Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Fortalece tus pulmones para combatir la COVID-19

Los médicos dicen que los ejercicios de respiración profunda pueden ayudar, pero mejor que todo es el ejercicio aeróbico.

Una mujer respira profundo al aire libre

ALEXANDER FORD/GETTY IMAGES

In English | Como sabes, la COVID-19 es una enfermedad respiratoria que puede causar daños pulmonares y problemas respiratorios serios —junto con una serie de otros problemas de salud—.

Y a medida que el virus continúa propagándose, es posible que te preguntes si fortalecer tus pulmones te ayudará a combatirlo si te infectas.

"Una de las primeras cosas que pasan debido a la COVID es que te falta el aire y la saturación de oxígeno comienza a disminuir”, dice Raymond Casciari, un neumólogo de St. Joseph Hospital en Orange, California. “Si tus pulmones están en buenas condiciones, estarás mejor preparado”.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Para lograr que tus pulmones estén en mejor estado, los principales neumólogos de cuidado crítico que entrevistamos estuvieron todos de acuerdo en que la mejor opción —sin lugar a dudas— es la clásica actividad física regular, el tipo de actividad que hace que tu frecuencia cardíaca aumente.

“Todo lo que hace que respires más rápido es básicamente un ejercicio respiratorio”, dice Joshua Denson, un especialista en Cuidado Pulmonar y Crítico y profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina de Tulane University. “Mi primer consejo no sería ‘siéntate en una silla y respira profundamente’. Más bien diría ‘súbete a una bicicleta y anda 20 minutos al día’ o ‘haz una caminata a paso ligero’”.

Elige hacer actividades que incrementen tu respiración

Mantenerse activo es especialmente importante para las personas de mayor edad en Estados Unidos porque el funcionamiento de los pulmones disminuye a medida que envejeces. Con el tiempo, los músculos que ayudan a la respiración se vuelven más débiles, el tejido pulmonar pierde elasticidad y los alvéolos pulmonares se hinchan. Los estudios muestran que el ejercicio puede reducir ese deterioro y favorecer el funcionamiento pulmonar.

La actividad aeróbica también ayuda a que el aire llegue a las partes más profundas de tus pulmones que no usas si eres sedentario, dice Bruce Levy, jefe de la División de Medicina Pulmonar y Cuidado Crítico en Brigham and Women’s Hospital en Boston.

“Si hay secreciones o contaminantes que has respirado, la actividad aeróbica ayuda a eliminarlos de tus pulmones y disminuye el riesgo de que te infectes o desarrolles neumonía”, dice.

“El acondicionamiento físico aeróbico también le ayuda a tu cuerpo a obtener oxígeno del entorno y usarlo de la manera más eficiente”, dice. “Si llegaras a contraer COVID, si has estado haciendo ejercicio aeróbico, eso te va a ayudar”.

Lo importante para la salud pulmonar, dicen Levy y otros, es hacer ejercicio a una intensidad que acelere tu frecuencia respiratoria y te deje sin aliento, ya sea nadar, andar en bicicleta o caminar a paso ligero.

“Algunos adultos de más edad tienen un miedo mortal de sentirse ‘sin aire’”, dice Casciari. “Tengo que convencerlos de que eso es algo bueno”.

Cómo pueden ayudar los ejercicios respiratorios

Los ejercicios de respiración profunda son otra forma de hacer que el aire llegue a lo profundo de tus pulmones y elimine las secreciones.

Aunque no son tan efectivos como la actividad física, es mejor que no hacer nada en el caso de las personas sedentarias, dicen los neumólogos, y pueden ser particularmente útiles para las personas que tienen problemas de movilidad.

“Si estás postrado en cama o cuidas a una persona que está postrada en cama, hacer un poco de respiración controlada puede ser muy útil porque no hay otra forma de entrenar”, dice Levy. “Si no haces ejercicio, la base de tus pulmones puede colapsar parcialmente, lo cual aumenta el riesgo de infección si inhalas un virus”.

Levy menciona que si ya haces ejercicio de forma regular (y no tienes una enfermedad pulmonar crónica), es posible que los ejercicios de respiración no den un beneficio respiratorio adicional, pero ciertamente no harán ningún daño.

Además, podrías obtener otros beneficios: la investigación demuestra que respirar de forma lenta y controlada puede ayudar a disminuir la frecuencia cardíaca, estabilizar tu presión sanguínea y reducir la ansiedad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Un ejercicio respiratorio simple

Los especialistas en terapia de la respiración usan diferentes ejercicios respiratorios y equipo para ayudar a los pacientes que tienen enfermedades pulmonares crónicas, pero la mayoría de las personas que no tienen una enfermedad crónica pueden despejar sus pulmones con una técnica de respiración simple, dice Levy.

Aquí te decimos cómo hacerlo: inhala lenta y profundamente a través de la nariz, permite que tu abdomen se infle a medida que llenas tus pulmones, y mantén el aire allí durante unos segundos. Exhala completamente.

Repítelo unas veces y luego oblígate a toser para que puedas expulsar las secreciones. (Asegúrate de usar una mascarilla si hay otras personas cerca).

El ejercicio es una medida preventiva “que elimina las secreciones que se encuentran en las porciones de los pulmones que dependen de la gravedad y disminuye tu riesgo de neumonía e infección” si no haces ejercicio, dice Levy. “Es algo simple que las personas pueden hacer para la salud pulmonar”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.