Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

4 problemas de salud que preocupan a los hombres negros, y 7 formas de controlarlos

Una nueva investigación de AARP recoge información sobre los problemas de salud que preocupan a los afroamericanos mayores.


spinner image Ilustración del brazo de una persona a la que le toman la presión arterial
Getty Images

Según una encuesta realizada recientemente por AARP sobre la salud de los afroamericanos mayores, la presión arterial alta, la diabetes, la artritis y las enfermedades cardíacas encabezan la lista de los problemas de salud que preocupan a los hombres negros mayores de 50 años. Los expertos dicen que esos temores tienen fundamento.

“El problema es real, la preocupación es real”, dice el Dr. Omofolarin Fasuyi, profesor adjunto de Medicina Familiar en la Facultad de Medicina de Morehouse, en Atlanta. “Tenemos disparidades en todo el espectro de problemas de salud física y mental en la población negra”.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Los adultos negros del país son un 30% más propensos que sus pares blancos a sufrir de hipertensión, según la Oficina de Salud de Minorías del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. Y son un 60% más propensos a recibir un diagnóstico de diabetes. Ambos trastornos son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, las que, según indican las investigaciones, tienen mayor probabilidad de causar la muerte de hombres negros que de hombres blancos.

La razón de estas disparidades, dicen los expertos, puede atribuirse a una variedad de factores. Algunos pueden ser biológicos, dice Fasuyi, pero otras fuerzas —entre ellas, las oportunidades económicas, el racismo estructural y la desconfianza en los médicos— también influyen. ​​

Si bien no es posible controlar los aspectos genéticos ni modificar los problemas sistémicos en forma individual y rápida, hay varias cosas que las personas pueden hacer para ayudar a reducir el riesgo de padecer una de estas enfermedades crónicas.  ​​

“Hay cosas que podemos controlar y cosas que están fuera de nuestro control”, dice el Dr. Sachin Shah, profesor adjunto de Medicina en la Universidad de Chicago. “Debemos enfocarnos efectivamente en los factores de riesgo modificables, las cosas que están bajo nuestro control”. Estas son siete medidas que recomiendan tres expertos: ​​

1. Reduce la cantidad de sodio en tu dieta. 

Si reduces el sodio, la presión arterial también se reducirá.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA), la persona promedio en Estados Unidos consume alrededor de 3,400 miligramos de sodio por día, más del doble de la ingesta diaria recomendada (1,500 mg).

Reducir el sodio no quiere decir necesariamente que debas hacer desaparecer el salero; la mayoría del sodio que consumimos proviene de alimentos envasados y preparados. Si bien evitar esos alimentos puede ser difícil —especialmente para quienes no tienen acceso a opciones frescas y saludables o no tienen mucho tiempo—, las investigaciones demuestran que reducir el consumo aunque sea 1,000 mg diarios (el equivalente a una cucharada de salsa de soya o unas pocas tajadas finas de algún embutido) puede mejorar en forma considerable la presión arterial.​​

2. Conoce tus niveles

Si sabes que tienes presión alta (es decir, por encima de 130/80 mm Hg) o te preocupa que puedas correr el riesgo de tenerla, Shah sugiere tener un monitor de presión en casa (puedes conseguir uno por aproximadamente $20) y vigilar esos números. En algunas farmacias y tiendas minoristas puedes tomarte la presión en forma gratuita.  ​​

La presión arterial alta, llamada hipertensión, afecta a alrededor del 56% de los adultos negros en el país y puede no tener síntomas, por lo que es fundamental vigilar los niveles. Si no se controla, la presión arterial alta puede provocar un ataque al corazón, insuficiencia cardíaca, un derrame cerebral o enfermedades renales. ​​

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

3. Haz ejercicio con frecuencia

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la actividad física regular ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas, como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas, muchos tipos de cáncer, depresión, ansiedad y demencia. Puede ayudar a reducir el dolor causado por la osteoartritis, la artritis asociada con el desgaste de las articulaciones, que se hace más común con la edad y afecta a los adultos negros más que a los adultos blancos, según la Arthritis Foundation. ​​

“Esto no significa que necesitas una máquina Peloton, ni siquiera una membresía en un gimnasio”, dice Shah. Una caminata enérgica es suficiente.

Si bien la mayoría de los hombres negros mayores de 50 años reportan sentirse bien con respecto a su salud, la investigación de AARP halló que menos de una cuarta parte de quienes respondieron la encuesta hacían la cantidad recomendada de ejercicio semanal. ​​

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

4. Encuentra un médico en quien confíes y visítalo con regularidad

Nuevamente, esto puede ser difícil para quienes enfrentan obstáculos en el cuidado de la salud, como la falta de seguro médico o de licencia por enfermedad. Pero las visitas rutinarias al médico son fundamentales para la salud, dice el Dr. David Stewart, profesor adjunto de Medicina Familiar en el Sistema Médico de la Universidad de Maryland. El médico puede asegurarse de que estás al día con el monitoreo de la presión arterial y las pruebas diagnósticas de diabetes y varias formas de cáncer. Si no se detectan y no se tratan, esos trastornos pueden resultar mortales. ​​

“Busca un médico que te conozca, conozca tu cultura, conozca tus particularidades”, dice Stewart. “Esos pacientes son los que obtienen la mejor atención médica, ya se trate de personas blancas o negras”. ​​

Según la investigación de AARP sobre la salud de los hombres negros, el 87% de los participantes dijeron que tenían un médico o proveedor de atención médica regular, y el 85% vieron a su proveedor médico en el año anterior. La gran mayoría de los hombres negros que participaron en la encuesta dijeron que se sentían cómodos con su médico y confiaban en él. ​​

“Establecer una relación con un profesional de la salud en quien confiamos es muy importante en términos de prevención de problemas de salud, que de ese modo pueden identificarse temprano y podemos mitigar sus efectos”, dice Fasuyi. ​​

5. Haz preguntas

Cuando veas al médico, no dudes en hacer preguntas. La investigación de AARP halló que las discusiones proactivas sobre la dieta, el peso y la salud mental no se están dando entre pacientes y profesionales de la salud, y muchos pacientes negros no se realizan pruebas rutinarias de detección que podrían identificar enfermedades cuando se encuentran en una etapa temprana y más tratable. ​​

“A veces, en las citas apresuradas, es posible que el médico no siempre aborde todo, o tal vez se olvide de mencionar algo. El peso es un ejemplo importante: lo medimos, calculamos el índice de masa corporal (IMC, la relación entre la altura y el peso), pero no siempre hablamos sobre eso. Puede ser un tema incómodo en ocasiones, pero esa es una buena pregunta para hacer”, dice Shah. ​​

Además de conversar sobre si tu peso está en un nivel saludable, los expertos sugieren hacer estas preguntas: ​​

  • ¿Es hora de hacerme un análisis de sangre regular?
  • ​¿Cómo está mi presión arterial? ​
  • ¿Hay algo que pueda hacer para mejorar la presión o el colesterol? ​
  • ¿Debo hacerme pruebas de detección de cáncer? ​ 
spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“Es bueno marcar el tono y decir: ‘Vine a verlo porque realmente quiero optimizar mi salud’. Si puedes establecer esa relación colaborativa y crear una alianza terapéutica, eso ayuda mucho, porque sabemos que los pacientes que tienen una participación más activa en su propia salud son más sanos”, dice Shah. ​​

6. Mantén a otros informados

Hablar con tu familia sobre tu salud —y la de ellos— es importante, dice Shah. También lo es prestar atención a los antecedentes familiares de salud. ​​

“Si tus padres tienen diabetes o presión arterial alta, ciertamente tienes un riesgo mayor de padecer los mismos problemas, y es algo que querrás vigilar de cerca”, dice Shah. ​​

Si sabes que tu padre recibió un diagnóstico de diabetes tipo 2 a los 60 años, por ejemplo, Shah sugiere pruebas de detección de diabetes y esfuerzos de prevención de cinco a diez años antes, “para que tal vez puedas adelantarte al problema y, en consecuencia, tener mejor salud”.​​

La investigación de AARP halló que alrededor del 61% de los hombres negros encuestados tenían antecedentes familiares de hipertensión; el 44% tenían antecedentes familiares de diabetes. ​​

7. Si fumas, deja de hacerlo

El tabaquismo puede causar cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los participantes en la encuesta de AARP reportaron que no consumen cantidades excesivas de tabaco o alcohol. Aun así, los hombres negros en todos los grupos de edad tienen los índices más altos de tabaquismo en el país, según informa la Asociación Americana del Pulmón.

Habla con tu médico sobre dejar de fumar; hay recursos que pueden ayudarte.

​“Todos estos son cambios en el estilo de vida que podemos implementar a nivel individual para reducir el riesgo de estos múltiples trastornos de salud que afectan desproporcionadamente a los hombres negros”, dice Fasuyi. 

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.