Skip to content

Dr. Elmer Huerta

 

¿Has pensado en usar marihuana con fines medicinales?

Conoce sus propiedades, beneficios y riesgos para los adultos mayores.

Marihuana medicinal

Alamy

Los años sesenta se caracterizaron por el desarrollo de diversos movimientos sociales y culturales en el mundo entero. Uno de los “símbolos” de esos turbulentos años fue el uso de drogas, entre ellas la marihuana que se convirtió en la más consumida de la generación.

No hay que ser matemático para calcular que los jovencitos de esa época tienen ahora más de 60 años y pertenecen a la llamada generación de los “baby boomers”, nacidos entre 1946 y 1964; una generación que a diferencia de sus predecesores, está usando drogas con mayor frecuencia al envejecer. De hecho, la Oficina de Abuso de Sustancias y Salud Mental de Estados Unidos calcula que el uso de marihuana se triplicará en las personas mayores de 50 años entre el periodo de 1999/2001 y el 2020.

Propiedades de la marihuana

La marihuana es una planta que tiene más de 500 sustancias químicas en sus hojas e inflorescencias, de las cuales el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) son las más importantes. El THC es la sustancia responsable de los cambios en el comportamiento que ocurren después de fumarla o ingerirla, mientras que el CBD es una sustancia con poderosos efectos antiepilépticos. Es importante mencionar que las recientes discusiones sobre el uso de la marihuana con fines medicinales contemplan el cultivo, procesamiento y distribución de esos dos diferentes tipos de sustancias.

Tanto el THC como el CBD actúan a través de un importante sistema de comunicación intercelular y regulador de la función cerebral llamado sistema endocannabinoide, el cual regula importantes funciones como memoria, humor, sistemas de recompensa cerebral, adicción a las drogas y procesos metabólicos como la destrucción de grasa (lipólisis), el metabolismo de glucosa y el balance de energía.

Su uso medicinal

Debido a que el gobierno de Estados Unidos considera a la marihuana como una droga de “Schedule I”, lo cual significa que no tiene ningún tipo de efecto beneficioso sobre la salud, no se han podido hacer investigaciones sobre el uso medicinal de la planta en este país. Sin embargo estudios en Israel y otros países demuestran que algunas enfermedades que afectan a las personas mayores podrían ser mejoradas con el uso de la marihuana. Entre ellas están el glaucoma y la falta de apetito producida por el cáncer y el SIDA. Una reciente publicación reportó que los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica (ALS) pueden aliviarse con el uso de la marihuana.  Otros estudios indican que la marihuana podría jugar un papel importante en aliviar los síntomas del síndrome de estrés post traumático.

Como información general, la marihuana con fines medicinales puede fumarse e ingerirse en diversos tipos de productos alimenticios. También se encuentra en gotas, las cuales requieren elaborados procesos de procesamiento y concentración y estandarización de la cantidad de THC o CBD.

El uso y el abuso de la marihuana pueden ocasionar una serie de problemas en la salud en las personas mayores, los cuales dependen del tiempo y la dosis en que se usa y algunos de los cuales veremos a continuación:

Trastornos cognitivos. Son aquellos que afectan la memoria, el pensamiento y la resolución de problemas. Si bien está bien demostrado que aquellos que consumen marihuana pierden momentáneamente la memoria reciente y tienen dificultades para concentrarse adecuadamente, no ha podido demostrarse su efecto a largo plazo.

Trastornos en la salud del corazón. La marihuana eleva la frecuencia de los latidos del corazón y puede producir aumento de la presión arterial. Un estudio encontró que el fumar marihuana puede desencadenar un ataque al corazón dentro de la primera hora después del consumo.

Cáncer. El humo de la marihuana es muy similar al humo del cigarrillo, producto con el que generalmente se combina,  y se sabe que contiene el doble de los carcinógenos hidrocarburos poliaromáticos.  Un estudio neozelandés encontró que el riesgo de cáncer pulmonar aumentaba en un 8% por cada cigarrillo de marihuana que se consumía al día.

Trastornos psiquiátricos. Algunos estudios han demostrado una posible relación entre el uso de la marihuana y el desencadenamiento de esquizofrenia y depresión

Dependencia. Se ha demostrado dependencia física y psicológica en el 7 a 10% de los que usan la marihuana, especialmente si se empezó a usar a temprana edad.

Accidentes. El fumar marihuana duplica el riesgo de sufrir un accidente de tránsito probablemente debido a la falta de concentración y a la alteración de la memoria reciente anteriormente descrita.

Interacción con medicamentos Especialmente con los ansiolíticos como diazepam (Valium), clonazepam (Klonopin), lorazepam (Ativan), zolpidem (Ambien), y barbitúricos como el fenobarbital (Donnatal). Los efectos relajantes de estos medicamentos pueden potenciarse con el uso de la marihuana. También se ha visto que la combinación con la fluoxetina (Zoloft) puede ocasionar serios cambios de comportamiento, llamado hipomanía.

Para finalizar, es importante saber que las variedades modernas de la marihuana son mucho más potentes que las antiguas. Si aprovechando las leyes del estado en que vives,  vas a usar marihuana —por razones médicas— analiza sus efectos secundarios, que no vayan a ser más perjudiciales que beneficiosos. Y no olvides siempre informar a tu médico sobre los medicamentos que estás tomando.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO