Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Cuánto te costará obtener tratamiento para el coronavirus?

Las pruebas podrían ser gratuitas pero es probable que los cuidados tengan un costo.

Pareja de adultos mayores miran unas facturas médicas

KATLEHO SEISA/GETTY IMAGES

In English | Cada día, más personas en Estados Unidos dan positivo en la prueba del coronavirus —una tendencia que según predicen los expertos, continuará durante las próximas semanas—. Y debido a que hay casos confirmados de personas con esta enfermedad en los 50 estados y el Distrito de Columbia, muchos se preguntan: ¿Quién pagará por mi atención médica si contraigo la enfermedad?

La respuesta es la siguiente: depende de tu seguro. Los expertos recomiendan que quienes tengan preguntas sobre la cobertura relacionada con el coronavirus se comuniquen con sus planes de salud.

Según Kaiser Family Foundation (KFF), más de 170 millones de personas en el país tienen planes de salud privados y 60 millones de personas son beneficiarias de Medicare. Al igual que con cualquier enfermedad, “el costo para el consumidor se basará en el diseño de su plan de salud”, explica Sara Collins, vicepresidenta de cobertura y acceso a la atención médica en Commonwealth Fund, una fundación de investigación sobre la salud.

“Hay muchas variaciones según el estado y el plan de salud, y creo que el público se confundirá un poco, como es común, sobre lo que está incluido en su plan y lo que podrían ser sus gastos de bolsillo”, agrega.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

La semana pasada, varias aseguradoras privadas anunciaron que planeaban no exigir el costo compartido para las pruebas del coronavirus. Además, los funcionarios de Medicare dijeron que sus beneficiarios no tendrán que pagar de su bolsillo por una prueba del coronavirus.

Pero a medida que se empiezan a realizar pruebas en laboratorios privados y consultorios médicos, los pacientes podrían empezar a recibir facturas; no por la prueba, sino por ir al consultorio del médico para que les tomen una muestra nasal.

Según Nadereh Pourat, profesora de Política y Gestión de la Salud en la Facultad de Salud Pública Fielding de UCLA, el “aspecto difícil de esto” es que cada vez más personas tienen planes de salud con deducibles altos, en los que el asegurado paga cierta cantidad de su bolsillo por la atención de salud antes de que comience la cobertura del seguro.

El deducible promedio para alguien con cobertura ofrecida por un empleador fue $1,655 en el 2019. Quienes no tenían planes de grupo pagaron, en promedio, más de $4,500 para llegar al deducible de su plan ese mismo año, según KFF.

“Si la gente tiene un plan con un deducible alto o carece de dinero, eso impedirá que algunos busquen atención médica, como con cualquier otra enfermedad, excepto que esta tiene consecuencias muy distintas”, afirma Pourat.

Sin embargo, una nueva legislación podría cambiar la situación. El miércoles, el Senado de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que obligaría a las compañías de seguros médicos a cubrir sin costos compartidos las pruebas de COVID-19 y los servicios relacionados a ellas (los gastos asociados con la visita al consultorio de un médico, un centro de atención de urgencia o una sala de emergencias). COVID-19 es la enfermedad causada por el coronavirus actual.

“Preferiríamos no encontrarnos en una situación donde la gente duda en recurrir al sistema de salud porque se preocupa sobre cuánto costará”, dice Collins, de Commonwealth Fund. “Queremos que la gente obtenga cuidados y pueda llamar a su médico sin tener que incurrir en un gasto”.

Los gastos de bolsillo del tratamiento podrían costar miles

La mayoría de quienes tienen COVID-19 padecen síntomas leves que pueden tratarse en el hogar con medicamentos de venta libre para bajar la fiebre y reducir la tos. Pero para los casos graves, que son más comunes entre los adultos mayores y las personas con enfermedades preexistentes, se podría necesitar hospitalización.

Y al igual que los cargos asociados a una cita en el consultorio del médico, el costo de permanecer en el hospital depende del plan de seguro de la persona y los copagos, coseguros y deducibles.

En un nuevo análisis realizado por Peterson Center on Healthcare y KFF se descubrió que el costo del tratamiento para un caso grave de COVID-19 podría superar $20,000, y que las personas con seguro podrían enfrentar gastos de bolsillo mayores de $1,300.

También existe la posibilidad de recibir cuentas inesperadas de profesionales de la salud que no pertenecen a la red de proveedores. No es poco usual para los hospitales que forman parte de la red de un asegurado usar empleados y laboratorios que no pertenecen a algunas redes de seguro.

“Es importante mencionar que unos 30 millones de personas no tienen ningún seguro de salud”, dice Collins. Ellos simplemente no pueden pagar por los cuidados para un caso grave de COVID-19.

“Hay varias investigaciones que demuestran que si las personas enfrentan muchos costos compartidos, toman decisiones que no siempre son las que más les convienen en términos de su salud”, agrega Collins.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.