Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los boomers pueden ser la excepción que baje las tasas de demencia

Dos nuevos estudios muestran quién está bien y quién está mal en lo que respecta a la salud del cerebro.

Una mujer sentada en su oficina

GETTY IMAGES

In English | En lo que respecta al riesgo de desarrollar demencia, hay buenas y malas noticias (consulta “malas noticias para los boomers” a continuación). Primero lo positivo: Un nuevo estudio revela una disminución del 13% por década, durante las últimas tres décadas, en las enfermedades que deterioran la memoria. Para llegar a ese hallazgo, los investigadores analizaron los datos de siete grandes estudios, en los que participaron 49,202 adultos de 65 años o más en Estados Unidos y Europa, y examinaron los cambios en la incidencia de demencia entre 1988 y el 2015. Descubrieron que se produjo una disminución considerable tanto en hombres como en mujeres, aunque fue un poco más pronunciada en los hombres.

Esto significa que "si tienes 65 años ahora, tu riesgo de contraer demencia entre los 66 y 70 es menor que en 1970 o 1990", explica la coautora del estudio, la Dra. Sudha Seshadri, profesora de Neurología y directora del Glenn Biggs Institute for Alzheimer's & Neurodegenerative Diseases en el Centro de Ciencias de la Salud de University of Texas en San Antonio. Como señalan los autores del estudio, si esta tendencia continúa en Europa y América del Norte en las próximas décadas, 15 millones de personas menos desarrollarán demencia para el año 2040. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿A qué se debe que un menor número de adultos mayores probablemente sufran una enfermedad cerebral que deteriore la memoria? "Hay muchos factores que probablemente estén en juego, pero una cosa que podemos destacar del constante declive en las últimas tres décadas es que estamos haciendo algo bien", dice la coautora del estudio Lori Chibnik, profesora adjunta de Epidemiología en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. “Muchos de los cambios en los últimos 30 años que podrían haber desempeñado un papel vital en la reducción del riesgo de demencia [estaban] dirigidos al manejo del riesgo cardiovascular, como control de la presión arterial y cambios en el estilo de vida, así como dejar de fumar y aumentar el ejercicio”. Además, la menor incidencia de derrames cerebrales y los mejores resultados después de los derrames que se han producido en Estados Unidos y Europa probablemente contribuyeron a la tendencia de la disminución de la demencia, dice Seshadri.

A pesar de este importante paso en la dirección correcta, se estima que 50 millones de personas en todo el mundo padecen de demencia y cada año se identifican casi 10 millones de casos nuevos, según la Organización Mundial de la Salud. El número de personas con demencia es mayor que nunca porque las personas viven más tiempo, lo que significa que más personas están llegando a edades en las que es cada vez más probable que ocurra este trastorno. Además, las personas que tienen demencia viven más tiempo, explica Seshadri. "En general, el problema de la demencia en las comunidades y las familias sigue aumentando".

Malas noticias para los boomers: Resultados de otro nuevo estudio sobre la función cognitiva

Entre los grupos que pueden estar en mayor riesgo de demencia en el futuro: los boomers. Eso, según un estudio publicado en la edición del 29 de julio del 2020 de The Journals of Gerontology, serie B. Mediante datos de 30,191 participantes en el “Estudio de salud y jubilación” de 1996–2014, este estudio midió el funcionamiento cognitivo a lo largo de siete décadas de generaciones, desde la generación grandiosa hasta los boomers. Resulta que el funcionamiento cognitivo mejoró desde la generación grandiosa (los nacidos entre 1890 y 1923) hasta los "bebés de la guerra" (los nacidos entre 1942 y 1947), pero luego disminuyó considerablemente con los boomers.

¿Cuáles son las posibles razones del declive? Menor ingreso familiar; una menor probabilidad de matrimonio; mayores niveles de soledad, depresión y problemas psiquiátricos; y un aumento en los factores de riesgo cardiovascular, como la obesidad, la inactividad física y diabetes entre los boomers, según el autor del estudio Hui Zheng. "Esta disminución puede potencialmente revertir las tendencias favorables del pasado en cuanto a demencia a medida que los baby boomers alcanzan edades más avanzadas y el deterioro cognitivo se vuelve más común si no se implementan intervenciones efectivas", dice Zheng, profesor adjunto de Sociología en Ohio State University. “Esta no es necesariamente una tendencia irreversible. A nivel individual, todos pueden esforzarse por realizar más actividad física, llevar una dieta saludable y fuertes lazos sociales para reducir el riesgo de deterioro cognitivo más adelante en su vida".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


De hecho, cada vez hay más pruebas que respaldan el impacto que los factores de riesgo modificables —tales como el nivel de educación, la hipertensión, la discapacidad auditiva, el tabaquismo, la obesidad, la depresión, la inactividad física, la diabetes y el nivel de contacto social— pueden tener en el riesgo de demencia, según un informe publicado en la edición del 8 de agosto del 2020 del informe Lancet. Junto con las causas habituales, el informe sugiere que el consumo excesivo de alcohol, una lesión cerebral traumática y la contaminación del aire se agreguen a la lista de factores de riesgo potencialmente modificables. En general, señalan los autores, 12 factores de riesgo modificables explican alrededor del 40% de los casos de demencia en todo el mundo, muchos de los cuales podrían prevenirse o retrasarse con modificaciones en el estilo de vida.

Para reducir el riesgo de desarrollar demencia a lo largo de la vida, el informe Lancet recomienda que las personas:

  • Se esfuercen por mantener una presión arterial sistólica de 130 mm Hg o menos después de los 40 años.

  • Reduzcan el riesgo de pérdida auditiva al proteger sus oídos del ruido excesivo y usar audífonos si se ha producido una pérdida auditiva.

  • Disminuyan su exposición a la contaminación del aire y al humo de tabaco de segunda mano, y dejen de fumar si tienen ese hábito.

  • Eviten las lesiones en la cabeza.

  • Limiten el consumo de alcohol , ya que tomar más de 21 tragos por semana aumenta el riesgo de demencia.

  • Prevengan la obesidad y la diabetes, y se mantengan físicamente activos en la etapa media de la vida y posiblemente más tarde.

"Al mejorar tu estilo de vida, puedes mejorar tu riesgo de desarrollar demencia, incluso si tienes un riesgo genético de padecerla", dice Seshadri. Cuando de hábitos de estilo de vida se trata, "lo que es bueno para tu corazón realmente parece ser bueno para tu cerebro".

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.