Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Guía de vacunas para adultos mayores

El poder de las vacunas a través de una generación

Una mirada al impacto vital de la inmunización en los baby boomers.

Una pareja camina al aire libre

GETTY IMAGES

In English | Si naciste antes de mediados de la década de 1950, probablemente recuerdes que hubo niños en tu pueblo que quedaron paralíticos por la polio o sordos por la meningitis. Estas enfermedades se han convertido en recuerdos lejanos, pero a medida que la COVID-19 hace estragos en el mundo, nos trae recuerdos dolorosos de aquellos veranos que pasamos escondiéndonos de virus invisibles pero mortales.

"Muchas de estas enfermedades —como las paperas, el sarampión y la varicela— se consideraban ritos de iniciación para los niños, pero por cada niño que se enfermaba, uno moría y otro sufría complicaciones de por vida", dice René Najera, epidemiólogo y editor de The History of Vaccines, un sitio web del College of Physicians of Philadelphia. "El impacto de las vacunas cuando se trata de salvar vidas y preservar la salud de todos, especialmente de la generación de los boomers, es asombroso y poco apreciado", añade.

Un ejemplo de esto: antes de que la vacuna contra la poliomielitis estuviera disponible en 1955, había más de 13,000 casos de poliomielitis paralítica (en inglés) en Estados Unidos cada año. (La enfermedad, que se transmite principalmente en piscinas, también podía ser asintomática en otros miles de niños). En 1960, el número de casos había disminuido a 2,525 (en inglés), y en 1965 se redujo a 61. "Miles de boomers se salvaron de la enfermedad y de sus devastadoras consecuencias", dice Najera.

Las vacunas no solo han marcado la diferencia para los afectados por enfermedades en la infancia, sino que también han salvado la vida de los adultos mayores de esta generación. De particular importancia es la vacuna contra la gripe, que fue aprobada por primera vez en 1946 para la población civil. Ese fue también el primer año de la explosión de nacimientos que dio nombre a la generación de los boomers.

Los expertos dicen que la vacuna, en algunas temporadas, salva la vida de decenas de miles de adultos mayores y evita aún más hospitalizaciones. Según un estudio presentado en la asamblea anual del 2019 de la Infectious Diseases Society of America, los adultos mayores de 65 años que recibieron la vacuna tuvieron un riesgo un 28% menor de necesitar cuidados intensivos y un 46% menor de necesitar un respirador artificial.

Sin embargo, la vacuna se podría beneficiar de mejores relaciones públicas entre los escépticos de 60 y 70 años, ya que su eficacia puede variar de un año a otro y de una cepa de gripe a otra. Durante la temporada de gripe 2018-2019, casi un tercio de los adultos mayores de 65 años no se vacunaron.

Un mayor conocimiento de la vacuna de alta dosis contra la gripe — Fluzone, cuyo uso se aprobó hace 10 años para los adultos mayores en particular— podría ayudar a cerrar la brecha entre las expectativas y la realidad. La vacuna, dice L.J. Tan, director de estrategias de Immunize.org, ayuda a compensar el "efecto doble" que los adultos mayores enfrentan con la gripe. "No solo son más propensos a las complicaciones de la gripe si se enferman, sino que su cuerpo no responde tan robustamente a la vacuna contra la gripe cuando se les inocula", explica. La dosis más alta contiene cuatro veces los antígenos de la vacuna común, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Otras vacunas para adultos que se están aprovechando menos de lo que los expertos desearían son la vacuna antineumocócica, autorizada por primera vez en 1977, que previene la complicación más común de la gripe en los adultos mayores, y la nueva vacuna contra el herpes zóster, que es especialmente importante para los boomers, quienes probablemente tuvieron varicela cuando eran niños.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La primera vacuna contra el herpes, Zostavax, fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) en el 2006, más o menos cuando los boomers que se enfrentaban a la edad de jubilación realmente empezaron a necesitarla, ya que sus sistemas inmunitarios envejecidos eran más propensos a que el virus de la varicela se reactivara como un sarpullido doloroso y con ampollas, con el potencial de causar fuertes dolores neurálgicos. Pero aunque la eficacia de Zostavax en la lucha contra el herpes era solo del 50%, en el 2017 surgió Shingrix, una vacuna con una eficacia superior al 90%. "Es como la vacuna contra la varicela con esteroides, y la esperanza es que mantenga el virus bajo control otros 30 o 40 años", dice Najera.

Ahora el mundo espera una vacuna segura y eficaz contra la COVID-19, que es especialmente crítica para la población de 65 años o más, a la que corresponden 8 de cada 10 muertes durante la pandemia. Pero los expertos dicen que con esta inoculación, como con otras, puede ser necesario manejar las expectativas. "Puede tener un 50% de eficacia para enfermedades moderadas a severas, como la gripe, y durar un par de años, si no un poco más", dice el Dr. Paul Offit, director del Vaccine Education Center del Children's Hospital de Filadelfia.

Mientras tanto, es importante que te asegures de estar al día con todas las vacunas necesarias, señala Tan. "No quieres contraer ninguna de estas enfermedades y terminar en el hospital al mismo tiempo que la COVID-19 está causando estragos a tu alrededor", dice. Nuestra guía de todas las vacunas que necesitas después de los 50 años puede ayudarte a verificar que estás al día y ayudar también a que tú y tu generación se mantengan más sanos a largo plazo.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.