Skip to content
 

El peligro del aislamiento social

Cómo identificar, combatir y evitarlo.

Mujer sola sentada en un sofá

MOMO PRODUCTIONS/GETTY IMAGES

El aislamiento social puede conllevar a problemas graves de salud, entre ellas el inicio más temprano de la demencia.

In English |  Puede comenzar de pronto con la muerte de un cónyuge, o una caída que te deja confinado. Puede comenzar más gradualmente a medida que te vuelves cuidador de un familiar enfermo, o al dejar una carrera que has desempeñado por muchos años. Puede empeorar si desarrollas problemas de la audición o la vista, o si encuentras difícil conducir.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

El aislamiento social ocurre cuando las personas se encierran en sí mismas y se desconectan de la familia, las amistades y la comunidad. Cualquier número de cambios comunes con la edad puede provocar este problema.

Así que quizás no sea sorprendente que, según AARP Foundation, casi 1 de cada 5 adultos en Estados Unidos de 65 años o más se encuentra aislado socialmente. Las investigaciones señalan que esta epidemia de salud pública afecta a más de 8 millones de adultos de 50 años o más y está creciendo, dado que 10,000 adultos cumplen sus 65 años cada día en Estados Unidos. 

"El aislamiento social es un problema que recibe relativamente poca atención y poco enfoque sostenido, pero debilita la salud y bienestar de millones de adultos mayores", dice Lisa Marsh Ryerson, presidenta de AARP Foundation.

Los expertos en el envejecimiento sostienen que es importante identificar las señas del aislamiento social en nosotros mismos y en otras personas y tomar pasos para combatirlo tempranamente, porque puede suponer un grave peligro para la salud mental y física.

Según un estudio llevado a cabo por los profesores Julianne Holt-Lunstad y Timothy Smith de Brigham Young University, el aislamiento social prolongado es tan dañino para la salud como fumar 15 cigarrillos al día, y es más perjudicial que la obesidad.

El aislamiento social se ha relacionado con una presión arterial más alta, una mayor susceptibilidad a la gripe y otras enfermedades infecciosas, y el inicio más temprano de la demencia

E.A. Casey, experto de AARP Foundation, señala que uno de los factores que provocan el aislamiento es que muchas personas que carecen de conexiones sociales se muestran reacias a pedir ayuda. En estos casos, las amistades y los seres queridos pueden asegurarle a la persona que desean ayudarla y no consideran que esto sea una carga. También es importante no insistir en una solución en particular, sino hacer preguntas para determinar lo que le interesa a la persona que está aislada.

Según AARP Foundation, estas son algunas de las señas que indican que una persona podría estar aislada:

  • Un aburrimiento profundo, falta de interés en general y retraimiento
  • Pérdida de interés en la higiene personal
  • Una pobre alimentación y nutrición
  • El abandono, desorden y almacenamiento compulsivo de proporciones considerables en el hogar

Para evaluar si alguien está aislado socialmente y proveer recursos para combatirlo, AARP Foundation se unió a la Gerontological Society of America, Give an Hour, la National Association of Area Agencies on Aging y UnitedHealth Group para crear connect2affect. Esta herramienta en internet hace 12 preguntas que se contestan "sí" o "no" para determinar si una persona corre un riesgo alto, moderado o bajo de aislamiento. Las preguntas abordan problemas tales como cuánto contacto tiene la persona con otras personas cada semana; si tiene acceso a medios de transporte; y cuánto compañerismo tiene.

Para aquellos en riesgo de aislamiento, connect2affect ofrece sugerencias para ayudarlos a volverse a conectar al mundo exterior. La guía, que acepta búsquedas, provee acceso local a transporte, actividades en centros comunitarios o para adultos mayores y oportunidades de voluntariado.

Los expertos sostienen que los centros comunitarios o para adultos mayores pueden desempeñar un papel muy útil en el desarrollo de conexiones saludables. El Lee Community and Senior Center en Arlington, Virginia, por ejemplo, ofrece una variedad de actividades: charlas sobre temas que abarcan desde mudarse a un lugar más pequeño hasta cuestiones de tutela y la historia local, además de clases de mantenimiento físico y viajes a destinos fuera de la ciudad.

Adriana Carr, directora del centro, dice que algunas personas mayores comenzaron una banda ahí, que atrae a otras personas a sus conciertos informales. 

"La gente viene para participar en las actividades y desarrollan amistades", dice Carr. Señala que en el caso de varias parejas casadas que acuden al centro, cuando uno de los esposos muere, el otro regresa a las actividades en grupo y mantiene esa conexión. 

Muchos centros atraen a las personas mayores al ofrecer almuerzos saludables a bajo costo. Algunas bibliotecas e instituciones académicas de enseñanza superior también ofrecen programas gratuitos o a bajo costo que atraen a los adultos mayores.

Para conectarte a servicios más formales para personas de edad avanzada y sus familias, prueba Eldercare Locator, un servicio de la U.S. Administration on Aging (Administración de Asuntos sobre la Vejez), en eldercare.acl.gov, o llámalos al 800-677-1116.

"Nuestras comunidades son más saludables cuando los adultos mayores siguen participando en ellas", señala Ryerson. "Sacarles provecho a sus conocimientos y a las lecciones que han aprendido en la vida de una manera que mantenga su sentido de propósito —y al mismo tiempo fortalezca las comunidades— nos beneficia a todos". 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.