Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Así cambian los ojos con el paso de los años Skip to content
 

Así cambian tus ojos con la edad

Algunos problemas de la visión son normales; otros podrían ser señales preocupantes.

Varias manzanas que se ven borrosas, excepto una

ISTOCK/SARAH PENG/AARP

In English | Como las patas de gallo y las canas, los cambios en nuestros ojos son inevitables a medida que envejecemos. Pero aunque algunos de estos problemas relacionados con la edad —como necesitar anteojos para leer— no son preocupantes, otros, como las cataratas, pueden afectar tu visión (o peor), y deben ser diagnosticados y tratados.  

A continuación, algunos de los trastornos más comunes relacionados con la edad, y tres síntomas que podrían ser señales de problemas más graves de la salud visual.

Presbicia

Cuando todavía estás en tus 40 años, el lente en tu ojo empieza a perder flexibilidad, lo que dificulta el leer de cerca o leer letras pequeñas. "Es muy desconcertante para muchas personas, porque es la primera señal de que están envejeciendo", dice Sumayya Ahmad, profesora auxiliar de oftalmología en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Podrías darte cuenta de que estás sosteniendo lo que lees a distancia de brazo extendido, o que tienes dificultad para leer el menú en un restaurante con poca iluminación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Si la presbicia es tu único problema de la visión (es decir, no usas lentes de contacto o anteojos por otra razón), entonces todo lo que tienes que hacer es conseguir un par de anteojos para leer, dice Michelle Andreoli, oftalmóloga en la Wheaton Eye Clinic en Chicago y vocera clínica para la American Academy of Ophthalmology. Pero si ya usas anteojos, deberás cambiar tus lentes por unos bifocales, en los que la parte superior del lente se corrige para tratar la visión a distancia y la parte inferior te ayuda a ver de cerca. También puedes optar por lentes progresivos, que tienen cambios focales graduales.

Si usas lentes de contacto, tienes dos opciones: lentes monofocales, que corrigen un ojo para ver a distancia y el otro para ver de cerca, y lentes multifocales, en los que partes diferentes del lente tienen funciones distintas.

Visión con bajo contraste

ISTOCK/SARAH PENG/AARP

Pérdida de sensibilidad de contraste

A los 60 años aproximadamente, te puede ser más difícil conducir de noche o con niebla, o ajustar tu visión al pasar de un patio oscuro a una cocina luminosa. Todo esto se debe a la pérdida de sensibilidad de contraste, dice Andreoli. Esto hace que sea más difícil distinguir entre un objeto y el fondo, y ocurre porque los bastones de tus ojos, que te ayudan a ver cuando hay poca luz, se desgastan con el tiempo.

La mejor manera de combatir esta pérdida, al menos durante el día, es usar un par de gafas de sol que tengan lentes con tono anaranjado, amarillo o ámbar para realzar el contraste, recomienda Andreoli. Pero ten cuidado al usarlas de noche, ya que es probable que reduzcan la cantidad de luz que entra al ojo y hagan que sea más difícil ver en la oscuridad. Si tienes problemas al conducir de noche, consulta a tu médico; podrías tener cataratas u ojo seco, que pueden empeorar el problema del contraste. 

Síndrome de ojo seco

Hasta el 75% de los adultos mayores de 40 años experimentan ojo seco, un trastorno en el cual los ojos no producen suficientes lágrimas. "A medida que envejeces, la producción de lágrimas disminuye, al igual que otras glándulas alrededor del ojo que generan aceite para mantener los ojos húmedos", explica Howard Krauss, oftalmólogo de Los Ángeles. Como resultado, los ojos te pueden arder, sentirse arenosos o producir demasiadas lágrimas (es la respuesta natural de tu ojo a la irritación, señala Krauss). Las mujeres son más susceptibles, especialmente cuando la reducción de los niveles de hormonas durante la menopausia afecta la producción de lágrimas (aunque no sabemos cómo o por qué).

Puedes encontrar información sobre cómo tratar el síndrome de ojo seco en nuestra guía.

Cataratas

Según el National Eye Institute, a los 80 años, más de la mitad de todos los adultos en EE.UU. han tenido una catarata —el enturbiamiento del lente en el ojo—. Tienes un riesgo más alto si fumas o bebes mucho alcohol, te has expuesto mucho a los rayos UV o padeces diabetes (un estudio del 2018 publicado en la revista médica Eye demostró que la diabetes casi duplica el riesgo de desarrollar una catarata). "Usualmente las personas se quejan de visión borrosa; primero a distancia y después de cerca: no pueden ver la televisión, tienen dificultad para leer libros y pueden tener problemas al conducir", dice Andreoli.

Si los síntomas de cataratas son leves, quizás solo necesites obtener una nueva receta de anteojos que te ayude a ver mejor. Pero si se te hace difícil realizar actividades cotidianas, necesitarás cirugía, en la que tu oftalmólogo remplaza tu lente nublado con un lente artificial nuevo. 

Conoce más sobre las cataratas y cómo tratarlas.

Tres señales de alerta que indican una posible enfermedad o un daño ocular

De acuerdo con la American Academy of Ophthalmology, las personas de entre 55 y 64 años deben hacerse un examen exhaustivo de la vista cada uno a tres años, y luego cada uno a dos años después de los 65 años, incluso si no tienen síntomas. Esto le permite a tu médico hacerte una evaluación para ver si tienes enfermedades que pueden afectar tu visión, como la degeneración macular relacionada con la edad, la retinopatía diabética, el glaucoma y las cataratas. Pero si notas alguna de estas tres señales, consulta a tu médico de inmediato.

Un área borrosa cerca del centro de tu visión. Esto puede ser una señal de degeneración macular relacionada con la edad, una enfermedad ocular que causa daño a la retina.

Disminución de la visión periférica. Podría indicar glaucoma, una enfermedad que daña el nervio óptico. Aunque el glaucoma no se puede revertir, puede retrasarse significativamente con gotas para los ojos recetadas.

Manzana vista a través de unos ojos con flotadores

ISTOCK/SARAH PENG/AARP

Flotadores. Estos pequeños puntos en tu campo de visión son en realidad manchas o filamentos de proteína que pueden formarse, a medida que envejeces, en el vítreo (el fluido gelatinoso en el espacio entre el lente del ojo y la retina). Si los ves ocasionalmente y desaparecen en unos minutos, no debes preocuparte. Pero si de repente aparecen muchos o están acompañados de destellos de luz o pérdida de la visión, consulta a tu médico de inmediato o ve a la sala de emergencias, ya que puede ser un desprendimiento de retina que podría afectar tu visión.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO