Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Guía de vacunas para adultos mayores

Mantente fuera del hospital al vacunarte contra la gripe

La fecha y la dosis de vacunación pueden ser esenciales; esta es la que debes pedir.

Mujer frente a un mostrador de una farmacia donde hay un letrero que dice vacuna contra la gripe

GETTY IMAGES

In English | Cada año, un tercio de los adultos de 65 años o más no reciben la vacuna contra la gripe. Según el Dr. Gregory Poland, experto en enfermedades infecciosas y director del Mayo Clinic Vaccination Research Group, es una estadística preocupante: “Si alguien me preguntara lo que podría hacer para tener más posibilidades de morir antes de Navidad, le diría que no usara el cinturón de seguridad, que no se pusiera la vacuna antigripal y que ignorara las recomendaciones para prevenir la COVID-19”.

De hecho, recibir la vacuna anual contra la gripe es fundamental. “La necesitamos todos los años porque las cepas [del virus] son distintas cada año”, señala la Dra. Kristin Christensen, especialista en medicina interna afiliada a Penn Medicine, en Filadelfia. Los investigadores intentan predecir cuáles serán las cepas más prevalentes en cierta temporada de gripe y actualizan la vacuna en conformidad. Este año, todas las vacunas disponibles nos protegerán contra cuatro cepas de gripe.

La vacunación es especialmente importante para los adultos mayores, cuyo sistema inmunitario se debilita naturalmente con la edad. Esto aumenta su riesgo de sufrir complicaciones graves de la gripe (en particular neumonía) que pueden poner en peligro su vida. Según los CDC, en años recientes cerca del 70 al 85% de las muertes vinculadas a la gripe estacional ocurrieron en personas de 65 años o más, y el 50 al 70% de las hospitalizaciones ocurrieron entre quienes pertenecen a ese grupo de edad.

Es más, indica Poland, “Un adulto mayor hospitalizado por gripe tiene un riesgo cerca de doce veces mayor de sufrir un ataque cardíaco y cerca de seis veces mayor de sufrir un derrame cerebral” debido a que la gripe aumenta el riesgo de padecer estos problemas cardiovasculares.

La temporada de gripe 2017-2018 fue especialmente severa y ocasionó 810,000 hospitalizaciones y 61,000 muertes en Estados Unidos. En la misma temporada, el 67% de las personas hospitalizadas tenían 65 años o más, quienes también representaron el 83% de las muertes. 

La última temporada de gripe, por supuesto, fue diferente. Las tasas de gripe durante la temporada 2020-2021 fueron significativamente más bajas de lo habitual. Por un lado, las precauciones relacionadas con la COVID-19 —como las mascarillas y el distanciamiento social, trabajar desde casa y reducir los viajes internacionales— significaron menos oportunidades para que la gripe se propagara.

Ahora que las personas están regresando a una vida más “normal” —dejando de usar mascarillas, regresando a oficinas y escuelas, reuniéndose en eventos deportivos, viajando en aviones—, los expertos en atención médica advierten que el virus podría volver a los niveles anteriores a la pandemia. 

Los niveles más bajos de inmunidad de la casi inexistente temporada de gripe del año pasado también podrían perjudicarnos. “Como no hubo gripe el año pasado, no tenemos ninguna de esa inmunidad natural adquirida en nuestra población este año. Así que eso solo significa que hay muchas más personas susceptibles, lo que podría aumentar la transmisión si y cuando la temporada realmente empeore”, dice Lauren Ancel Meyers, epidemióloga de University of Texas en Austin y directora del UT COVID-19 Modeling Consortium.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Qué vacuna debes recibir

Las personas de 65 años o más deberían recibir una de dos vacunas específicas para este vulnerable grupo de edad: Fluzone High-Dose y FLUAD. Fluzone High-Dose tiene cuatro veces más antígenos contra la gripe —la parte de la vacuna que ayuda al organismo a adquirir protección contra los virus gripales— que la dosis común. La otra opción, FLUAD, contiene un adyuvante adicional, una sustancia diseñada para mejorar tu respuesta inmunitaria. Habla con tu proveedor de atención médica para saber cuál es la mejor vacuna para ti.

Una vacuna contra la gripe también puede ayudarte a evitar la neumonía, otra infección respiratoria que a veces puede contraerse en un sistema debilitado por la gripe. Según una nueva investigación, las personas que se vacunaron contra la gripe a principios de este año podrían ser menos propensas a sufrir una infección grave de COVID-19 en el futuro. En uno de estos estudios, publicado en la revista Plos One, los investigadores analizaron los registros médicos electrónicos de 74,754 personas que dieron positivo en la prueba de COVID-19 y descubrieron que quienes habían recibido la vacuna contra la gripe durante los seis meses anteriores tenían menos probabilidades de haber tenido complicaciones de salud relacionadas con su infección por COVID-19.

Por lo general, los médicos recomiendan vacunarte entre septiembre y finales de octubre. Meyers recomienda que te vacunes más temprano este año, siempre que sea posible. “No sabemos exactamente si, cuándo, cuán grande o cuán grave va a ser esta temporada de gripe. Pero con el VRS [virus respiratorio sincitial], vimos un aumento inusualmente temprano en la transmisión, y lo mismo podría suceder con la gripe. Debido a esa incertidumbre, las personas deben absolutamente vacunarse, y vacunarse temprano podría brindar más protección a las personas y a las comunidades, independientemente de si el virus comienza a propagarse ampliamente”.

En cuanto al momento, Christensen señala que también es importante considerar cuándo recibirás la protección completa de la vacuna contra la gripe. “Después de recibir la vacuna, el organismo necesita de cuatro a seis semanas para adquirir inmunidad contra la gripe. Luego recibes aproximadamente seis meses de inmunidad de cada vacuna contra la gripe antes de que la inmunidad comience a disminuir”. Por esta razón, dice que vacunarte, digamos, en agosto, podría ser demasiado temprano, ya que la protección podría desaparecer mientras la gripe todavía está generalizada.

Incluso si estás vacunado, existe la posibilidad de que te pueda dar la gripe. Tal vez te expongas a un virus que no está incluido en la vacuna contra la gripe estacional, ya que pueden circular muchas cepas de gripe distintas cada año. (La eficacia general de la vacuna oscila entre el 40 y el 60% durante los años en los que las cepas de la vacuna coinciden con las cepas de la gripe). 

“Las cepas que va a contener la vacuna se deciden a más tardar en febrero o marzo. Sin embargo, para octubre y noviembre ya puede haber un virus gripal nuevo que sea la cepa que circula con mayor prevalencia”, explica Poland. “El público puede decir que la vacuna no tuvo efecto. Bueno, tienen razón. Pero se debe a que el virus ha mutado”. Aun así, si contraes la enfermedad, la vacuna antigripal puede disminuir su gravedad. Un estudio del 2017 concluyó que la vacuna redujo la cantidad de muertes, de ingresos a la unidad de cuidados intensivos y la duración de las hospitalizaciones entre los pacientes que padecían de gripe.

También debemos tener en cuenta lo siguiente: “Usar mascarillas y cumplir con el distanciamiento social y la desinfección de manos es tan eficaz contra la gripe como contra el coronavirus”, indica Poland.

Lo que debes saber sobre la vacuna contra la gripe

Quién la necesita: todos los adultos, sin importar la edad. No dejes de informarle a tu proveedor de atención médica si alguna vez has tenido una reacción grave a la vacuna antigripal, si eres alérgico a los huevos (que por lo general se usan en la elaboración de la vacuna antigripal) o tienes (o has tenido) el síndrome de Guillain-Barré. En raras ocasiones, las personas pueden contraer este síndrome en el que el sistema inmunitario daña las neuronas, lo que causa debilidad muscular y a veces parálisis durante los días o semanas posteriores a la vacunación. (Sin embargo, los estudios sugieren que es más probable que una persona lo contraiga después de tener gripe y no después de recibir la vacuna). Si tienes fiebre, tal vez te pidan que esperes hasta que la temperatura vuelva a ser normal antes de recibir la vacuna.

Con qué frecuencia: una vez al año (el propio virus escurridizo cambia cada año). La temporada de gripe normalmente comienza en octubre y termina en marzo. Los CDC recomiendan vacunarse antes de fines de octubre, dado que el organismo necesita cerca de dos semanas desde la vacunación para crear los anticuerpos que combaten la gripe.

Por qué la necesitas: la gripe puede conducir a la hospitalización y a veces la muerte, y los adultos mayores son los más vulnerables. Los estudios demuestran que la vacunación puede reducir el riesgo de contraer la enfermedad hasta en un 40 a 60%.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Qué sigue? Vacunas contra la gripe y la COVID

Los expertos nos dicen que es seguro —y posiblemente ahorraría tiempo— recibir cualquier vacuna de refuerzo contra la COVID al mismo tiempo que la vacuna contra la gripe. Además, las compañías farmacéuticas están trabajando actualmente en vacunas combinadas diseñadas para combatir la gripe y la COVID, dos virus muy diferentes, en una sola dosis. Novavax, fabricante de vacunas, ha combinado su vacuna contra la gripe, NanoFlu —que todavía está en fase de prueba— con la vacuna contra la COVID-19. La vacuna produjo anticuerpos contra ambos virus. Moderna también está desarrollando una vacuna dirigida tanto a la gripe como a la COVID-19, con planes de desarrollar una vacuna respiratoria de tres funciones que combine la protección contra la gripe estacional, la COVID-19 y el VRS con una sola inyección. Y Sanofi y Translate Bio comenzaron un ensayo de una vacuna ARNm contra la gripe que ataca a una cepa particularmente desagradable del virus —H3N2— asociada con una enfermedad más grave, especialmente entre las personas que se consideran en riesgo, como los adultos mayores y los niños pequeños.

Nota de redacción: este artículo se actualizó en septiembre del 2021 con nueva información sobre la temporada de gripe del 2021-2022. 

Barbara Stepko tiene una larga trayectoria como escritora de salud y estilo de vida, y ha sido editora de Women’s Health e InStyle. Su trabajo ha aparecido en The Wall Street Journal, Parade y otras revistas nacionales.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.