Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

8 problemas de salud que se pueden detectar con un examen de la vista

Los chequeos de rutina pueden revelar signos de enfermedad cardíaca, diabetes y más.

Médico examina los ojos de su paciente, ambos usan mascarillas

GETTY IMAGES

In English | Los beneficios de las citas anuales con tu oftalmólogo van mucho más allá de mantener tus ojos en buen estado: un examen minucioso del lente del ojo, la retina y el nervio óptico puede revelar una serie de trastornos sistémicos —como la hipertensión y la diabetes—, a veces antes de que se manifiesten otros síntomas.

"Un examen de la vista es una de las pocas pruebas en las que, sin hacer un análisis de sangre, una operación quirúrgica o estudios de imágenes invasivos, podemos mirar realmente dentro del cuerpo", dice el Dr. Brian Stagg, oftalmólogo especialista en retina en el John A. Moran Eye Center de Utah University. "Puedo ver los vasos sanguíneos y el tejido nervioso que llega hasta el cerebro".

Estos son algunos de los problemas de salud que los médicos pueden descubrir:

1. Presión arterial alta

"La mayoría de las hemorragias oculares son inofensivas, a veces causadas por toser o estornudar demasiado fuerte", dice la Dra. Dimitra Skondra, profesora adjunta de Oftalmología y Ciencias de la Visión en Chicago University. "Pero también pueden estar asociadas a la presión arterial alta". Pueden presentarse como un pequeño vaso sanguíneo que se rompe en la parte blanca del ojo y pierde sangre (una hemorragia subconjuntival).

Otro signo de hipertensión subyacente, dice Skondra, es "un poco de inflamación" en el ojo. Cuando alguien tiene la presión arterial alta durante mucho tiempo, las arterias de la retina pueden endurecerse y provocar un abultamiento en el ojo al presionar contra un vaso sanguíneo (algo que se conoce como "mellado arteriovenoso").

2. Enfermedades del corazón 

Dado que la salud ocular está relacionada con la salud del corazón, los exámenes de la vista pueden detectar una serie de enfermedades cardiovasculares, como la obstrucción de las arterias, a menudo antes de que el paciente sepa que existe un problema. "A veces podemos ver pequeños depósitos de placa en el interior del ojo que se han desprendido de la acumulación en la arteria carótida, que lleva la mayor parte del suministro de sangre al cerebro", dice Stagg. Estas placas pueden provocar un accidente cerebrovascular si llegan al cerebro. Si presentas signos de placas, tu oftalmólogo te pedirá imágenes o te remitirá a tu médico de cabecera.

Y, aunque todavía se están estudiando los métodos de diagnóstico, los ojos también pueden mostrar signos de isquemia, es decir, una disminución del flujo sanguíneo a causa de una enfermedad cardíaca. "La retina humana no se regenera, así que cuando se interrumpe el flujo sanguíneo, las células de la retina mueren", dice el Dr. Mathieu Bakhoum, cirujano de retina en UC San Diego Health. El Dr. Bakhoum es el autor principal de un estudio del Shiley Eye Institute de UC San Diego Health (en inglés) en el que los investigadores identificaron un posible marcador de la presencia de enfermedades cardiovasculares. "Cuando las células mueren", explica, "dejan un daño visible, una especie de marca permanente, que llamamos lesiones perivasculares isquémicas de la retina, o RIPL". Cuando los investigadores contaron las lesiones en las exploraciones de tomografía de coherencia óptica (TCO) —una herramienta de diagnóstico no invasiva utilizada para crear imágenes de la retina—, descubrieron que las personas con enfermedades cardiovasculares tenían más de estas lesiones. Bakhoum afirma que nuevas investigaciones podrían convertir a las lesiones RIPL en un marcador útil para identificar enfermedades cardiovasculares antes de que ocurra un ataque al corazón o un derrame cerebral.

3. Diabetes 

Esta enfermedad es engañosa. "Los pacientes pueden no mostrar síntomas y tener una visión perfecta, pero un oftalmólogo puede encontrar signos que revelen una diabetes subyacente", dice Skondra. De hecho, en el 2017 los optometristas descubrieron más de 400,000 casos de retinopatía diabética (en inglés) en pacientes que ni siquiera habían recibido un diagnóstico de diabetes. Los dispositivos que capturan una imagen de la retina pueden ayudar a los médicos a observar bien el interior del ojo para detectar daños en la retina en sus primeras fases y prevenir la pérdida de visión. "Existe la percepción de que cuando la diabetes comienza a afectar los ojos, la persona quedará ciega", dice Stagg. "Pero cuando se detecta a tiempo, hay mucho que podemos hacer para evitarlo y salvar la vista".

Al igual que las enfermedades cardíacas, la diabetes afecta los vasos sanguíneos de la retina. En una fase temprana, los oftalmólogos pueden detectar microaneurismas, capilares dilatados y vasos sanguíneos inflamados que bloquean el flujo sanguíneo. En la fase avanzada de la retinopatía diabética aparecen nuevos vasos sanguíneos en la retina, pero tienen una forma anormal y son débiles, lo que significa que pueden filtrar sangre al ojo, por delante de la retina. Esto puede llevar a la pérdida de la visión.

Otro signo revelador de la diabetes: la aparición de manchas de algodón, que aparecen como puntos blancos esponjosos en la retina. Suelen desaparecer sin tratamiento, pero pueden ser un signo de la enfermedad.

4. Artritis reumatoide

Esta enfermedad inflamatoria crónica, que afecta las articulaciones, también puede afectar los ojos. El ojo seco es el síntoma ocular más común de la artritis reumatoide. Otra forma en que la artritis reumatoide puede afectar los ojos es a través de la inflamación, en particular la inflamación de la esclerótica (la capa exterior blanca del ojo), dice Stagg. El motivo: los trastornos inflamatorios afectan el colágeno, el principal componente del tejido conectivo, y la esclerótica está compuesta principalmente de colágeno.

5. Trastorno de la tiroides 

Los ojos saltones o protuberantes y los párpados retraídos (es decir, cuando los márgenes de los párpados superiores o inferiores se alejan de la posición normal) son signos de una glándula tiroidea hiperactiva, o hipertiroidismo. "A veces aparece con el ojo seco, porque los párpados no pueden cubrir tan bien la superficie del ojo", dice Angela Elam, profesora adjunta clínica de Oftalmología y Ciencias de la Visión en University of Michigan. Un oftalmólogo puede utilizar un exoftalmómetro para medir cuánto sobresale el globo ocular.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Enfermedad de Parkinson

En la actualidad, no existe ninguna prueba concluyente que los médicos puedan utilizar para identificar la enfermedad de Parkinson. El diagnóstico se basa en los síntomas y en un examen neurológico y físico. No es sorprendente que se diagnostique erróneamente hasta un 30% de las veces, según la Cleveland Clinic (en inglés). Eso puede cambiar. RightEye, que recibió la autorización de la FDA en el 2018, hace un seguimiento de las mediciones de los movimientos oculares (mientras un paciente mira fijamente una pantalla y sigue las indicaciones) para ayudar a evaluar la enfermedad de Parkinson. Los estudios han demostrado (en inglés) que las personas que padecen la enfermedad suelen tener temblores oculares, normalmente en las primeras fases, antes de que se observen otros síntomas. Al utilizar la tecnología de seguimiento ocular para identificar los temblores en el ojo, el sistema RightEye Vision puede ayudar a diagnosticar la enfermedad de Parkinson para una intervención más temprana.

7. Cáncer

"El párpado es uno de los lugares más comunes donde se presenta el cáncer de piel por exposición al sol", dice Elam. El párpado inferior es el lugar más probable. En raras ocasiones, el melanoma puede detectarse dentro del ojo —por ejemplo, cerca del iris o de las fibras musculares que rodean el lente del ojo—, donde puede verse con un microscopio.

8. Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario del cuerpo es hiperactivo y funciona mal, por lo que ataca y daña erróneamente las fibras nerviosas sanas del sistema nervioso central. “Cuando se produce inflamación, por lo general las personas tienen síntomas según el lugar en el sistema nervioso donde está ocurriendo la inflamación”, dice Eugene May, neuroftalmólogo de Seattle y socio de cuidados de esclerosis múltiple de la National MS Society. “Y uno de los lugares más susceptibles a este tipo de reacción autoinmune es el nervio óptico”. 

Durante un examen ocular de rutina, un oftalmólogo puede observar la parte posterior del ojo y ver la retina, así como el nervio óptico, ese conjunto de fibras nerviosas que envían mensajes visuales del ojo al cerebro. Cuando el nervio óptico está sano, las fibras nerviosas y los vasos sanguíneos son visibles, dice May. Pero si el nervio óptico está pálido y ha perdido su color, esto puede indicar daño. “Si tienes daño en el nervio óptico debido a la esclerosis múltiple, padeces de neuritis óptica, que es una inflamación del nervio óptico”, dice Anil D. Patel, profesor clínico de Oftalmología en el Dean McGee Eye Institute (DMEI) en Oklahoma City y especialista en neuroftalmología. “Los pacientes pueden empezar a perder la vista de una manera bastante repentina en uno o ambos ojos, y a menudo hay dolor al mover el ojo”.

Algo más que podría indicar un problema neurológico durante un examen: una anormalidad en el movimiento de los ojos. Con frecuencia, las personas con esclerosis múltiple pueden experimentar un movimiento rápido y espontáneo de los ojos (nistagmo). Algunos también pueden tener visión doble (diplopía) debido al daño en los nervios que controlan los músculos en los ojos, lo que provoca que se desalineen y que la visión se desenfoque. “Ves dos imágenes distintas del mismo objeto, ya sea separadas horizontal, vertical o diagonalmente”, dice Patel. La detección temprana es importante, ya que permite el tratamiento a tiempo y el control de los síntomas.