Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Deducir las mascarillas y el desinfectante de manos en tu declaración de impuestos?

El IRS ofrece exenciones fiscales para el equipo de protección personal durante una pandemia.

Guantes quirúrgicos, botella plástica con desinfectante de manos y una mascarilla sobre un fondo rojo.

MOMENT / GETTY IMAGES

In English | Si todavía estás buscando deducciones, aquí te mostramos una que tal vez hayas pasado por alto: el costo del desinfectante de manos, las mascarillas y otros elementos de protección personal que hayas comprado para protegerte de la COVID-19.

Deducción de gastos médicos

Normalmente, los gastos médicos en productos de venta libre no se pueden deducir (con excepción de la insulina), y tampoco se pueden deducir la mayoría de los artículos para la salud general, como el hilo dental o las vitaminas. Pero el Congreso ha hecho una excepción para los artículos que compras para proteger tu salud durante la pandemia.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) dice que toda cantidad que hayas pagado por equipo de protección personal con el propósito principal de evitar la propagación de la COVID-19 es deducible como un gasto médico. Por ejemplo, si compraste gran cantidad de toallitas desinfectantes, puedes incluir el costo como un gasto médico en tu declaración de impuestos federales del 2020. Del mismo modo, puedes deducir los gastos de bolsillo de mascarillas, guantes y otros artículos de protección personal. También podrías deducir el costo de los servicios de diagnóstico, como las pruebas de detección de COVID-19.

Sin embargo, es necesario superar dos grandes obstáculos con las deducciones médicas. El primero es que tus deducciones detalladas deben exceder la deducción estándar. De lo contrario, detallar las deducciones no reducirá tus impuestos (ni aumentará tu reembolso) tanto como lo haría la deducción estándar.

Para los contribuyentes solteros y los contribuyentes casados que presentan su declaración por separado, la deducción estándar del 2020 es de $12,400. Las personas que presentan su declaración como jefe de familia tienen una deducción estándar de $18,650, y las que están casadas y presentan una declaración conjunta tienen una deducción estándar de $24,800. La deducción estándar es aún más alta si tienes 65 años o más.

El segundo obstáculo es que puedes reclamar gastos médicos no reembolsados solo en la medida en que excedan el 7.5% de tu ingreso bruto ajustado (AGI). 

Si tu ingreso bruto ajustado es de $75,000, por ejemplo, solo podrías deducir la cantidad de gastos médicos que califican y superan los $5,625.

Afortunadamente, hay un gran número de gastos médicos no reembolsados que puedes añadir a tus deducciones detalladas, desde tratamientos de acupuntura hasta radiografías. Si tus costos médicos son altos y estás cerca del umbral del 7.5%, tus gastos en equipo de protección personal para la COVID-19 podrían ayudar a superarlo y permitir que deduzcas algunos de tus gastos médicos generales.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Paga el equipo de protección personal con dinero de tu cuenta FSA o HSA

También puedes utilizar las cuentas flexibles de gastos  de salud (FSA), las cuentas Archer de ahorro médico (Archer MSA), las cuentas de reembolso de gastos de salud (HRA) o las cuentas de ahorro para la salud (HSA) —todas con ventajas fiscales— para pagar los artículos de protección personal. Sin embargo, si lo haces, no puedes detallar esos gastos como gastos médicos porque ya obtuviste un beneficio impositivo en ellos. Lo mismo ocurre en el caso de los gastos médicos que tu seguro cubre completamente.

Normalmente, debes usar el dinero de una cuenta FSA antes de fin de año, pero las leyes de alivio de la COVID-19 te dan hasta el 31 de diciembre del 2021 para gastar el dinero del 2020 de una cuenta FSA. (Como bonificación adicional, todo el dinero que pongas en una cuenta FSA este año estará disponible hasta el 31 de diciembre del 2022). No hay un plazo de vencimiento para reclamar reembolsos de una cuenta HSA. Asegúrate de guardar tus recibos.

Si eres docente, puedes reclamar los gastos no reembolsados por compras de equipo de protección personal hechas después del 12 de marzo del 2020 como una deducción de gastos de educadores (Educator Expense Deduction). Los docentes pueden reclamar hasta $250 de gastos calificados por año ($500 si están casados, presentan una declaración conjunta y ambos cónyuges son docentes que cumplen con los requisitos —pero no más de $250 cada uno—).  Esta es una deducción que puedes hacer sin necesidad de detallar las deducciones, de modo que no tienes que preocuparte por alcanzar el umbral del 7.5% para deducciones médicas ni por la deducción estándar.

La fecha límite para presentar y pagar los impuestos federales es el 17 de mayo del 2021.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.