Skip to content
 

Los ojos secos no se pueden ocultar

Cinco sorprendentes causas de una enfermedad sumamente irritante.

Hombre echándose gotas en los ojos - Resequedad en los ojos

Istock

¿Padeces de ojos secos? Prueba lubricarlos con lágrimas artificiales para aliviarlos.

In English | ¿Conoces el dicho "No hubo un ojo seco en todo el teatro"? Hoy en día, es más probable que casi todos los ojos se encuentren secos —y arenosos, adoloridos, irritados y rojos—.

De hecho, según los expertos los globos oculares áridos se han vuelto tan comunes que son la razón principal por la cual las personas consultan al oftalmólogo.

Esto no es tan sorprendente cuando se considera que unos estimados 20 a 30 millones de personas en Estados Unidos sufren de ojos levemente secos y unos 9 a 12 millones padecen de casos moderados o severos. Entre las personas mayores de 50 años, más de 5 millones padecen de ojos secos, y un 25% de estas personas tienen más de 65 años de edad.

"En los pacientes mayores de 50 años, la enfermedad más común —y subidentificada y subtratada— es el síndrome de ojo seco", dice Alan Carlson, médico y profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina de Duke University. "Prácticamente todas las personas mayores de 55 años padecen de cierto nivel de sequedad en los ojos".

Aunque las lágrimas artificiales pueden proporcionar cierto alivio —una de las razones por las que las ventas de las gotas oculares de venta libre alcanzan la suma gigantesca de unos $3.8 mil millones al año— es importante tratar las causas subyacentes. Según Carlson, si el ojo seco no se trata, podrían ocasionarse cambios permanentes en la estructura y función de los ojos.

¿No estás seguro de lo que ocasiona el ojo seco? A continuación detallamos cinco sorprendentes causas.

Los ácaros. Unos parásitos microscópicos pegados a tus pestañas podría parecerte algo de una película de terror, pero las criaturitas son reales —y una causa real del ojo seco—.

Los ácaros Demodex comúnmente se encuentran en la cara y los párpados, y su número aumenta a medida que envejecemos. Hacen madrigueras en las glándulas de Meibomio de los párpados y se alimentan del sebo, la secreción grasosa que lubrica los ojos. Robarle el sebo a los ojos puede ocasionar el ojo seco. En un estudio, un 84% de las personas mayores de 60 años y un 100% de aquellas mayores de 70 años tenían ácaros Demodex.

Las personas con rosácea, un trastorno de la piel, también suelen tener 15 a 18 veces más ácaros que los pacientes más saludables.

Aun así, los ácaros son controversiales: Carlson opina que su predominio se ha "exagerado" y nota que rara vez los observa en su consulta.

Qué hacer: Si te diagnostican con ácaros Demodex, el uso de una combinación de aceite del árbol de té, compresas tibias y masajes de los párpados puede ayudar a eliminar los ácaros y reducir la inflamación que causa el ojo seco.

C. Stephen Foster, médico y profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina de Harvard y fundador del Instituto de Investigación y Cirugía Ocular de Massachusetts, sugiere colocar un paño tibio sobre los ojos y usar movimientos verticales para masajear los párpados superiores e inferiores.

Los medicamentos. Según Christopher Starr, médico y profesor adjunto de oftalmología en Weill Cornell Medicine en Nueva York, ambos los medicamentos recetados y los de venta libre, desde los antidepresivos hasta los antihistamínicos y medicamentos para tratar la presión arterial, pueden provocar una reducción en la producción de lágrimas, lo que deja a los ojos secos, rojos e irritados.

"Tratas a una [enfermedad] pero empeoras a otra", explica él. "Cuando se recetan medicamentos que incluyen la sequedad ocular como efecto secundario, también se debe recetar un tratamiento para los ojos secos".

Qué hacer: Para aumentar la producción de lágrimas, Starr frecuentemente receta Restasis, que disminuye la inflamación. Las gotas de venta libre también pueden aliviar la sequedad temporalmente, pero si utilizas las lágrimas artificiales más de cuatro veces al día, busca marcas sin conservantes (revisa las etiquetas). "En dosis más altas los conservantes que comúnmente se encuentran en las gotas, en particular el cloruro de benzalconio, pueden ser levemente tóxicos para la superficie ocular", dice Starr. "Si solo usas lubricantes un par de veces al día, entonces las gotas con conservantes normalmente no son dañinas".

Tiempo frente a las pantallas. Sea que te pasas largas horas mirando la televisión o frente a tu computadora, todo ese tiempo frente a las pantallas hace que te ardan los ojos.

"Cuando pasas demasiado tiempo con la vista fija en pantallas, parpadeas menos y la calidad del parpadeo se reduce", dice Carlson.

Es normal parpadear cinco a ocho veces por minuto; cuando estás frente a un teléfono inteligente, computadora o tableta, la frecuencia con la que parpadeas disminuye a dos veces por minuto. Cuando parpadeas menos, las glándulas de Meibomio que ayudan a mantener lubricados los ojos se bloquean, las lágrimas se evaporan y sientes los ojos secos.

Qué hacer: Para aumentar la frecuencia con que parpadeas, Carlson sugiere realizar ejercicios de parpadeo según la regla 20/20/20: cada 20 minutos, toma un descanso de la pantalla de 20 segundos y fija la vista en un objeto a 20 pies de distancia. Hasta puedes descargar aplicaciones protectoras de pantallas como Evo, de Sprint, que a través de una ventana emergente te recuerdan tomar un descanso para parpadear.

Los trastornos de salud. La probabilidad de desarrollar ojos secos aumenta si padeces de una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide, la rosácea o el lupus. De hecho, los ojos secos frecuentemente son indicadores tempranos del síndrome de Sjögren, una enfermedad crónica inflamatoria. La razón, según Starr: las enfermedades autoinmunes atacan a la superficie ocular, que a la vez causa la inflamación que conduce al ojo seco.

Los diabéticos también están en riesgo de desarrollar ojos secos. En un estudio publicado en BMC Ophthalmology, más de un 70% de los diabéticos con retinopatía diabética también padecen de ojo seco; y en especial las mujeres diabéticas mayores de 50 años están en riesgo. Los investigadores piensan que una reducción en la sensibilidad de la córnea, una producción baja de lágrimas y la evaporación de las mismas son causas probables.

Qué hacer: Además de mantener la diabetes bien controlada y tratar las enfermedades autoinmunes para reducir la inflamación, según un estudio del 2013, después de tres meses los ácidos grasos omega-3 ayudan a aliviar la sequedad de los ojos en un 65% de los pacientes.

Los sujetos del estudio tomaron una cápsula de 500 miligramos de omega-3 dos veces al día, pero Starr sugiere que consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como el pescado y el aceite de linaza, puede ser igualmente eficaz. "Los omega-3 ayudan a aumentar la capa aceitosa de la película lagrimal", dice él.

También sugiere el uso de un humidificador para mantener el aire húmedo, y mantener los ojos lubricados con lágrimas artificiales.

La edad. Tus ojos no son inmunes al impacto de los cambios hormonales relacionados con la edad. A medida que envejeces, produces menos andrógeno, la hormona sexual que regula la glándula lagrimal, que controla la secreción de la película lagrimal.

"Como parte del proceso natural del envejecimiento, las células productoras de líquidos [en los ojos] se mueren", dice Foster.

Las mujeres son especialmente susceptibles porque, además de la disminución de los niveles de andrógeno, también experimentan una disminución en los niveles de estrógeno —una hormona que se conoce por estimular las glándulas de Meibomio, productoras de aceite en los ojos—. Foster señala que es común que las mujeres comiencen a quejarse de ojos secos después de la menopausia.

Las enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad como la enfermedad de Parkinson, que disminuye la frecuencia con la que se parpadea, también están relacionadas con el ojo seco.

Qué hacer: Las lágrimas artificiales o medicamentos recetados como Restasis pueden ayudar. En casos graves, Foster señala que un tratamiento quirúrgico que coloca tapones diminutos denominados tapones lagrimales, fabricados de polímero acrílico o silicona, dentro del conducto lagrimal puede aliviar el ojo seco al retardar la evaporación de las lágrimas y mantener húmedos los ojos. Según un estudio del 2015, en más del 50% de los casos los tapones lagrimales alivian los síntomas de la sequedad ocular.

"Es común padecer de ojos secos con la edad, pero no es algo que tienes que tolerar", dice Carlson. "Existen buenos tratamientos disponibles para controlar los síntomas y mejorar tu calidad de vida".

Jodi Helmer escribe frecuentemente sobre temas de salud para AARP.

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO