Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Así es como se siente una infección de COVID-19 posvacunación

A pesar de haber sido vacunados, se contagiaron de COVID-19. Estos fueron sus síntomas y lo que los expertos dicen que debes saber.

Una mujer enferma se toma la temperatura

BORIS ZHITKOV/GETTY IMAGES

In English | Melissa Morelli, maestra que trabaja con niños con necesidades especiales, se despertó el 19 de julio con congestión en la nariz, dolor de cabeza y tos. “No me preocupé porque los resfriados leves siempre hacen las rondas [en la escuela]”, dice Morelli, quien recibió la vacuna de Pfizer en enero y febrero. “Tomé un poco de Tylenol y continué con mi semana.  Nunca pensé en la COVID”.

No fue hasta seis días después, cuando fue a la sala de emergencias por un problema no relacionado —no había tomado suficiente agua a pesar del tiempo caluroso, se deshidrató y se desmayó— que se enteró de que tenía COVID-19. “En retrospectiva, desearía haber pensado más en ello y haberme hecho la prueba después de tener algunos síntomas de resfriado”, dice.

A medida que la contagiosa variante delta continúa circulando, más personas en Estados Unidos vacunadas están sufriendo las llamadas infecciones posvacunación —definidas como las que ocurren dos semanas o más después de completar el régimen de vacunación, ya sea la versión de una o dos dosis—. Nadie sabe exactamente con qué frecuencia esto está sucediendo, porque muchos casos posvacunación son completamente asintomáticos y porque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han dejado de rastrearlos a menos que lleven a la hospitalización o a la muerte.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Según la evidencia disponible actualmente, se cree que estas infecciones son bastante raras y en su mayoría leves, dice Perry N. Halkitis, decano de la Facultad de Salud Pública Rutgers. La abrumadora mayoría de quienes presentan síntomas terminan con unos parecidos a los de un resfriado leve, similares a lo que experimentó Morelli, aunque, por supuesto, hay excepciones.

Jennifer Leascher recibió su segunda dosis de Moderna en febrero, y a principios de julio dio positivo a la COVID. Sin embargo, a diferencia de Morelli, la enfermedad de Leascher empeoró rápidamente y fue hospitalizada con neumonía por COVID durante cuatro días. Nadie puede explicarle por qué se enfermó tanto.

“Tengo 58 años y he sido una ávida corredora desde 1997”, dice Leascher, quien ahora se está recuperando en casa. “Tengo hipotiroidismo y asma, pero ambos estaban bien controlados”.

Síntomas que debes tener en cuenta

En términos generales, las personas vacunadas que contraen COVID-19 y padecen síntomas son propensas a los mismos que una persona no vacunada podría experimentar. Estos incluyen fiebre, tos, dificultad para respirar, fatiga, dolores corporales, dolor de cabeza, dolor de garganta, congestión, náuseas, vómitos y diarrea. La pérdida del gusto o el olfato a veces puede servir como pista reveladora, aunque no les sucede a todas.

“Lo que probablemente sea diferente es la gravedad de los síntomas”, dice Halkitis. “Así que, si bien una persona que no está vacunada puede experimentar dolor de cabeza muy fuerte, dolor de garganta muy grave o problemas gastrointestinales muy graves, esos mismos síntomas serían menos intensos en una persona que sí está vacunada”.

Ciertamente, la gran mayoría de los casos graves en todo el país ocurren en personas no vacunadas. De hecho, menos del 1% de las personas completamente vacunadas han sido hospitalizadas o han muerto a causa de la COVID-19, según los últimos datos rastreados por los CDC. Sin embargo, los adultos mayores representan alrededor del 75% del pequeño porcentaje de casos graves.

Por supuesto, hay mucho espacio entre permanecer completamente asintomático y estar lo suficientemente enfermo como para requerir hospitalización. En el medio hay personas como Kelley Burnham Brown, de 52 años, que estaba tan ansiosa por vacunarse que se ofreció como voluntaria para participar en un ensayo clínico. En mayo, se vacunó completamente con la vacuna de Novavax y dio positivo en la prueba el 18 de julio.

“Ha sido como una sinusitis”, dice. “No hay fiebre ni dolor en el cuerpo; solo presión sinusal y un dolor de cabeza constante”. (Aunque Novavax todavía no ha solicitado una autorización de uso de emergencia que permita que su vacuna se administre al público en general, las investigaciones han demostrado que es más del 90% eficaz para prevenir la COVID-19 sintomática y un 100% eficaz para bloquear la enfermedad moderada o grave).

A otros, sin embargo, les ha ido peor. Elizabeth Meinz, de 52 años, recibió la vacuna de Johnson & Johnson en marzo y contrajo la COVID-19 en junio. “Tuve todos los síntomas: dolor de cabeza, fiebre, tos y dificultad para respirar”, dice. “Estaba tan agotada que ni siquiera podía sacar al perro a caminar”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Es un resfriado? ¿Alergias? ¿COVID-19?

Si tienes síntomas similares a los de la COVID-19, los CDC recomiendan que te hagas la prueba, incluso si estás vacunado. (Ahora también recomiendan que te hagas la prueba si estás vacunado, pero sabes que te has expuesto a alguien con COVID-19 sospechada o confirmada).

Aunque la lista oficial de síntomas de COVID-19 es bastante larga, el Zoe COVID Symptom Study (en inglés)—un estudio basado en una aplicación que ha estado recopilando datos de millones de contribuidores globales— publicó recientemente una lista de los cinco síntomas principales que los usuarios han experimentado y los ha organizado según el estado de vacunación.

De acuerdo con sus hallazgos, el dolor de cabeza fue el síntoma más común, tanto para las personas vacunadas como para las no vacunadas. El dolor de garganta también fue uno de los cinco primeros de la lista, al igual que la secreción nasal. Pero la fiebre fue muy común solo entre quienes no estaban vacunados. Los estornudos fueron un síntoma común solo entre quienes estaban completa o parcialmente vacunados.

No está claro por qué estornudar más de lo habitual podría ser un síntoma de un caso posvacunación, y ciertamente no es la única señal de alerta que debes buscar, dicen los médicos. “No he oído que los estornudos sean comunes en casos posvacunación, pero en general, diría que la gran mayoría de estas infecciones, si son sintomáticas, son mucho más leves en las personas vacunadas”, dice la Dra. Kristin Mondy, profesora adjunta y jefa de la división de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina Dell en University of Texas en Austin.

Si bien la idea de que todavía podrías contraer COVID-19 después de vacunarte tal vez sea perturbadora, ten en cuenta que las vacunas nunca prometieron una protección del 100%. Aun así, se acercan muchísimo.

“La vacuna es segura y, en general, increíblemente eficaz: al menos un 88% eficaz contra la nueva variante delta, [y] el riesgo de enfermedad grave es muy, muy bajo para una persona promedio que ha recibido la vacuna contra la COVID-19, en comparación con quienes no están vacunados”, dice Mondy. “No puedo enfatizar lo suficiente que si todos hacen su parte y se vacunan, entonces podemos lograr la inmunidad colectiva y prevenir la propagación de nuevas variantes [así como proteger] a las poblaciones vulnerables”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.