Skip to content
 

Conocer el historial médico de tu familia puede salvarte la vida

Habla sobre este tema de salud tan importante en las reuniones de fin de año.

Familia y amigos disfrutando de una reunión social

Klaus Vedfelt/Getty Images

In English

Si quieres iniciar conversaciones más saludables en las reuniones familiares, considera la posibilidad de hablar precisamente de eso: la salud. Las reuniones familiares son la oportunidad perfecta para compartir información sobre temas médicos entre parientes cercanos. Lo que aprendas puede ser vital para el futuro saludable de todos.

"Dialogar sobre esto, ya sea en persona o de forma virtual, es realmente importante porque sabemos que las principales enfermedades crónicas son una gran carga en nuestro país. Las enfermedades cardíacas, la diabetes, el asma, la EPOC, los problemas de salud mental, la artritis y el cáncer suelen tener aspectos relacionados con los antecedentes familiares y la genética", dijo en una entrevista el doctor Kyu Rhee, vicepresidente sénior de CVS Health y director médico de Aetna.

Cerca del 40% (225 de 560) de las enfermedades analizadas por los investigadores tenían un componente genético, según un estudio del 2019 publicado en Nature Genetics. Los investigadores usaron una base de datos de casi 45 millones de expedientes de pacientes (proporcionada por Aetna) para calcular la influencia de los genes y el entorno en la salud de los gemelos fraternos e idénticos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Conocer los factores de riesgo personales puede ayudar a las familias a planificar en función de sus necesidades particulares y a hacerse cargo de su propia salud, afirma Rhee. Es importante recopilar historiales médicos detallados sobre los abuelos, los padres y los hijos para poder compartirlos. El historial debe incluir cualquier enfermedad crónica como cáncer, insuficiencia cardíaca, diabetes, asma, alergias, demencia y enfermedades mentales. Eso no significa que todas las enfermedades estén relacionadas con tu código genético; los factores ambientales y conductuales también pueden aumentar el riesgo de padecerlas. Los fumadores, por ejemplo, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

¿Qué información hay que recopilar?

Rhee sugiere crear un historial médico familiar como un genealogista podría crear un árbol genealógico que incluya a tus abuelos, padres, hermanos e hijos. Cuanto más amplio sea el grupo, mejor, pero la clave es conseguir información útil sobre problemas médicos.

Todo el mundo quiere gozar de buena salud

El doctor Kyu Rhee, vicepresidente sénior de CVS Health y director médico de Aetna, hace hincapié en lo que denomina las "cinco importantes" claves para una vida más saludable.

"Si mantienes esos cinco hábitos saludables, puedes añadir más de una década a tu expectativa de vida, lo que puede darte muchas más vacaciones con tu familia", dice Rhee.

Para cada uno de ellos, querrás informarte de las enfermedades crónicas que hayan podido padecer. Es importante saber algo más que la condición médica que tienen los familiares, dice Rhee. También es conveniente tener respuestas a las siguientes preguntas:

1. ¿Qué edad tenían cuando se les diagnosticó la enfermedad?

Como explica Rhee, hay una "diferencia muy grande" en saber si a un familiar se le diagnosticó una enfermedad cardíaca a los 50 años o a los 80. Lo mismo ocurre con el cáncer de mama. Si la enfermedad empieza a una temprana edad en tu familia, quizá quieras someterte a una prueba de detección antes de lo que sugieren las pautas habituales.

2. ¿Cuál es la gravedad de la enfermedad?

Es conveniente saber si el miembro de tu familia sufrió alguna complicación importante relacionada con la enfermedad: por ejemplo, si tuvo una pérdida de la visión debido a la diabetes, dice Rhee.

"Aunque no tengas la enfermedad, un marcado historial familiar significaría que deberías ser mucho más firme a la hora de prevenirla y detectarla. Y si tuvo consecuencias horribles en tu familia, como la ceguera o la amputación, el enfoque para tratarla puede ser más agresivo", dice.

3. Si un miembro de tu familia se murió, ¿cuál fue la causa?

"La causa de la muerte al fallecer es importante", dice Rhee. "Mi padre murió de cáncer de próstata. Aunque a él se lo diagnosticaron a una edad más avanzada, esto nos hace a mí y a mi hermano más conscientes de la importancia de las pruebas de detección de cáncer de próstata."

Sugiere anotar cualquier otra enfermedad crónica que pudiera haber tenido tu ser querido cuando murió.

Laura M. Koehly también es una gran defensora de la elaboración de un historial médico familiar. La directora e investigadora principal de la rama de investigación social y conductual del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de los Institutos Nacionales de la Salud sugirió en un artículo publicado este año en aarp.org que las reuniones familiares son una buena oportunidad para tener esa conversación. Para empezar de forma sencilla, sugiere recurrir a una herramienta en línea gratis que facilite el proceso: My Family Health Portrait, desarrollada por el cirujano general de Estados Unidos. El formulario puede descargarse, compartirse con otros miembros de la familia y actualizarse cada vez que haya nueva información de salud. Koehly sugiere designar a un encargado familiar para que la mantenga al día. Su instituto está trabajando en más herramientas para capacitar a las familias sobre cómo recopilar y documentar información de salud.

Por qué es importante

Tener un historial médico familiar detallado es importante porque puede alertarte a ti y a tu proveedor de cuidados médicos sobre qué enfermedades puedes tener más riesgo de desarrollar. Esa información puede usarse para adoptar cambios en tu estilo de vida que podrían ayudar a prevenir la enfermedad, así como para establecer revisiones tempranas a fin de detectar la enfermedad lo antes posible en caso de que se desarrolle.

"Puedes hacer muchas cosas con tus antecedentes familiares cuando los conoces", dice Rhee. "Hay trabajo que puedes hacer para prevenir la enfermedad, trabajo que puedes hacer para detectarla a tiempo y trabajo importante que puedes hacer para tratarla".

Por ejemplo, si tienes antecedentes familiares de diabetes, puedes adoptar un programa de dieta y ejercicio y mantener un peso saludable para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad. También puedes hacerte revisiones periódicas para diagnosticar la diabetes temprano, de modo que pueda tratarse y, con suerte, evitar algunas de las consecuencias para la salud que pueden derivarse de una diabetes no tratada, como enfermedades cardíacas, problemas renales, neuropatías o ceguera, afirma Rhee.

En su propia familia, dice Rhee, su abuelo coreano tenía problemas del aparato digestivo, lo que ayudó a identificar el reflujo ácido y los problemas gastrointestinales en su padre. "Por eso mi hermano y yo cuidamos nuestra dieta", dice.

Una vez que hayas reunido el historial médico familiar, no te limites a archivarlo. Rhee sugiere que lleves una copia cuando visites a tu proveedor de atención primaria. "El tiempo es el bien más preciado para los médicos", dice. "Si haces ese trabajo por mí, te lo agradezco".

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó por dos décadas como corresponsal en Washington, que incluye una temporada como jefe de la oficina de Washington de Las Vegas Review-Journal, y para periódicos de Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas. Su trabajo independiente se ha publicado en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.