Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

7 formas de proteger el hígado

Las enfermedades hepáticas son cada vez más frecuentes, pero unas simples estrategias en el estilo de vida pueden ayudar. Además, ¿necesitas desintoxicar el hígado?


spinner image Doctor sostiene en sus manos un gráfico computadorizado de un hígado humano
NATALI_MIS / GETTY IMAGES

El hígado merece más atención de la que piensas. Este órgano tan diligente desempeña más de 500 funciones vitales, desde facilitar la digestión y almacenar vitaminas importantes (como A, D, E, K y B12) hasta eliminar toxinas y bacterias patógenas del torrente sanguíneo. “El hígado es un órgano extraordinario [...]. [También] puede regenerarse a sí mismo, lo que significa que puede reparar y reponer las células hepáticas dañadas, siempre que el daño no sea demasiado grave”, señala la Dra. Mahsa Mansouri, profesora adjunta de Medicina Interna en la Facultad de Medicina Dell de la Universidad de Texas, en Austin.

Lamentablemente, más de 100 millones de personas en el país padecen algún tipo de enfermedad hepática, y la inmensa mayoría no lo sabe, según la American Liver Foundation. Esto se debe a que la enfermedad hepática no suele producir síntomas hasta etapas bastante avanzadas.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La hepatitis vírica solía ser la causa principal de la enfermedad hepática, pero su incidencia está disminuyendo. Por otro lado, la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) y las lesiones hepáticas vinculadas al alcohol son cada vez más frecuentes.

Cada vez hay más casos de daño hepático causado por el alcohol debido a que su consumo aumentó en las dos últimas décadas, y ahora es el motivo principal por el cual se necesita un trasplante de hígado. Sin embargo, “el mayor problema actual es la obesidad”, indica el Dr. Vinod Rustgi, director del Centro de Enfermedades y Masas Hepáticas del Robert Wood Johnson University Hospital de Nueva Jersey. Alrededor del 25% de la población adulta y el 75% de la población con sobrepeso padecen EHGNA. Este trastorno se caracteriza por una acumulación de grasa en el hígado.

Según Rustgi, un hígado sano no envejece exactamente igual que otras partes del organismo, pero el paso del tiempo sin duda expone a un mayor riesgo a quienes han vivido con una enfermedad hepática. Si bien la EHGNA en su fase inicial no suele causar problemas importantes, las investigaciones han demostrado que las personas mayores de 50 años que la padecen tienen más probabilidades de sufrir una fibrosis pronunciada, que se produce cuando la inflamación crónica causa la acumulación de tejido cicatricial alrededor del hígado y los vasos sanguíneos circundantes. En los adultos mayores que padecen EHGNA, también es más probable que la enfermedad evolucione a cirrosis, el tipo más grave de cicatrización.

¿Necesitas una desintoxicación hepática?

Una de las principales funciones del hígado es filtrar las toxinas del torrente sanguíneo, pero eso no significa que esas toxinas queden atrapadas allí o que debas hacer algo para eliminarlas.

“El hígado excreta toxinas de forma natural en sustancias como la bilis, que se elimina con las deposiciones”, señala Lim. Mansouri coincide en que no hay motivo alguno para hacer una limpieza ni tomar suplementos especiales para mejorar la salud del hígado. “El término ‘desintoxicación hepática’ es muy engañoso y la industria del bienestar lo utiliza para vender sus productos. La función del hígado es desintoxicar y filtrar las sustancias nocivas del organismo, y lo hace realmente bien. No necesitamos ningún suplemento para sustentar este [proceso]. De hecho, algunos de estos suplementos pueden dañar el hígado, causar insuficiencia hepática e incluso la muerte en los casos graves”.

Un aspecto más positivo es que las personas que tienen demasiada grasa en el hígado o incluso una cicatrización leve (fibrosis) pueden revertir completamente el daño si toman ciertas medidas, explica Rustgi. Los siguientes pasos pueden contribuir notablemente a evitar el daño hepático o a su recuperación.

1. Consume muchos alimentos saludables

Intenta consumir menos grasas saturadas —sobre todo de carnes rojas y procesadas— y más alimentos de origen vegetal, sugiere una investigación que se publicó en la revista Nutrients. Otra investigación que se publicó en la revista Gut señala que la salud del hígado también se beneficia con la “dieta verde mediterránea”, que combina la dieta mediterránea tradicional con otros polifenoles (compuestos vegetales) derivados del té verde y una planta acuática llamada Mankai, o lenteja de agua de Mankai. Si tienes dudas, elige alimentos con menos grasa y porciones más pequeñas, recomienda Nicholas Lim, profesor adjunto de Medicina de la División de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota. Lim explica que los mismos hábitos alimentarios que reducen el riesgo de cardiopatías y diabetes tipo 2 también favorecen la salud hepática.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Si tienes sobrepeso, adelgaza

Dado que la EHGNA guarda un vínculo tan directo con la obesidad, bajar de peso es quizá la forma más importante de prevenir este trastorno, advierte Lim. Con solo perder entre el 7 y el 10% de tu peso inicial, se reduciría significativamente el contenido de grasa hepática, la inflamación del hígado y la cicatrización (fibrosis). 

Olvídate de las dietas populares, que solo son eficaces durante poco tiempo. Según Lim, “cualquier dieta que te ayude a bajar de peso a un ritmo constante y estable es buena para ti”.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

3. Limita los bocadillos y los refrescos azucarados

Es cierto que te ayudará a controlar el peso, pero eso no es todo: estos alimentos suelen estar llenos de azúcares simples, incluida la fructosa, que parece intervenir en el avance de las enfermedades hepáticas. Si bien no se conoce el mecanismo exacto, la fructosa puede inducir el organismo a producir y almacenar más grasa.

4. Haz ejercicio varias veces por semana

Hacer más ejercicio es fundamental para la salud del hígado, aunque no implique bajar de peso. Las investigaciones han vinculado el ejercicio con un menor riesgo de enfermedad hepática, y los estudios han descubierto que las personas que padecen EHGNA y hacen ejercicio aeróbico o de resistencia durante unos 45 minutos tres veces por semana durante 12 semanas pueden reducir la grasa hepática entre un 20 y un 30%.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

5. Reduce mucho el consumo de alcohol

Limitar el consumo de alcohol también es importante para la salud del hígado, sobre todo si padeces una enfermedad hepática causada por el alcohol, sugiere Mansouri. “Según las recientes pautas canadienses, la cantidad prudente de alcohol es cero”, señala, y agrega que las mujeres son mucho más vulnerables ante los efectos del alcohol. “De hecho, la misma cantidad de alcohol puede ser doblemente tóxica para el organismo de las mujeres que el de los hombres”.

6. Consume más café

Tanto si prefieres el café común como el descafeinado, debes saber que su consumo se ha vinculado a un menor riesgo de enfermedad del hígado graso en etapa avanzada e incluso al cáncer de hígado, señala Mansouri. Las investigaciones sugieren que hasta unas tres o cuatro tazas por día pueden ofrecer protección.

7. Evita los suplementos innecesarios

Algunos suplementos, como el cardo mariano, podrían tener efectos antiinflamatorios en el hígado, pero no hay datos confiables que respalden su consumo, según Rustgi. Mientras tanto, hay una cantidad mucho mayor de suplementos dietéticos —como la bufera (ashwagandha), el chaparral y la kava— que pueden causar toxicidad hepática. De hecho, cerca del 20% de los casos de hepatotoxicidad en el país se deben a suplementos dietéticos y herbales. “Muchas personas preguntan por los remedios o los suplementos herbales”, comenta Lim. “Les aconsejo que no los tomen porque no están regulados por la [Administración de Alimentos y Medicamentos], así que no sabemos en realidad lo que contienen. La mayoría no son favorables para el hígado, y algunos pueden causar lesiones hepáticas graves”.

Según Rustgi, los pacientes suelen cometer el error de pensar que “natural” significa que algo es inocuo o beneficioso. “Les recordamos que los rayos y las serpientes son naturales y no son precisamente saludables”, explica.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.