Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Clave para la jubilación: ingresos pasivos

No es tan complicado como parece. Te damos algunas opciones.

Monedas y un billete de 100 dólares visto a través de una lupa

Vik / Alamy Stock Photo

Existen dos tipos de ingresos: activos y pasivos. Los ingresos activos son el intercambio de tu tiempo por dinero; como tu trabajo, por ejemplo. Los pasivos son los que recibes sin necesidad de intercambiar tu tiempo por dinero. Es decir, te permiten intercambiar un producto o servicio para ganar más dinero, trabajar menos y asegurarte una buena jubilación.

La gran pregunta es ¿cómo comenzar a generar ingresos pasivos? Lo primero que tienes que analizar es qué tienes para empezar y qué te resulta factible a corto, mediano y largo plazo. Aquí te ofrecemos algunos métodos para crear vías de ingresos que no te exigen una gran dedicación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


I. Bienes raíces

Invertir en bienes raíces no tiene que ser intimidante. En general, los beneficios de invertir en propiedades incluyen que el valor del inmueble aumenta y que puedas recuperar la inversión y así dejar un patrimonio para la familia. La ubicación es importante. Busca el inmueble en una zona que tenga acceso fácil a transporte y necesidades básicas como supermercados, tiendas, bancos, etc. Algo importante a tener en mente es que no necesariamente tienes que tener todo el dinero para comprar el inmueble inmediatamente. Si no tienes la inicial o no puedes obtener una hipoteca, hay otras opciones.

1. Alquilar con opción a compra. Comienzas alquilando la propiedad por un plazo de tiempo determinado antes de comprarla. Por supuesto, el propietario tiene que estar de acuerdo con ese contrato, llamado “arrendamiento con opción a compra” (rent-to-own, en inglés). De esta forma puedes ganar tiempo e ir aportando a la deuda hasta que tu situación económica sea más propicia para la inversión o para acceder a un crédito. Finalizado el plazo de ese contrato de alquiler, tendrás derecho a ejercer la opción; o sea, comprar por el precio acordado y descontar del precio de venta total del inmueble los pagos de alquiler que has realizado. Si pagaste 12 meses de alquiler, esa cantidad se abona al costo de la propiedad. Es un tipo de contrato beneficioso para ambas partes: para el arrendatario porque puede ocupar una propiedad —bien sea una vivienda o local comercial— mientras invierte en una posible compra; para el arrendador porque, mientras el inquilino no compra, tiene su propiedad en alquiler con la prima como seguro. Esta opción de inversión en bienes raíces funciona para comprar tu primera vivienda o un local comercial para emprender un negocio.

2. Contrato de compraventa a plazos. Parecido al punto anterior, es beneficioso tanto para el vendedor como para el comprador porque evita tener que solicitar un préstamo. El contrato es una garantía para el vendedor de que el comprador efectuará el pago completo, ya que en el contrato se establece una cláusula que establece que el vendedor será el dueño del inmueble hasta que el comprador haya realizado el último pago.

3. Fideicomiso de inversiones inmobiliarias. Una forma de inversión segura es cuando compras acciones de una compañía que posee bienes raíces comerciales —como edificios de oficinas, apartamentos de alquiler u hoteles— y te paga una cantidad en dividendos. Cuando inviertes en un fideicomiso, básicamente estás pagando a un equipo de administración profesional para que haga el trabajo de invertir tu dinero en bienes inmuebles para obtener beneficios.

4. Crowdfunding. Una de las formas más recientes y fáciles de acceder a los mercados de bienes raíces, es un modelo económico que brinda la oportunidad a cualquier persona de invertir en proyectos de bienes raíces. En lugar de comprar una propiedad completa o financiar un proyecto de desarrollo, puedes comprar parte de una propiedad o proyecto utilizando una plataforma de bienes raíces. La compañía de crowdfunding recauda pequeñas cantidades de dinero de un gran número de personas, generalmente a través de internet, para un proyecto en específico. Y si bien no es sencillo manejarse en ese mundo, especialmente si no se tiene un buen conocimiento del mercado, este tipo de fondo de bienes raíces es licenciado, lo que significa, para tu tranquilidad, que el desempeño de su labor debe cumplir con las leyes del estado. Antes de invertir, debes familiarizarte con la propiedad que te interesa y hacer preguntas sobre los costos, ganancias y otras inquietudes que podrían afectar tu decisión de invertir.

II. Una empresa

Invierte tu dinero en la empresa de otra persona a cambio de un porcentaje de participación. No me refiero a invertir para emprender un negocio ni a inyectarle dinero a la empresa de tu vecino. Se trata de invertir en empresas como socio minoritario esperando un retorno de inversión. El retorno es una especie de recompensa por incurrir en ese riesgo y cuando la empresa obtenga beneficios, tendrás tu parte de los dividendos. Las empresas te pagan un interés trimestral o anual en un contrato establecido por las partes. Invertir en una compañía conocida puede ofrecerte una ganancia que no sea tan atractiva porque hay muchos inversionistas apostando a esta compañía. En cambio, invertir en una empresa que esté comenzando es un riesgo bastante grande, pero si le va bien las ganancias también lo serán. Elige la empresa a la que quieres prestar tu dinero e indica qué cantidad quieres invertir en dicho proyecto. Así de fácil. Recuerda, siempre haz tu propia investigación y consulta tu abogado antes de invertir.

III. Activos financieros tipo bonos

Invertir en bonos puede ser una opción favorable para aquellos que buscan rendimientos útiles y tasas convenientes a largo plazo. Un bono es una promesa de pago futura documentada con un monto, plazo, moneda y la secuencia de los pagos en los que se efectuará. El que compra un bono presta el dinero, obtiene pagos de intereses y cobra el valor nominal del mismo en la fecha de vencimiento, mientras que el que lo emite recibe los recursos líquidos de dicha deuda al momento de colocar el bono. Los bonos continúan siendo una opción válida para los inversionistas a mediano o largo plazo. El mercado de bonos continúa muy atractivo en vista que el mercado está sumamente volátil. Existen diferentes fondos, entre los cuales puedes seleccionar un fondo mutuo que tenga como componente principal diversos fondos, entre ellos municipales y corporativos. Así comienzas con un portafolio conservador o con un bono a una cantidad de años en específico a una tasa de interés fija. La ventaja es que siempre tienes acceso a un corredor que puede hacerte recomendaciones sobre el mercado.  

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.