Skip to content
 

La verdad detrás de la moda de la terapia de vitaminas intravenosas

Los 'bares de goteo' afirman que curan la resaca, aumentan la inmunidad y combaten el envejecimiento, pero los expertos recomiendan precaución.

Una mujer recibe una infusión intravenosa mientras sostiene una copa de agua con lima

YACOBCHUK / GETTY IMAGES

In English

En las ciudades de todo el país han surgido los salones IV y los "drip bars" (bares de goteo), que prometen infusiones de vitaminas por vía intravenosa que pueden aumentar la hidratación, dar energía, apoyar la salud del sistema inmunitario y combatir los signos del envejecimiento.

Sus defensores afirman que la terapia intravenosa es eficaz porque evita el sistema digestivo y suministra hidratación, nutrientes y minerales directamente al torrente sanguíneo. Algunas celebridades —como Jane Fonda, Lily Tomlin, Adele, Chrissy Teigen y John Legend— han utilizado la terapia intravenosa (IV) como parte de sus rutinas de bienestar.

Pero los expertos aseguran que hay pocas pruebas científicas que respalden los tratamientos. También advierten que el goteo intravenoso médicamente innecesario podría ser arriesgado para algunas personas, en particular para quienes padecen enfermedades cardíacas o problemas renales.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Para esas personas, la administración de líquidos con demasiada rapidez podría ser perjudicial porque su “corazón o sus riñones no pueden tolerar que se introduzcan grandes cantidades de sal y líquidos en su organismo”, explica el Dr. Sam Torbati, codirector del Departamento de Medicina de Urgencias del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles. “Desde el punto de vista médico, es donde hay más potencial de daño”.   

Recomienda consultar con tu médico antes de visitar una clínica de goteo.

¿La terapia intravenosa puede ayudar con la hidratación?

Una infusión intravenosa puede salvar la vida de un paciente muy deshidratado, con carencia de nutrientes o que sufre una infección masiva. Pero muchos expertos afirman que no hay razón para someterse a lo que es esencialmente un tratamiento invasivo a menos que un médico lo recomiende.

“La hidratación por vía intravenosa es excelente para las personas que realmente la necesitan”, explica el Dr. Robert H. Shmerling, editor sénior de Harvard Health Publishing, que ha investigado la terapia intravenosa. “Cuando se trata de estos sueros a la carta, la respuesta corta es que hay que actuar con precaución. Son caros y no son claramente útiles desde el punto de vista científico”.

Aunque es cierto que una infusión puede hidratarte más rápido que beber líquidos por la boca, dice Shmerling, “eso no se traduce necesariamente en ningún tipo de beneficio para la salud”.

Un estudio (en inglés) de revisión publicado en la revista Sports Health no encontró pruebas de que los fluidos intravenosos administrados a los atletas mejoraran su rendimiento o les ayudaran a rehidratarse mejor que los líquidos consumidos oralmente.

“Si eres capaz de beber líquidos —y tu sistema digestivo funciona—, esa es la mejor manera de obtenerlos”, expresa Shmerling.

Si estás demasiado enfermo o eres demasiado mayor para beber el volumen de líquido que tu cuerpo necesita, entonces debes ingresar en un centro médico, agrega.

Las clínicas no están reguladas por la FDA

Sin embargo, las promesas de la terapia intravenosa van más allá de la simple hidratación. En la mayoría de las clínicas, puedes elegir entre una variedad de brebajes, en función de tu meta. Hay diferentes cócteles para curar la resaca, reforzar el sistema inmunitario, aumentar la energía, ayudar a la recuperación tras el entrenamiento, tratar el desfase horario, mejorar la piel, eliminar las toxinas y revertir los signos del envejecimiento.

Existen pocas pruebas que respalden estos beneficios, afirma Shmerling, y las clínicas no están reguladas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). “Su comercialización se ha adelantado mucho a la ciencia”.

De hecho, la mayoría de las clínicas incluyen alguna variación de este descargo de responsabilidad en su sitio web y en los materiales de mercadeo: “Los servicios que se prestan no han sido evaluados por la Administración de Alimentos y Medicamentos [...]. Cualquier designación o referencia a las terapias es solo para fines de mercadeo”.

Uno de los pocos estudios clínicos controlados que analizaron la terapia vitamínica intravenosa en comparación con un placebo descubrió que los pacientes con fibromialgia (en inglés) informaron una menor sensibilidad y dolor después de recibir una infusión específica llamada “cóctel de Myers”, una mezcla de magnesio, calcio y vitaminas C y B inventada por un médico llamado John Myers.

Pero esta es la cuestión: los pacientes del estudio a los que se les inyectó solo una solución salina informaron los mismos resultados positivos, un signo de “un fuerte efecto placebo”, escribieron los autores del estudio.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Existen otros riesgos

Si decides probar la terapia intravenosa, asegúrate de recibir el tratamiento en un entorno seguro y limpio. Pregunta también quién te administrará la infusión y cuánta experiencia tiene, aconseja Torbati.

Dado que te colocan una aguja en el brazo, existe la posibilidad de que te cause dolor o hematomas o, en casos aislados, de que se produzca una infección o una inflamación de la vena. Los pacientes de edad avanzada suelen tener las venas más pequeñas, por lo que la colocación de una vía intravenosa en alguien mayor de 65 años es más difícil que en una persona más joven. “Cuanto más frágil te encuentres desde el punto de vista médico, más cauteloso deberías ser a la hora de probar estas cosas”, recomienda Torbati.

También es importante preguntar exactamente qué sustancias se introducirán en tu organismo.

Algunos goteros tienen medicamentos antiinflamatorios o contra las náuseas que podrían causar una reacción alérgica o interactuar con los medicamentos que el paciente ya está tomando, dice Torbati. Otras infusiones incluyen medicamentos recetados, como el ketorolaco y la lidocaína, que podrían provocar efectos adversos potencialmente mortales en algunos pacientes, según un estudio del 2014 publicado en el Journal of Parenteral and Enteral Nutrition (en inglés).  

En el 2018, la supermodelo Kendall Jenner fue hospitalizada después de una mala reacción a un goteo intravenoso de vitaminas del cóctel de Myers, según las noticias.

En conclusión

Aunque los goteos intravenosos son de bajo riesgo para la mayoría de las personas saludables, los expertos médicos suelen desaconsejarlos, sobre todo porque son muy caros e innecesarios. El costo de un suero vitamínico oscila entre $79, el precio promocional para la primera infusión en algunas clínicas, hasta los cientos de dólares por un cóctel especial entregado a domicilio por un proveedor móvil.

“No hay nada mágico en recibir vitaminas por vía intravenosa”, explica Torbati. “Si quieres nutrición extra, toma una vitamina. Si te duele la cabeza, toma ibuprofeno. En vez de gastar cientos de dólares en una infusión intravenosa, puedes gastar 5 centavos en una píldora y obtener el mismo beneficio”.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.