Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

10 cosas que debes saber sobre tu declaración de impuestos del 2020

Presentar impuestos será distinto este año a causa de la pandemia.

 

In English | ¿Te estás preparando para presentar tus impuestos federales del 2020? Debido en gran parte a la pandemia del coronavirus, tu declaración podría ser distinta —y quizás algo más complicada— este año que en años anteriores. Aquí presentamos 10 cosas que los contribuyentes deben entender antes de preparar el formulario 1040. 

1. Las fechas límites son inamovibles

Se dice que la muerte y los impuestos son dos certezas de la vida, pero al menos sabes cuándo el recaudador de impuestos llamará a la puerta. Este año, las declaraciones de impuestos federales deben presentarse el 17 de mayo en vez de la fecha tradicional del 15 de abril. El Servicio de Impuestos Internos (IRS) extendió el plazo por el enorme atraso debido al brote de COVID-19 y la ley de estímulo más reciente, cuyos pagos empezaron a salir poco después de que el IRS comenzara a procesar las declaraciones de impuestos del 2020.

El IRS fijó el 12 de febrero como la fecha de inicio del procesamiento de las declaraciones del 2020, que es más tarde de lo normal. El año pasado fue el 27 de enero. El IRS dice que necesita más tiempo para reprogramar los sistemas debido a los cambios en la ley tributaria del 27 de diciembre que autorizó una segunda ronda de pagos de estímulo.

¿Eres de los que dejan todo para después? Los contribuyentes pueden recibir una prórroga automática hasta el 15 de octubre enviando el Formulario 4868 (SP), “Solicitud de Prórroga Automática para Presentar la Declaración del Impuesto sobre el Ingreso Personal de los Estados Unidos”.  No obstante, igual debes pagar los impuestos que adeudas para el 17 de mayo o te aplicarán intereses y multas. Los soldados en zonas de combate y las personas que viven en zonas de desastre típicamente reciben una prórroga tanto para la presentación como para el pago de los impuestos federales.

2. Las multas son inamovibles

Otra certeza: si estás obligado a presentar una declaración de impuestos federales pero no lo haces, deberás pagar. Si presentas la declaración después del 17 de mayo sin haber solicitado una prórroga, deberás pagar una multa por presentar tarde, que es el 5% de los impuestos que adeudas por cada mes, o parte del mes, en que la declaración está atrasada. Esa multa comienza a acumularse un día después de la fecha límite de presentación y puede llegar hasta un máximo del 25% de tus impuestos adeudados.

El IRS también aplica una multa por pagar tarde, que es del 0.5% de los impuestos adeudados por mes (eso significa un 6% anual). Sin embargo, si te pasas de la fecha límite de presentación y de la fecha límite de pago, la multa mensual máxima es del 5% de los impuestos adeudados. A diferencia de la multa por presentar tarde, la multa por pagar tarde se sigue acumulando hasta que pagas los impuestos.

Puedes pagar tus impuestos con tarjeta de crédito si no tienes a mano el dinero que debes. Pero ten presente que te cobrarán un cargo de procesamiento. También puedes solicitar al IRS un plan de pagos a través de esta herramienta en línea.

3. Todavía puedes reclamar los cheques de estímulo faltantes

Si no recibiste un cheque de estímulo el año pasado —o no fue por la cantidad que te correspondía—, puedes reclamarlo en tu declaración de impuestos del 2020 en forma de un crédito tributario llamado Crédito de recuperación de reembolso. (Los pagos de estímulo fueron, técnicamente, un adelanto de este crédito tributario). Un crédito tributario reduce tus impuestos, dólar por dólar, y en este caso no solo puede reducir tus impuestos a cero, sino que también puede generar un reembolso.

Veamos este ejemplo: a una familia de cuatro personas que cumplía con los requisitos para recibir pagos de estímulo le correspondía un total de $5,800 en las dos rondas de cheques. Si la familia había pagado $200 de más en impuestos, normalmente hubiera previsto un reembolso de $200. Pero si la familia nunca recibió los pagos de estímulo, podría recuperar el dinero con la declaración de impuestos del 2020 a través de un reembolso de $6,000; es decir, los $200 que pagaron de más en impuestos más los $5,800 por los pagos de estímulo faltantes.

Usa la hoja de trabajo para el Crédito de recuperación de reembolso (en inglés) que se incluye en tu declaración de impuestos federales para calcular qué cantidad de un crédito, si fuera el caso, te correspondería. Esta hoja de trabajo de 21 líneas parece intimidante, pero vale la pena el esfuerzo si no has recibido el dinero. No es necesario detallar. La cantidad calculada en la hoja de trabajo se coloca en la línea 30 de tu formulario 1040.

Volver al principio

4. Y esos cheques de estímulo no son gravables

Según el IRS, los pagos de estímulo no se consideran ingresos y no se adeudarán impuestos sobre ese dinero. Además, los pagos de estímulo no se consideran ingresos a los fines de determinar la elegibilidad para beneficios federales o programas de asistencia.

5. Pero tus cheques de desempleo podrían ser gravables

Los beneficios por desempleo fueron vitales para muchos que perdieron su trabajo el año pasado durante la pandemia. Lamentablemente, esos beneficios por desempleo están sujetos a impuestos, pero, afortunadamente, hasta $10,200 en beneficios de desempleo del 2020 no están sujetos al impuesto federal sobre la renta en el caso de hogares con un ingreso bruto ajustado de menos de $150,000. En el caso de las parejas casadas que recibieron beneficios de desempleo, cada cónyuge puede excluir $10,200.

Cuando te registraste para recibirlos, tuviste la opción de que te retuvieran impuestos. Hayas seleccionado o no esa opción, te enviarán el Formulario 1099-G (en inglés), “Ciertos pagos del Gobierno”, que indicará la cantidad de los beneficios por desempleo que recibiste en el 2020 y cuánto se retuvo para impuestos, si fuera el caso. Toda indemnización por despido que hayas recibido el año pasado también está sujeta a impuestos.

Dependiendo de tus ingresos y la cantidad de dependientes que tengas, tal vez te corresponda el crédito tributario por ingreso del trabajo (EITC), que podría reducir los impuestos que adeudas, dólar por dólar, en hasta $6,660. Al igual que el Crédito de recuperación de reembolso, el EITC es un crédito reembolsable, lo cual significa que recibirás la cantidad total del crédito que te corresponda aunque no hayas tenido ingresos, incluso si el crédito te genera un reembolso.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


6. ¿Eres mayor de 65 años? Aprovecha una deducción estándar más alta

Para poder detallar las deducciones, debes tener más en deducciones que la deducción estándar que reciben todos. Para el año fiscal 2020, la deducción estándar es $12,400 para individuos y $24,800 para parejas casadas que presentan una declaración conjunta, lo cual representa un aumento en comparación con $12,200 para individuos y $24,400 para parejas casadas en el 2019. Para los jefes de familia es de $18,650, es decir, un aumento de $300 con respecto al 2019.

Acogerse a la generosa deducción estándar no es lo peor del mundo: si alquilaste tu vivienda o no tuviste muchas otras deducciones, la deducción estándar probablemente sea más de lo que conseguirías si tuvieras que detallarlas todas. Y cuando aplicas la deducción estándar no tienes que mantener una caja de zapatos llena de recibos el año entero.

La deducción estándar para el 2020 es incluso mejor para los contribuyentes mayores de 65 años. Los contribuyentes casados nacidos antes del 2 de enero de 1956, sea que presenten la declaración conjunta o separadamente, reciben $1,300 extra cada uno además de sus deducciones estándar. La deducción estándar adicional es de $1,650 para solteros y jefes de familia. También te corresponde la misma deducción estándar adicional si eres invidente y menor de 65 años. Si eres mayor de 65 años e invidente, las cantidades se duplican.

7. Los contribuyentes mayores de 65 también tienen su propia declaración de impuestos

Ahora es más fácil calcular la deducción estándar más alta con el Formulario 1040-SR (SP), “Declaración de Impuestos de los Estados Unidos para Personas de 65 años de Edad o más”. La declaración de impuestos especial para mayores de 65 años incluye, al final del formulario, la Tabla de la deducción estándar, la cual muestra la cantidad de la deducción estándar más alta en función de tu categoría de contribuyente y cuántos recuadros marcas por edad y ceguera. Para aquellos que todavía usan formularios impresos —se recomienda la declaración electrónica de impuestos por motivos de velocidad y seguridad—, el formulario 1040-SR (SP) es mucho más fácil de leer que el 1040 estándar gracias al tamaño agrandado de la letra.

Volver al principio

8. Hay buenas noticias sobre la deducción de gastos médicos

Para deducir gastos médicos debes saber dos cosas. Primero, todas tus deducciones detalladas, incluidas las deducciones médicas que reúnen los requisitos, deben sumar más que la deducción estándar. Segundo, puedes deducir solo los gastos médicos que superan un umbral específico de tu ingreso bruto ajustado. Se estableció un umbral temporal del 7.5% que, según se había programado, volvería a aumentar al 10% en el 2021, pero se convirtió en permanente debido a la pandemia. El umbral permanente del 7.5% se incluyó en la legislación relacionada con el estímulo que fue promulgada el 27 de diciembre.

Una cantidad marcadamente mayor de gastos no reembolsados pueden ahora incluirse en la deducción médica a fin de ayudarte a superar el umbral del 7.5% (aparte de los costos normales de bolsillo que les pagas a médicos y dentistas). Puedes deducir los costos del hogar de ancianos, por ejemplo, siempre que la razón principal de la estadía en el hogar sean los servicios médicos. También puedes deducir sesiones de acupuntura, programas para dejar de fumar, dentaduras postizas y algunas primas de seguros.

9. También hay buenas noticias sobre las deducciones benéficas

Si extrañas la deducción por donaciones benéficas porque no puedes superar las deducciones estándares más altas implementadas en la ley de reforma tributaria del 2018, no eres el único. La deducción benéfica era un incentivo que ayudaba a canalizar mucho dinero a las obras benéficas.

Para aliviar un poco ese sufrimiento, el Congreso permitió a los que se acogen a la deducción estándar deducir hasta $300 en donaciones en efectivo (que incluyen dinero en efectivo, cheques, tarjetas de crédito o débito y transferencias electrónicas de fondos) efectuadas a obras de caridad en el 2020 e incluirlas directamente en sus formularios 1040 —sin necesidad de detallar las deducciones—. El máximo de $300 es por “unidad tributaria”, lo cual significa que solo puedes deducir $300 sin importar si presentas la declaración conjunta o individualmente. Esta situación será mejor en el año fiscal 2021 cuando quienes presentan declaraciones conjuntas recibirán una deducción máxima de $600, es decir, $300 por cónyuge.

10. Cuidado con tus impuestos del Seguro Social sobre la nómina

El IRS emitió lineamientos en agosto pasado que permitieron a los empleadores la opción de diferir el cobro de la porción de los impuestos del Seguro Social sobre la nómina que le corresponde a los empleados entre el 1.° de septiembre y el 31 de diciembre del 2020. El objetivo era que los trabajadores cobraran más de su salario en ese período de cuatro meses para ayudar a aliviar el impacto de la crisis de COVID-19. Los empleados originalmente tenían que pagar los impuestos diferidos este año antes del 30 de abril, ya sea incrementalmente o en una suma global mediante retenciones más altas del salario.

Todavía estás obligado a pagar los impuestos sobre la nómina diferidos en el 2020, pero el Congreso ha otorgado más tiempo para hacerlo. Conforme a la legislación relacionada con el estímulo que se promulgó el 27 de diciembre, ahora tienes hasta el final del 2021 para pagar los impuestos diferidos del Seguro Social sobre la nómina antes de que empiecen a acumularse multas e intereses.

Recordamos que el impuesto del Seguro Social sobre la nómina es del 12.4%; el empleado paga el 6.2% y el empleador paga el otro 6.2%. Los trabajadores independientes pagan el porcentaje completo del 12.4%. En el 2020, pagaste el impuesto del Seguro Social sobre ingresos de hasta $137,700, lo cual fue un aumento con respecto al límite de $132,900 del 2019.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.