Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

La telemedicina se expande marcadamente con el brote de coronavirus

La tecnología permite a los médicos conectarse con pacientes y consultar con colegas. ¿Esta práctica llegó para quedarse?

Doctor usa una tableta para comunicarse con sus pacientes

GETTY IMAGES

In English | Los médicos en todo el país están cerrando sus consultorios y abriendo sus computadoras portátiles para brindar atención médica a millones de personas que siguen la recomendación de quedarse en casa para frenar la propagación del nuevo coronavirus. Desde el comienzo de la pandemia, los servicios de telemedicina se han disparado en EE.UU., y algunos centros de atención, como Cleveland Clinic, reportan que la demanda de consultas virtuales ha aumentado más de un 1,000% desde el inicio del brote.

"Este es el mayor aumento que hemos visto en la demanda de nuestros servicios de telemedicina", señala el Dr. Matthew Faiman, internista y director médico de la plataforma de consultas virtuales de Cleveland Clinic, Express Care Online, que se lanzó en el 2014.

Y mientras otros proveedores de atención virtual reportan aumentos en la demanda durante la pandemia, los expertos dicen que posiblemente la nueva popularidad de la telemedicina haya llegado para quedarse.

Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

La telemedicina "no es lo que era hace 30 años"

La telemedicina ha sido utilizada por profesionales médicos durante décadas como una forma de conectar a especialistas con pacientes rurales, por ejemplo, y para consultar con colegas sobre los planes de tratamiento. Pero la reciente suspensión de los cargos asociados y la flexibilización de las restricciones en torno a su uso —todo en respuesta al brote de coronavirus— han llevado a "transformaciones increíbles" en el área, señala Karen Rheuban, cardióloga y directora del Centro de Telemedicina de University of Virginia (UVA).

"Aunque detesto usar clichés, la necesidad es la madre del ingenio", señala. "Necesitábamos formas de llegar a nuestros pacientes, más aún durante una emergencia de salud pública, y esa es la génesis del gran auge de la telemedicina en todo el país".

Los pacientes que de otro modo hubieran ido al consultorio para recibir atención de rutina, ahora consultan al médico desde su casa a través de videoconferencias y monitoreo remoto. Esto incluye a pacientes con COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. En las últimas semanas, el programa de telemedicina de UVA ha monitoreado a 50 pacientes en sus hogares con tecnología que permite que el personal de enfermería los atienda con regularidad y pueda "controlar sus signos vitales, observarlos y determinar si es más apropiado que se queden en casa o que vayan al hospital para admisión", donde podrían exponer a otros al virus, señala Rheuban.

Los programas de telemedicina también se están expandiendo en los centros de cuidados a largo plazo, que tienen un alto riesgo de brotes de coronavirus. Las tecnologías integradas hacen que sea más rápido y más fácil para los médicos realizar consultas virtuales con el personal y los residentes del centro a diario y en caso de una necesidad urgente.

"No es lo que era hace 30 años, cuando [la telemedicina] llegaba a las comunidades rurales que no tenían acceso", señala Faiman, de Cleveland Clinic. Más pacientes y proveedores se están dando cuenta de su valor en situaciones de emergencia y en el día a día. La telemedicina ahorra tiempo tanto para los pacientes como para los proveedores, señala. También permite a las personas con enfermedades crónicas y a sus médicos controlar su salud desde el hogar. "Los pacientes lo piden", y más proveedores de atención médica están agregando el servicio de telemedicina a sus prácticas, señala Faiman.

La telemedicina no tiene que ser complicada

Sin embargo, no todos están recurriendo a la atención médica remota. Una nueva encuesta de Kaiser Family Foundation (KFF) reveló que si bien la mayoría (68%) de los adultos de 65 años o más tienen una computadora, teléfono inteligente o tableta con acceso a internet en el hogar, muy pocos (11%) la han usado para hablar por video con un médico o proveedor de atención médica en las últimas dos semanas. Este es aproximadamente el mismo porcentaje que el de los adultos de 30 a 64 años.

"Por supuesto, estos bajos índices podrían reflejar una falta de necesidad, no una falta de interés", señala KFF. Y la participación podría "aumentar un poco a medida que más pacientes conozcan la opción de buscar atención médica de sus proveedores a través de la telemedicina".

Faiman dice que cualquier persona que no se sienta segura acerca del uso de la telemedicina puede comenzar con lo básico: una llamada telefónica.

"Incluso el teléfono antiguo es una herramienta para que obtengamos información, oigamos la voz de alguien, escuchemos sus preocupaciones", señala. Además, puede servir como un primer paso para que los pacientes se sientan cómodos con tecnologías más avanzadas, de modo que si un médico pide conectarse de una manera que le proporcione más información visual, "ese próximo obstáculo no va a ser tan difícil".

Otro beneficio de la telemedicina: las visitas virtuales eliminan el tiempo de viaje que toma llegar al consultorio médico, sin mencionar el tiempo perdido en la sala de espera, señala Rheuban, de UVA. Además, "permite a los pacientes con monitoreo remoto participar más en su cuidado porque ellos mismos se miden la presión arterial, el nivel de azúcar en la sangre, la saturación de oxígeno y, por lo tanto, están mucho más al tanto de sus propios trastornos clínicos", agrega.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


No es solo para pacientes

Los beneficios de la telemedicina no se limitan a los pacientes. Los médicos utilizan cada vez más la comunicación virtual entre ellos para ayudarse a diagnosticar y tratar a los pacientes.

Un nuevo estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine encontró que las consultas de telemedicina (consultas electrónicas) realizadas entre médicos de atención primaria y especialistas desde octubre del 2017 hasta noviembre del 2018 se consideraron "apropiadas" aproximadamente el 70% de las veces. Además, más del 80% de estas consultas ayudaron a los pacientes a evitar visitas en persona con especialistas.

"Esto muestra que las consultas electrónicas son efectivas para permitir que los proveedores de primera línea obtengan respuestas a preguntas necesarias", señala el autor principal Salman Ahmed, médico asociado de la división renal en el Brigham and Women's Hospital de Boston. El uso de telemedicina entre médicos también puede "ahorrarles tiempo a los pacientes que de otra manera habrían acudido a una visita con un especialista". Del mismo modo, esto preserva las horas de clínica de un especialista para "preguntas más complejas o urgentes", agrega Ahmed.

Luego está la capacidad de las consultas electrónicas para "empoderar a los proveedores de atención primaria para brindar servicios más complejos a sus propios pacientes", señala Rheuban. El aporte de otros médicos puede "elevar su nivel de conocimiento", observa.

Los datos analizados en el estudio se recopilaron mucho antes del brote de coronavirus, "cuando nadie podría haber anticipado los eventos actuales", señala Ahmed. Incluso entonces, los resultados mostraron "un tremendo potencial para el uso de consultas electrónicas". Él predice que en el futuro el uso dentro de la comunidad médica será aún más extenso.

Poder de permanencia más allá de la pandemia

Incluso cuando se flexibilicen las pautas de distanciamiento social y los centros de atención médica regresen a las citas en persona, Faiman, de Cleveland Clinic, cree que la demanda de la telemedicina permanecerá. "La gente ahora está mucho más consciente de la propuesta de valor que esto puede ofrecer", señala.

Sin embargo, agrega Faiman, será importante proporcionar capacitación y herramientas a los trabajadores médicos para que la atención siga siendo a conciencia durante el crecimiento de la telemedicina. “En definitiva, la atención está a cargo de personas; la tecnología es solo una herramienta para llevar la atención a los pacientes”, agrega.

La continuación de menores restricciones en torno al uso de la telemedicina también será fundamental para permitir que los médicos atiendan a más pacientes a través de la tecnología. "Con suerte, muchos de los datos que se recopilen en esta emergencia de salud pública se podrán utilizar para justificar la continuación de estos servicios", señala Rheuban.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO