Skip to content
 

Guía sobre la gripe: lo que debes saber esta temporada

El aumento de casos de gripe crea una ‘tormenta perfecta’ para las fiestas

Los adultos mayores son los más afectados por la influenza en diciembre a medida que el RSV y la COVID aumentan el número de víctimas.

Un paciente se alista para recibir una vacuna

DRAZEN ZIGIC

In English

Las hospitalizaciones por gripe a principios de diciembre se encuentran en el nivel más alto observado en una década, advirtieron las autoridades de salud pública, y la mayoría de los 78,000 pacientes hospitalizados hasta ahora han sido mayores de 50 años, según datos federales.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que 8.7 millones de personas en el país han enfermado de gripe esta temporada y 4,500 han muerto a causa de la enfermedad; ninguna región del país ha logrado evitar el brote.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Casi todos los estados reportan niveles altos o muy altos (en inglés) de enfermedades similares a la gripe, que incluye a las personas que acuden al médico con fiebre y tos o dolor de garganta, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una conferencia de prensa del 5 de diciembre. Solo cuatro estados (Nuevo Hampshire, Vermont, Míchigan y Alaska) están experimentando niveles bajos.

“La gripe está aquí”, dijo la Dra. Sandra Fryhofer, presidenta de la American Medical Association y especialista en Medicina Interna con sede en Atlanta. “Comenzó temprano, y con la COVID y el VRS también en circulación, se ha creado una tormenta perfecta que presagia una terrible temporada de fiestas”.

De hecho, las hospitalizaciones por COVID-19 (en inglés) están aumentando después de un otoño tranquilo, lo que Walensky dice que es “especialmente preocupante a medida que entramos en los meses de invierno cuando más personas se reúnen en espacios cerrados con menos ventilación”. Los casos de VRS —o virus respiratorio sincitial, que como la gripe puede ser especialmente peligroso para los adultos mayores— siguen siendo altos en todo el país, dijo Walensky. Incluso en las áreas en las que el VRS está disminuyendo, “nuestros sistemas hospitalarios continúan sobrecargados con un alto número de pacientes con otras enfermedades respiratorias”, añadió Walensky.

Las vacunas pueden ayudar a reducir el impacto 

La mejor manera de prevenir los peores resultados de la gripe y la COVID-19 es vacunarse, enfatizaron las autoridades de salud pública. (No hay una vacuna contra el VRS, pero los científicos están trabajando para crearla).

Sin embargo, la aceptación de la vacuna contra la gripe está por detrás del año pasado para algunos grupos, incluidos las mujeres embarazadas y los niños, dijo Walensky en la conferencia. Los datos de los CDC muestran que alrededor de una cuarta parte (26%) de los adultos en el país habían recibido la vacuna contra la gripe para finales de octubre; y poco menos de la mitad de los adultos mayores (45%) se han vacunado.

Fryhofer dice que es probable que haya una “sensación de excesiva confianza” después de dos temporadas de gripe “casi inexistente”, en gran medida debido al distanciamiento social, el uso de mascarillas y otras precauciones relacionadas con la pandemia para evitar la propagación de gérmenes. “Hemos olvidado lo mala que puede ser la gripe, pero la temporada de este año es un recordatorio de lo terrible que puede ser. Y ya está aquí, así que las personas necesitan vacunarse”, dijo.

Se recomienda que los adultos de 65 años o más reciban lo que se conoce como una vacuna de alta dosis contra la gripe para lograr una mayor protección. Hay tres opciones diferentes para elegir, “pero si una de ellas no está disponible, no esperes. Es mejor recibir cualquier vacuna contra la gripe que no vacunarse”, dijo Fryhofer.

Cuando se trata de las vacunas contra la COVID-19, poco más del 12% de las personas que reúnen los requisitos han recibido la última versión de la vacuna que se enfoca en las variantes más actuales del coronavirus. Aproximadamente un tercio de los adultos completamente vacunados de 65 años o más han recibido el refuerzo actualizado, que se lanzó por primera vez en septiembre. Mientras tanto, los adultos mayores siguen teniendo las tasas de mortalidad más altas por COVID-19 (en inglés).

“Si solo has recibido la serie primaria de vacunas contra la COVID, se considera que estás completamente vacunado, pero no se te considera completamente protegido”, dijo Walensky. Un estudio reciente de los CDC (en inglés) encontró que el refuerzo actualizado brinda una “protección adicional significativa” contra la COVID-19 sintomática. Investigaciones anteriores han revelado que los adultos que están al día con sus vacunas contra la COVID-19 son mucho menos propensos a ser hospitalizados o a morir a causa de la enfermedad.

“Todos estamos cansados de refuerzos. Pero es importante saber que podrías enfermarte seriamente este año y arruinar tus celebraciones festivas si no te vacunas”, dijo Fryhofer.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las precauciones contra la COVID-19 son eficaces para otras enfermedades respiratorias 

Además de vacunarte, hay algunas otras cosas que puedes hacer para protegerte de las bacterias respiratorias que han invadido el país. Quédate en casa si no te sientes bien, lávate las manos con frecuencia y evita los espacios mal ventilados, dijeron las autoridades de salud.

“También te recomendamos que uses una mascarilla de alta calidad y adecuada para prevenir la propagación de enfermedades respiratorias, especialmente para las personas en el 5% de la población que actualmente viven en condados con altos niveles de COVID-19 en la comunidad”, dijo Walensky. (Estos niveles toman en cuenta el número de casos de COVID-19 y las hospitalizaciones).

Walensky añadió que los CDC continúan recomendando usar mascarillas en aviones, trenes, autobuses y otros tipos de transporte público, “o para cualquier persona que pueda estar inmunocomprometida o tener un mayor riesgo de enfermar gravemente” a causa de una infección por coronavirus.

Si te enfermas y tienes síntomas de COVID-19 o gripe —algunos síntomas comunes compartidos son fiebre, dolor de garganta y tos—, es importante hacerte la prueba para que puedas recibir tratamiento. “Esta temporada va a ser difícil distinguir entre las distintas infecciones respiratorias, y va a ser complicado determinar lo que está enfermando a las personas”, dijo Fryhofer. Puedes hacerte una prueba de COVID-19 en casa; un proveedor de atención médica puede hacerte una prueba de gripe.

Existen tratamientos antivirales recetados para la gripe y la COVID-19 que pueden ayudar a evitar el avance de los síntomas. En ambos casos, para que sean eficaces estos medicamentos, se debe comenzar a tomar poco después de que se observen los síntomas.

“A medida que se aproxima la temporada de fiestas, es más importante que nunca poder disfrutar del espíritu de unidad, la familia, la comunidad y la conexión con buena salud. Es esencial que todos tomemos las medidas necesarias para protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos”, dijo Walensky. 

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.