Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

La variante delta hace que las pruebas caseras de COVID escaseen

Los kits de venta libre ofrecen resultados en minutos, si puedes encontrar uno en tiendas o en internet.

Pruebas rápidas para detectar el coronavirus

MEDIANEWS GROUP/LONG BEACH PRESS-TELEGRAM VIA GETTY IMAGES

In English | Los kits caseros de prueba de coronavirus llegaron a las tiendas en la primavera y, desde entonces, han sido relativamente fácil de encontrar y comprar; es decir, hasta hace poco.

Un aumento en la demanda de los kits de hisopados nasales que te dicen si tienes COVID-19 en cuestión de minutos ha agotado el inventario de las tiendas en línea y está haciendo que tiendas minoristas como CVS limiten el número de pruebas que los consumidores pueden comprar a la vez.

Los expertos tienen algunas explicaciones sobre el renovado interés en estos kits de pruebas rápidas para el hogar, que cuestan entre $25 y $40, y la mayor parte de la culpa recae en la variante delta. 


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


El aumento en casos positivos de la variante delta lleva a la escasez de pruebas en el hogar

La variante altamente contagiosa está aumentando los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones en todo el país, especialmente en las comunidades donde las tasas de vacunación siguen siendo bajas. Y este aumento de infecciones está ocurriendo en un momento en que los niños regresan al salón de clases y muchos adultos regresan a las oficinas.

Además, una nueva investigación muestra que esta nueva variante “parece replicarse más vigorosamente en la faringe nasal” que las variantes víricas previas, incluso en las personas que ya están vacunadas, explica el Dr. Sten Vermund, epidemiólogo de enfermedades infecciosas y decano de la Facultad de Salud Pública de Yale.  Esto sugiere que las personas vacunadas, aunque están altamente protegidas de enfermarse seriamente de COVID-19, pueden propagar el virus a otras personas, incluidas las no vacunadas o inmunocomprometidas, “y en ese sentido causan algún daño”, dice Vermund.

Luego, está la “conveniencia e interés de tener la respuesta de inmediato”, agrega Matthew Binnicker, director del Laboratorio de Virología Clínica de Mayo Clinic, especialmente después de un año más de lidiar con los retrasos de las pruebas. No necesitas una nota del médico para comprar los últimos kits de pruebas en el hogar, y la mayoría evitan la espera de días para el procesamiento del laboratorio. (Hay al menos una prueba de COVID de venta libre que no produce resultados inmediatos. Utiliza una tecnología de prueba diferente a las pruebas rápidas, llamadas PCR, o reacción en cadena de la polimerasa, y depende de un laboratorio para analizar la muestra).

Los fabricantes están al tanto del clamor repentino por sus pruebas rápidas en el hogar y están trabajando para solucionar la escasez. Abbott, el fabricante de la prueba BinaxNOW COVID-19 Antigen Self Test, le dice a AARP que comenzó a “aumentar la producción” cuando la empresa vio aumentar la demanda debido a la variante delta.

“Estamos contratando a personas y activando partes de nuestra red de manufactura que se vieron desocupadas o lentas cuando cambiaron las pautas de [pruebas] y la demanda cayó”, dijo a AARP un vocero de Abbott. “Si bien habrá algunas limitaciones de oferta en las próximas semanas a medida que avancemos, estamos poniendo recursos de toda la empresa para ayudar a satisfacer esta demanda sin precedentes”.

Ellume, cuya prueba de COVID-19 en el hogar ofrece resultados digitales, le dijo a Bloomberg que también está aumentando la producción. Y CVS contestó en un correo electrónico a AARP que continúa trabajando con sus proveedores para satisfacer la demanda de los clientes.

Las pruebas siguen siendo clave para ayudar a frenar la propagación de la COVID

Con tanta atención en las vacunas en estos días, las pruebas de detección del coronavirus pueden recordarnos el 2020. Pero los expertos dicen que sigue siendo importante para frenar la propagación de la enfermedad, en particular cuando casi la mitad de la población de Estados Unidos sigue sin vacunarse. Y las pruebas en el hogar pueden desempeñar “un papel valioso” en esta estrategia, dice Vermund.

Con la temporada de resfriados y gripe en el horizonte, “habrá más situaciones en las que las personas estén experimentando algunos síntomas que podrían ser preocupantes para la COVID-19 o la gripe”, dice Binnicker. “Por lo tanto, poder realizar una prueba rápida y fácilmente en casa es deseable y adquirirá más interés a medida que avancemos a los próximos dos, tres o cuatro meses”.

Además de darte una idea sobre si tus síntomas están relacionados con un resfrío o la COVID-19, también puedes usar pruebas rápidas en el hogar para navegar el riesgo en ciertas situaciones —incluso para las personas que están completamente vacunadas—, como visitar a un amigo que está inmunocomprometido.

Las pruebas rápidas en el hogar, conocidas como pruebas de antígenos, se consideran menos sensibles que las pruebas de PCR, y pueden pasar por alto un caso positivo si la persona infectada tiene niveles bajos de virus en la nariz. “Pero identificará a las personas más infectadas. Y esas son las más importantes de identificar, de todos modos”, dice Vermund.

Por lo tanto, dar negativo en una de estas pruebas antes de visitar a alguien inmunocomprometido, por ejemplo, “al menos le indicará a esa persona que en ese momento [no está] esparciendo cantidades muy altas del virus” y sus probabilidades de transmitir el virus al visitante “serán más bajas que si [la prueba] es positiva”, dice Binnicker. Querrás reprogramar tu visita si obtienes un resultado positivo.

Y no olvidemos los eventos grupales: “Hay una tendencia cada vez mayor” entre los organizadores de grandes eventos —bodas, conciertos, conferencias y reuniones— a pedir a todos, incluidas las personas vacunadas, que se hagan pruebas con anticipación para “estar seguros”, dice Vermund.

Dicho esto, es crucial saber que un resultado negativo de la prueba —basado en el hogar o de otro modo— no es un “pase libre” para abandonar otras medidas de precaución, advierte Binnicker. “En realidad, es solo un paso de mitigación en nuestra caja de herramientas para ayudar a reducir el riesgo de propagación de la COVID-19”, agrega. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Las pruebas caseras

Antes de comprar una prueba casera, asegúrate de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) la haya autorizado. Revisa la etiqueta del paquete o consulta la base de datos de la FDA sobre pruebas de antígenos que han recibido autorización para uso de emergencia.

Cuando se trata de garantizar resultados precisos, el momento es clave. Si no tienes síntomas de la COVID-19, pero crees que podrías haber estado expuesto, espera de tres a cinco días después de la exposición antes de hacerte un hisopado, dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Si tienes síntomas y esos síntomas son el resultado de una infección por coronavirus, es probable que tengas suficiente virus en las vías respiratorias para una prueba rápida en el hogar.

Asegúrate de leer las instrucciones del fabricante antes de preparar la prueba y de aplicarte el hisopo en la nariz, y asegúrate de seguir las instrucciones en el orden en que aparecen en la lista. Si estás buscando algunos consejos adicionales, los CDC tienen orientación sobre cómo recolectar una muestra.

Si obtienes un resultado positivo con una prueba en el hogar, Binnicker recomienda comunicarte con tu proveedor de atención médica y programar una prueba de confirmación. Esto asegurará que tus resultados se informen a los departamentos de salud que rastrean la propagación del virus. También es importante que tu médico vigile cualquier síntoma preocupante que pueda requerir atención o tratamiento adicional y que te aísles de los demás.

Algunas pruebas en el hogar están diseñadas para pruebas en serie, lo que significa que una segunda prueba se debe hacer unos días después de la primera. Por lo tanto, si tuviste un resultado negativo en la primera prueba, y el kit incluye dos pruebas, asegúrate de hacer un seguimiento en unos días con un segundo hisopo para obtener los mejores resultados. La cantidad de virus en las vías respiratorias puede haber cambiado desde la última prueba. Un segundo hisopo también ayuda a explicar cualquier error humano que ocurrió al administrar la prueba la primera vez.

Si los síntomas continúan, incluso con una prueba negativa, debes consultar a un proveedor de atención médica, dice Binnicker. Podría ser la gripe, que se puede tratar con medicamentos antivirales. Los casos de otro virus respiratorio conocido como VRS (virus respiratorio sincitial) también están en aumento, y las infecciones en adultos mayores y niños pequeños pueden ser peligrosas.

Y recuerda: una prueba negativa no significa que puedas “quitarte la mascarilla, ir a donde quieras sin usarla e interactuar con personas no vacunadas”, dice Binnicker. Las pruebas por sí solas “no son un método infalible”. 

Consejos para realizar una prueba de COVID casera

  • Guarda todos los componentes de la prueba según las instrucciones del fabricante hasta que estén listos para usar.
  • Verifica la fecha de vencimiento. No uses pruebas o componentes de prueba caducados que estén dañados o parezcan descoloridos según las instrucciones del fabricante.
  • Limpia la encimera, la mesa u otras superficies donde realizarás la prueba.
  • No abras dispositivos de prueba ni otros componentes de prueba hasta que estés listo para comenzar el proceso de prueba.
  • Lee y registra los resultados de la prueba solo dentro del tiempo especificado en las instrucciones del fabricante. Un resultado leído antes o después del plazo especificado puede ser incorrecto.
  • No reúses los dispositivos de prueba u otros componentes.
  • Después de obtener los resultados, desecha el hisopo de recolección de muestras y el kit de prueba en la basura, limpia todas las superficies que la muestra haya tocado y lávate las manos.

Fuente: CDC 

Rachel Nania escribe sobre atención médica y políticas de salud para AARP. Anteriormente fue reportera y editora de WTOP Radio en Washington, D.C. Recibió un Premio Gracie y un Premio Regional Edward R. Murrow, y también participó en un programa sobre demencia con la National Press Foundation.