ese escenario, puedes minimizar y tal vez eliminar cualquier multa por pago insuficiente si haces un pago estimado mayor en el último trimestre para ponerte al día, dice Becourtney. Pero el contribuyente debe presentar el formulario 2210 del IRS (en inglés), “Pago incompleto de impuestos estimados de personas físicas, patrimonios y fideicomisos”, junto con la declaración de impuestos, agrega.

“No se lo penaliza automáticamente porque no supo adivinar el futuro”, dice Becourtney.

Crea un presupuesto para las contribuciones jubilatorias

Si te costó encontrar $7,000 antes del 18 de abril para contribuir a tu cuenta IRA, este es el momento de crear un plan para hacer contribuciones más pequeñas a lo largo del año. El mismo tipo de presupuesto —y posibles ajustes en los gastos para disponer de dinero en efectivo— puede usarse para aumentar las contribuciones a un plan 401(k).

“Haz las contribuciones semanales o mensuales, lo que mejor se adapte a tu presupuesto y te dé resultado”, dice Schultz. “Esa deducción te da un beneficio impositivo, y además estás agregando dinero a tus cuentas jubilatorias”.

También te puedes beneficiar con la estrategia de invertir regularmente la misma cantidad de dinero independientemente del precio de las acciones (lo que se conoce como dollar-cost averaging, o DCA) y hacer inversiones más pequeñas a lo largo del año en vez de desembolsar $7,000 en un día, una ventaja que podría ser especialmente útil en un mercado volátil.

Busca ahorros relacionados con el seguro médico

Los planes de cobertura médica por lo general comienzan el 1.o de enero. Si ahora tienes un plan con deducible alto, considera contribuir a una cuenta de ahorros para gastos médicos, o HSA. El dinero que contribuyes a esa cuenta no paga impuestos. Los retiros para gastos médicos calificados, como los deducibles, los copagos y los medicamentos recetados tampoco pagan impuestos. Los fondos no utilizados de una cuenta HSA se trasladan al año siguiente cada año, a diferencia de una cuenta de gastos flexible, que a menudo es una anualidad en la que, si no usas el dinero, lo pierdes. Por lo tanto, puedes acumular fondos en una cuenta HSA, permitir que ese dinero crezca y utilizarla como un medio de ahorro para la jubilación.

“Si puedes colocar el dinero en una cuenta HSA y mantenerlo allí por un período largo —por ejemplo, para tus gastos médicos cuando te jubiles—, entonces te puedes beneficiar realmente del crecimiento libre de impuestos”, explica Fairchild. “Estás creando una cuenta bancaria especial para gastos médicos futuros en la jubilación, que es cuando hay más probabilidad de que tengas gastos médicos mayores”.

Prepárate para la venta de tu casa

¿Estás pensando en vender tu casa y mudarte, tal vez a una vivienda más pequeña? Si la venta de tu casa genera una ganancia de capital, puedes excluir hasta $250,000 de la ganancia si presentas una declaración individual y hasta $500,000 si estás casado y presentas una declaración conjunta. Ahora que los valores de las propiedades están tan altos, podrías superar ese límite de ganancias. Schultz dice que antes era poco común ver un cliente que excedía ese límite, “pero eso ya no es algo que damos por hecho”. El dinero que gastes en mejoras del hogar puede reducir tus ganancias de capital, por lo que debes usar este tiempo para recopilar registros que documenten el costo de las mejoras.

Sé proactivo

Luego de crear un plan, respira hondo y comienza a implementarlo. Una parte de la planificación impositiva es considerar el momento del año en que realizas una operación. Puede haber ventajas en adelantar un gasto de negocios u otra deducción al final del año en vez de pagarla el año siguiente. “Puedes hacer muchas más cosas antes de que termine el año. Si esperas hasta abril, hasta después del año fiscal, hay poco que puedes hacer. Por lo tanto, al ser proactivo puedes considerar todas las reglamentaciones tributarias y tomar decisiones con respecto a cuáles son las medidas que deseas adoptar”, dice Fairchild.

Otra área que debes considerar es la venta de inversiones, como, por ejemplo, acciones. Si la venta de una inversión generará una ganancia de capital, fíjate si otro activo ha perdido valor y generaría una pérdida si lo vendieras. “Eso es algo que se debe considerar antes de fin de año, para compensar las ganancias con las pérdidas”, dice Becourtney. Ten en cuenta que solo puedes deducir $3,000 en pérdidas de capital en el año en curso para el cálculo de los impuestos federales, agrega. Toda pérdida adicional se traspasaría a los años siguientes. Además, asegúrate de que vender una inversión tenga sentido para tu plan financiero, no lo hagas solo para generar una pérdida con el fin de compensar una ganancia.

Schultz recuerda a un cliente que retiró dinero de una cuenta jubilatoria para comprar dos autos, uno para cada cónyuge. La pareja podía permitirse el gasto, pero hubo un efecto inesperado: “Eso cambió drásticamente su condición impositiva para el año”, dice Schultz. “Por lo que yo aconsejaría que, si estás tomando una distribución considerable o tienes necesidades adicionales de dinero en efectivo, consideres siempre qué impacto tendrá eso en tu condición impositiva para ese año”. En este caso, la pareja podría haber dividido la compra de los automóviles en dos años para evitar retirar tanto dinero en un mismo año.

Finalmente, si preparar los impuestos este año te resultó una tarea tan odiosa que estás pensando en contratar a un profesional el año próximo, comunícate con un contador público certificado antes de que se vea inundado con trabajo el año que viene. “Mayo y junio son meses mucho mejores para dedicarse a eso que esperar a febrero o marzo”, dice Becourtney.


Sharon Waters, excontadora pública certificada (CPA), ha escrito para Wired.com y otras publicaciones.